El poder de ‘El Patrón’ Norero se permea en instituciones públicas



El poder de ‘El Patrón’ Norero se permea en instituciones públicas

Redacción Periodismo de Investigación28 mayo, 202211min13207
Redacción Periodismo de Investigación28 mayo, 202211min13207
Screenshot_20220528-112129_Chrome
Tenía 29 cuentas en el sistema financiero del Ecuador. No solo a su nombre, sino de al menos seis empresas y de su pareja. También poseía vínculos en Panamá, Estados Unidos y varios países de Europa. Pero Leandro Antonio Norero Tigua, además, “mostraba poder en las entidades públicas del Ecuador. Tenía contactos a todo nivel”, comenta uno de los investigadores de la Policía Nacional, tanto que en su equipo de abogados está una exfiscal de Antinarcóticos; y tenía contratos con un GAD Municipal para la construcción de varias obras.

Norero fue aprehendido junto a su conviviente, Lina R.V., en una casa moderna con exclusivos detalles tecnológicos que estaría avaluada en 2 millones de dólares y que perteneció a un exservidor del IESS que ha sido investigado como parte de una red de corrupción hospitalaria. Ahora se conoce que esa propiedad pertenecía a Xavier Jordán, acusado de lavado de dinero en el caso Gran reparto, y que trabajó de la mano de los Bucaram y Daniel salcedo.

Información proporcionada por altas autoridades de la fuerza pública dan cuenta de una estrecha relación entre Xavier Jordán y alias «Leandro», de hecho establecen que el primero se encargaría de lavar el dinero de Leandro fuera del país. En estas imágenes se observa ademas una relación especial entre el asambleísta de UNES Ronny Aleaga y Xavier Jordán. Algo por demás extraño si consideramos que Aleaga ha sido uno de los grandes denunciantes de la corrupción de Lenín Moreno.

Amistad ante todo: el asambleísta Ronny Aleaga empuja la silla de ruedas de la madre del prófugo Xavier Jordán, uno de los lavadores de dinero de la estructura criminal liderada por Leandro

El asambleísta Ronny Aleaga empuja la silla de ruedas de la madre de Xavier Jordán, previo a un viaje de placer en un yate particular. 

La propiedad está ubicada en la urbanización Riveras del Batán, cantón Samborondón; además de esa vivienda, se le incautaron 11 propiedades en varios sitios exclusivos de Guayas, como en un edificio de Puerto Santa Ana; también de Manta, Manabí; y en Punta Blanca, Santa Elena.

Al 2022, el hombre de 34 años considerado uno de los “narcos invisibles” que operan en Ecuador, ya había edificado una poderosa organización dedicada al Lavado de Activos, a la que durante la Operación Despegar, desarrollada la madrugada del 25 de mayo, se le incautaron más de 24 millones de dólares, 6,5 millones en efectivo, en 31 paquetes de 100 dólares; y el resto es el avalúo de 11 viviendas, 6 vehículos de alta gama, lingotes de oro, un sinnúmero de relojes, que cuestan entre 200 mil y 600 mil dólares; 6 laptops, 5 armas de fuego y municiones.

Tras una investigación de ocho meses, la Dirección Nacional de Antinarcóticos ha logrado determinar que alias El Patrón, quien de joven fue parte de la agrupación Los Ñetas, se habría iniciado en el 2005 como cargador de “mulas” (persona que lleva droga en su interior). Ahora, “junto a su conviviente, había logrado establecer en emporio”, dice la Policía.

Durante la audiencia de formulación de cargos por Lavado de Activos también se lo hizo contra las firmas (algunas son solo de papel) Salon L&C S.A.; Samsongseafood S.A.; Corporación de Estética Lumina Luminacorpgye S.A; Ashimha Life S.A.; Agronorting C.A.; y, Norerodesign S.A.

