Flopec y el retorno de los que nunca se fueron



Flopec y el retorno de los que nunca se fueron

Redacción Periodismo de Investigación15 marzo, 202210min4888
Redacción Periodismo de Investigación15 marzo, 202210min4888
20181207_084134
El pasado 7 de marzo pudo ser el día de ponerle fin a una parte del pasado, era el momento de acabar con el control corporativo que impuso un grupo de empresas internacionales sobre la Flota Petrolera Ecuatoriana y las tarifas que estas cobran por el transporte de crudo.

Era el día en que podía concretarse una parte de la promesa del presidente Guillermo Lasso, que dijo terminaría con las “cadenas” del sector petrolero.  Pero no sucedió: la posibilidad de cambio fracasó y la entidad ha tomado rumbo con nuevos funcionarios venales, allegados a las empresas que dominan el negocio.

Con almuerzos, buena vida y sobornos las autoridades de Flopec dieron paso a la constitución de una asociación llamada Amazonas Tanquers, formada por Mjølner Shipping, Dragun y Core; fue un contrato de arrendamiento de nueve buques tanques para transportar el crudo que Ecuador le entrega a Petrochina y así pagar las deudas que contrajo desde 2011.

Este grupo empresarial es liderado por Core Petroleum LLC, la transnacional que entregó $10.2 millones a Fairgate Trading Corp, la empresa de Enrique Cadena como parte de los sobornos que encaminaron la intermediación petrolera y las jugosas comisiones de hasta 3,60 dólares por cada barril que Ecuador entregó como pagó por la deuda con China.

Core Petroleum junto a sus socias Ursa Shipping Hong Kong, Baere Maritime, Dragun USA, Core Transport, Mjølner Shipping, lideradas por el estadounidense Willliam Sudhaus.

Ese 7 de marzo, en un informe de 13 páginas elaborado por el gerente de la Flota Petrolera Ecuatoriana, Johnny Estupiñán, daba las razones para terminar el acuerdo que significa pérdidas para la empresa y el país:

“Durante el año 2021, el pago de alquiler fue un factor determinante para el resultado negativo (USD$17 Millones) de la operación comercial de EP FLOPEC. Hay que considerar además que este valor no toma en consideración la depreciación, el derecho al uso y los gastos de financiamiento”.

El objetivo de las autoridades de Flopec en este informe, en primera instancia era terminar los contratos de arrendamiento de los buques en los plazos acordados e iniciar un nuevo proyecto de compra o arrendamiento de buques en mejores condiciones técnicas y “con condiciones favorables de posicionamiento y entrega y a precios de mercado”.

Proponía además evaluar técnicamente la cantidad de buques necesarios para cubrir necesidades y segmentos y sobre todo instaurar medidas de control comercial, financiero y jurídico.

El gerente, en forma inocente, propuso apegarse a las recomendaciones de la Contraloría General del Estado y sugerir que el control de la asociación de empresas debía ser de Flopec, con el 51% de las acciones.

¿Cuál fue el resultado del informe? Las principales autoridades del Gobierno del Encuentro, como el ministro de Energía Juan Carlos Bermeo, el presidente de la Empresa Coordinadora de Empresas Públicas, Hernán Luque Lecaro y el ministro de Transporte Marcelo Cabrera ordenaron la salida de Estupiñán y en su lugar han colocado en los puestos claves a los acólitos al consorcio Amazonas Tanquers.

Las pocas críticas sobre los hechos han sido contundentes, una de ellas del oficial en retiro Byron Sanmiguel: “Roberto Dongo y su combo ya han estafado al país desde el año 2020 mas de USD 70 millones…”

En 2020, en los confines del oprobioso gobierno de Lenín Moreno, Core, Dragun y Mjolner Shipping Petroleum y Flopec firmaron un contrato que les dio a las privadas total capacidad de manejo y beneficio sobre el transporte de crudo.

Roberto Dongo es un encantador ejecutivo peruano, dueño de un restaurante en Lima, que fue clave para que la Asociación Amazonas Tanquers logre el control de Flopec

El presidente de la Empresa Coordinadora de Empresas Públicas, Emco, Hernán Luque Lecaro, conoce la trascendencia de cambiar a los operadores del transporte de crudo, pero sobre todo parece entender la importancia económica para los bolsillos de algunos que pueden hacer negocios en base a los sobornos de Core.

Conozca cómo opera la mafia del transporte petrolero

CÓMO GUNVOR SE APODERÓ DE FLOPEC

 El informe del 7 de marzo derivó de una decisión apresurada de Estupiñán que sucedió un mes antes, el 1 de febrero. Ese día el gerente buscó terminar unilateralmente el contrato con Amazonas Tanquers, pero enseguida se dio cuenta que era imposible romper el contrato y no sufrir consecuencias económicas y jurídicas a nivel internacional. Entonces rectificó su decisión y se encaminó a visualizar una salida ordenada y legal de esos acuerdos.

El 9 de marzo el almirante en servicio pasivo Johnny Enrique Estupiñan Echeverria recibió la resolución 004-2022 del directorio de Flopec anunciando su destitución. Ni siquiera le permitieron ingresar por sus objetos personales. A su vez el directorio, encaminando los negocios, designó a Christian Panchi Zambrano como gerente general subrogante y a Oswaldo Rosero (nombrado en los audios), uno de los operadores del grupo Core al interior de Flopec.

Gerente de FLOPEC fue removido de su cargo por dar de baja un contrato que perjudicaría millonariamente al Estado

El presidente de la República Guillermo Lasso dijo no conocer las decisiones que tomó el directorio de Flopec de separar a Estupiñán de Flopec, pero luego de los hechos debe estar informado que cómo un grupo de funcionarios torció su voluntad de acabar con las mafias que tienen el control del transporte de petróleo, porque sucedió todo lo contrario a las supuestas roturas de cadenas.

Aún está a tiempo de corregir el rumbo y no hacerlo dejará en evidencia que soldó un acuerdo con los hechos y personajes mas execrables del pasado.

Quién sí jugó en favor del consorcio Amazonas Tanquers fue la asambleísta Mireya Pazmiño, que dirige la Comisión de Régimen Económico.

En una solicitud de información -que fue preparada por su asesor, el ex ministro de finanzas del gobierno de Moreno y ahora convertido al correísmo, Carlos de la Torre- se mostró preocupada por la decisión de terminar unilateralmente el acuerdo con Amazonas Tanquers. Pazmiño convertida en la voz de las oligarquías modernas.

Luego de las decisiones del 9 de marzo la normalidad volvió a Petroecuador y en pocas horas empezaron a gestarse la renovación de contratos. El 12 de marzo Axel Maurer de Mc Quilling escribió a Fausto Castellanos Gerente de Procesos Especiales de Flopec su predisposición para renegociar los términos del contrato de fletamento de “buena fe”. 

Horas después de ese mismo día Oswaldo Rosero envió un correo a Andrés Velasquez Viscarra afirmando estar de acuerdo con la propuesta: “Gracias Andres, estoy de acuerdo. Cristian podrías remitir ese texto a Axel Maurer a fin de mantener la propuesta? Sería solo, de copiarlo y ponerlo en el correo de respuesta”.