Ataques a los medios de comunicación vienen de todos lados



Ataques a los medios de comunicación vienen de todos lados

Redacción La Fuente - Periodismo de Investigación10 enero, 202412min1298
Redacción La Fuente - Periodismo de Investigación10 enero, 202412min1298
Diseño sin título (5)
El Ecuador presenció estupefacto un episodio aterrador, en tiempo real se transmitió en vivo la toma de los estudios de TC televisión en Guayaquil, por parte de bandas criminales. A pesar de lo crítico de esta situación, la Policía Nacional logró controlar eficazmente el asalto, evitando mayores consecuencias.

Lamentablemente, este incidente no es aislado, ya que Ecuador ha experimentado un ambiente hostil para con el  oficio periodístico durante más de 15 años. Los ataques y amenazas a los medios de comunicación y periodistas fueron “pan de cada día” durante el correato, y en estos últimos tiempos se empezaron a hacer nuevamente frecuentes. 

Actores a quienes les ha disgustado ser expuestos en sus fechorías, como por ejemplo Xavier Jordán, que mantenía conversaciones explícitas con el capo Norero sobre acallar a la prensa, ha amenazado con demandas a medios de comunicación por exponerlo en la piscina y a la propia fiscal general por su investigación en el caso Metástasis. 

Pero no solo la delincuencia organizada arremete contra la prensa, este mismo 9 de enero se registró un incidente con el periodista Segundo Cabrera, de Cuenca, quien al hacer una pregunta recibió insultos de las autoridades. Estos eventos reflejan la urgencia de abordar de manera integral la seguridad de los profesionales de la información y la libertad de prensa en el país.

Secuestro en TC Televisión 

Una hora y media de angustia vivieron los trabajadores de TC Televisión al medio día de este 9 de enero en sus instalaciones, tras la incursión armada de una docena de miembros de un Grupo de Delincuencia Organizada (GDO) quienes los maltrataron y amenazaron con armas y explosivos. Este ataque fue transmitido en vivo por el canal de televisión. 

Circularon videos aterradores que evidencian cómo los grupos de delincuencia organizada han tomado a la prensa como blanco, amenazando no solo a la integridad física de los profesionales, sino también a la libertad de expresión en su conjunto.

Tras el operativo de rescate llevado a cabo por la Policía Nacional, la Fiscalía anunció que los individuos aprehendidos enfrentarán cargos por terrorismo, ordenando la recopilación de pruebas en el lugar de los acontecimientos. Se confirmó la detención de 13 personas vinculadas al secuestro de TC Televisión.

Periodistas unidos en contra de la violencia 

Este incidente no solo marcó un punto de inflexión en la percepción de la seguridad de los medios de comunicación, sino que también desencadenó una respuesta unificada de más de 350 periodistas, quienes condenaron  enérgicamente el atentado y expresaron su solidaridad con los colegas afectados.

En ese comunicado conjunto, los periodistas destacaron la importancia de proteger la libertad de prensa como pilar fundamental de la democracia. 

El ataque a TC televisión es un recordatorio sombrío de los riesgos que enfrentamos diariamente al cumplir con nuestra labor de informar a la sociedad. 

“No hay nada peor que la palabra secuestrada” declararon en el comunicado, instando a las autoridades a tomar medidas efectivas para garantizar la seguridad de los trabajadores de los medios.

La violencia contra los medios viene de todos lados 

En el mismo día, se registró otro ataque, esta vez dirigido al periodista Segundo Cabrera, reconocido por su frontalidad como parte de  la plataforma digital Radio Noticias Cuenca. 

Durante una rueda de prensa frente a las máximas autoridades del Azuay, Cabrera planteó una pregunta incómoda que desencadenó una reacción violenta por parte de los voceros presentes.

La pregunta sobre la presunta vinculación de la organización política del Prefecto del Azuay (RC) con grupos delincuenciales en el caso Metástasis, provocó una respuesta abrupta del alcalde de Cuenca, Cristian Zamora (ID), quien menospreció la pregunta calificándola de «estupidez».