Aunque hacía parecer que estaba netamente dedicado a actividades dentro de una lavadora de carros, ubicada en La Aurora, Daule, denominada Tecnicentro & Car Wash; y su conviviente a la administración de un SPA, localizado en Urdesa, informes del Servicio de Rentas Internas, de la Unidad de Análisis Financiero y Económico; y de la Superintendencia de Compañías dan cuenta de que juntos movían millonarias sumas de dinero que no podían ser justificadas con los ingresos que tenían.

Sobre todo Lina R.V., quien pese a que atendía solo a personas de nivel socioeconómico alto no poseía una cartera de clientes tan amplia como para obtener el dinero que mantenía en las 11 cuentas que había abierto en 5 bancos del Ecuador.

Hoy El Patrón, quien fue parte de las negociaciones de paz desarrolladas en el 2006 entre Los Ñetas y Latin King, es investigado por Lavado de Activos y Tenencia Ilegal de Armas, aunque todavía resta por determinar si es procesado por los documentos que tenía en su poder, con su fotografía.

“Portaba dos licencias de conducir con distintos nombres, también dos cédulas de identidad”, informó el Ministro de Gobierno, Patricio Carrillo, este viernes 27 de mayo en Guayaquil. Además, refirió que se lo debería investigar por enriquecimiento ilícito, vínculos con la minería ilegal y usurpación de identidad.

“La Fiscalía y la Policía Nacional recién están iniciando una gran investigación en este caso”, expresó la autoridad en el Cuartel Modelo.

También aclaró que los vínculos que Norero tenía en los distintos organismos públicos los tendrá que determinar la investigación, pero –aseguró- “por experiencia se conoce que el crimen organizado, cuando actúa, se articula y actúa con protecciones de todo tipo, judiciales, políticas, comunicacionales”.

Y es que en la residencia de El Patrón también se habrían hallado documentos que reflejan la adquisición de una vivienda en Santa Elena, valorada en 230 mil dólares, que estaría a nombre de la exfiscal de antinarcóticos que lo asesora jurídicamente.

Tras haber sido cargador de “mulas”, delito por el cual fue procesado en Perú y que logró que se archive al hacer creer a las autoridades de ese país que había fallecido víctima del Covid 19, El Patrón, además de lavar dinero del narcotráfico, se convirtió en traficante de drogas de alto nivel.

Se estima que enviaba al menos 10 toneladas de sustancias sujetas a fiscalización por mes a diferentes países del mundo, a través de distintas rutas, las que habría conocido por medio de Jorge Luis Zambrano González, alias Rasquiña, líder de Los Choneros, quien fuera asesinado por un sicario en Manta, en 2021, y “con el que mantenía una buena relación”, según la Policía.

Pero Norero, quien poseía 9 cuentas bancarias en 6 entidades del Ecuador, no solo lavaba dinero en sus empresas sino que es señalado como el financista de bandas narcodelictivas de Los Lobos, Chone Killers y Tiguerones, que mantienen enfrentamientos en las calles del país contra otros grupos narcocriminales e incluso han liderado varias matanzas en las cárceles de Guayas, Azuay y Cotopaxi. Se conoce que, en 2019, sufrió un atentado en el norte de Guayaquil.

Ahí, la Policía reveló que sobre él pesaba una difusión roja de la Interpol, no obstante, ese caso se diluyó. En su prontuario consta que ha enfrentado procesos por narcotráfico, en 2018; y, además, por tenencia ilegal de armas, asalto, robo y asociación ilícita.

Tras la audiencia de formulación de cargos, la Fiscal Lidia Sarabia López, de la Unidad Contra el Lavado de Activos, formuló cargos a Leandro Norero Tigua, sus hermanos Johanna Z.T. e Israel N.T., también contra las seis firmas que administraban El Patrón y su conviviente, Lina R., a quien se le dictó medidas sustitutivas.

Deberá presentarse todos los jueves ante el fiscal que lleve el proceso judicial y tendrá que usar un dispositivo electrónico de vigilancia.