La situación se tornó aún más tensa cuando Juan Lloret, otro vocero presente, optó por atacar la integridad mental de Cabrera, tachando de «enfermos mentales» a aquellos que reflexionan sobre la relación entre política y criminalidad. Ambos se levantaron violentamente de la mesa directiva. 

Este episodio ilustra cómo la intimidación y el menosprecio hacia la prensa se manifiestan no solo a través de actos violentos realizados por la delincuencia organizada, sino también mediante tácticas de desacreditación.

El caso de Segundo Cabrera tomó un giro aún más oscuro cuando Rafael Correa, prófugo de la justicia, intervino a través de sus redes sociales para respaldar a sus coidearios y difundir información personal del periodista de manera amenazante. 

Correa, en un tono provocador, incitó al ciberacoso, lo que puede desencadenar persecución y, en última instancia, violencia contra el periodista. Este nivel de intervención por parte de figuras políticas refuerza la idea de que los ataques a la prensa no solo provienen de grupos delincuenciales, sino también desde el ámbito político.

En una entrevista exclusiva, Segundo Cabrera compartió los pormenores de este ataque a la prensa. Expresó su temor por las posibles consecuencias que este nivel de acoso puede tener en la libertad de expresión y el acceso a información por canales oficiales. 

Cabrera destacó la necesidad de abordar estos ataques de manera integral, involucrando a la sociedad, las autoridades y los organismos internacionales para salvaguardar la libertad de prensa.

Presidentes y expresidentes contra la prensa

Con el mismo estilo de siempre el expresidente prófugo de la justicia arremetió violentamente contra el periodista colombiano Carlos Vélez. El periodista le pregunta si quisiera volver a ser candidato a presidente y durante el primer minuto de respuesta es incisivo e insiste en que tiene un «feeling» de que la pregunta es malintencionada, durante el siguiente minuto Correa pierde los estribos y demuestra una vez más sus dotes sicopáticos, grita y refunfuña diciendo que él hará lo que le de la gana. El periodista intenta obtener una respuesta mientras sigue siendo atacado.

Carlos Vélez responde en una entrevista posterior : » Rafael Correa es tendencia hoy por ser autócrata, intolerante y agresivo contra los medios de comunicación»

 

Las prácticas de ataque contra la prensa siguen siendo recurrentes en Ecuador y vienen de todos lados, incluso del presidente Daniel Noboa quien luego del ataque terrorista a TC Televisión,  criticó a Teleamazonas  y fue más allá al afirmar: «¿Por qué Teleamazonas quiere espectacularizar todo esto, por qué se enlaza? Se debería investigar». Estas declaraciones las hizo en durante una entrevista en Radio Canela con Jorge Yunda.

Milton Pérez, periodista del medio criticado aseguró que “Teleamazonas cómo no podía ser de otra manera cumplió con el deber profesional de transmitir los derechos de TC Televisión con honestidad y responsabilidad de siempre (…), por qué una investigación, tal vez por informar”.

La Unión Nacional de Periodistas, en un comunicado se solidarizó y rechazó rotundamente los ataques terroristas a TC televisión y solicitó a las autoridades que las las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional dispongan la protección a los medios de comunicación con el fin de que puedan realizar su trabajo de investigación e información en el territorio nacional. En el comunicado también critican la postura del presidente Daniel Noboa en la entrevista en la que aununció que investigará la retransmisión de Teleamazonas durante el ataque a TC.

 

Los recientes ataques a los medios de comunicación en el caso de TC Televisión y el periodista Segundo Cabrera son una llamada de atención urgente. Estos incidentes no solo amenazan la seguridad física de los periodistas, sino que también socavan los principios fundamentales de la democracia al atacar la libertad de expresión. Es imperativo que la sociedad y las autoridades se unan en la defensa de un pilar esencial de cualquier sociedad democrática: la libertad de prensa.