La cólera de “Los Tetas” por Villavicencio



La cólera de “Los Tetas” por Villavicencio

Redacción La Fuente - Periodismo de Investigación25 diciembre, 202340min25367
Redacción La Fuente - Periodismo de Investigación25 diciembre, 202340min25367
Diseño sin título
Los chats revelados por Fiscalía, en el caso Metástasis, abren una puerta para conocer cómo Leandro Norero Tigua, capo del narcotráfico asesinado en la cárcel, y Xavier Jordán, prófugo por el caso de corrupción en los hospitales durante la pandemia, armaron una fuerte vigilancia a Fernando Villavicencio.

Esto luego de que el entonces presidente de la Comisión de Fiscalización había publicado, el 29 de mayo del 2022, una de las fotos más reveladoras sobre la situación de la corrupción en el país: la foto de “Los Tetas” en la piscina de Miami, tomada el 18 de abril de ese mismo año, durante el cumpleaños de Xavier Jordán.

Las investigaciones y denuncias de Villavicencio a partir del escándalo de la “narcopiscina” y su relación con su captura, inquietaron a Leandro Norero  en más de una ocasión. La conversación mantenida entre el capo y Boscán, vía chat, que data del 16 de junio de 2022, muestra lo incómodo y furioso que estaba.

¿Usted que me aconseja, dejo eso nomás hasta que se aburra?”, preguntaba Norero a Boscán en búsqueda de su consejo. 

Él respondió: “No se aburre de los temas, hermano. Él es así”.

Para Roberto Aguilar, periodista y articulista de Expreso, Boscán incurrió en varios “errores graves” a lo largo de toda su conversación con Norero. 

“Sé qué cosas un periodista no debe hacer y Boscán hace varias de esas cosas, quizá la peor es poner en riesgo a gente. Está hablando con un asesino. Yo quiero pensar que Boscán no se daba cuenta de lo que estaba diciendo y que, llevado por esta relación de compadreo, terminó diciendo una cosa tan inapropiada que puso en riesgo la vida de Villavicencio”, señaló.

De vuelta a agosto de 2022, Boscán compareció a la Comisión de Fiscalización -no sin antes contárselo a Norero- para explicar la supuesta investigación respecto a los supuestos actos irregulares cometidos en la SENAE. 

“Voy a decir que si tú y Jordán controlan la Aduana, como dice el Gobierno, es porque un funcionario se las tuvo que dar. Ni que ustedes fueran ministros”, le anticipó Boscán a Norero minutos antes de su intervención.

 

En un punto de la sesión, Villavicencio le preguntó a Boscán si había conversado con Jordán, Norero y Carlos Vallejo. 

“Si, por supuesto que sí. Con Jordán he hablado personalmente, antes y después de la foto. Con Norero he hablado a través de intermediarios”, dijo. 

Ahora se conoce que Boscán mintió ante la Comisión de Fiscalización pues  los chats materializados del teléfono del capo que fueron expuestos por la Fiscalía, indican que Boscán tenía línea directa con Norero, sin que medie ningún filtro en sus comunicaciones cotidianas.

Precisamente por la investigación en las Aduanas, Norero se sentía molesto con Villavicencio por incluirlo en su mapa del delito y vincularlo con Jordán.

“Ese infeliz de Villavicencio me mete ahora en ese tema de aduanas”, se quejaba el narco con Boscán.

El tiempo le dio la razón a Villavicencio y ahora la relación entre Norero y Jordán es pública. De los chats entre ambos, se conoce que Jordán administraba algunos bienes del capo, escondiéndolos a nombre de su esposa, de su suegro, de “gringos” y camuflados en empresas offshore de Ecuador, Panamá y España.

Jordán era su incondicional socio e incluso tramó un plan para evacuar a los hermanos de Norero a Panamá y el retiro del grillete a Lina Romero, su exmujer, en caso de que la compra de jueces no prosperara.

“Yo te pongo el avión, los saco y punto. Me vale v… el grillete, pero eso es decisión (tuya)”, le proponía Jordán.

El 29 de junio, Jordán le insiste a Norero con su plan de huida a Panamá. Es más, le detalla que ya tiene lista “la pinta” (la persona de confianza) que los recibiría y les daría refugio. También menciona que está buscando una persona que le saque el grillete a Lina Romero.

En vista de que Villavicencio expuso la amistad entre ambos, Jordán y Norero acordaron montar un operativo de vigilancia para seguirle el paso y callarlo. Recientemente se supo que esta estrategia contó con el apoyo de un funcionario del ECU-911 para reportar su ubicación.

Los seguimientos a Villavicencio

La conversación entre el prófugo Jordán y su amigo, el narco Norero, ocurrió el 10 de junio de 2022. Jordán inicia la conversación con una inusual petición:

Ñaño nunca te he pedido un favor, puedes resolver lo de este Villa”.

Norero responde con cierta renuencia, pero decide ejecutar el plan de su socio.

“Ñaño, tú crees que es prudente ese man con todo esto, pero vamos quien dijo miedo… dame los datos que más puedas”.

El prófugo por corrupción hospitalaria justifica la medida en virtud de que, supuestamente Villavicencio se habría metido con su familia.

“Ñaño se metió con mis hijas, con mi mamá, con toda la familia”

Norero finalmente acepta y Jordán le dice que le enviará la mayor cantidad de información posible.

Por aquellos días, Villavicencio había revelado la fotografía de “los tetones” en la piscina de Miami. En una conversación posterior, Jordán le dice a Norero que el excandidato presidencial le “está dando como bombo en fiesta”.

Para mantener vigilado a Villavicencio, Norero consiguió un informante en el sistema integrado del ECU-911 que rastreara la ubicación de su celular en tiempo real.

También contrató a un espía disfrazado de vendedor de caramelos para que observe los movimientos en los alrededores de la casa de Villavicencio e informe al narco el detalle de sus movimientos: cuantas veces salía, en compañía de quien, o si tenía escolta de seguridad.

Sin coincidencias, para el 3 de septiembre de 2022, Fernando Villavicencio comunicó en su cuenta de X (antes Twitter) que se había realizado un atentado afuera de la casa de su familia. Cuatro detonaciones y dos personas en moto fueron parte del intento de amedrentamiento al exasambleísta. Casquillos de balas fueron encontrados por la Policía Nacional. Sin embargó Villavicencio comentó: El miedo no ganará esta batalla.

Mientras tanto los chats muestran que Norero reportó periódicamente el avance del plan a Jordán:

“Ya tengo los gatos para FV. Voy a poner desde el lunes inteligencia. Ayúdame con el número de ese man”, requirió el narco.

Jordán confirmó el envío del número de contacto de Villavicencio y le dio instrucciones adicionales a su socio:

“Ya te lo pasé. Eso debes hacer con FV, dejarlos para el final y darle a sus patas”.

Norero le insiste en que le mande el número celular de Villavicencio porque así será más fácil rastrearlo, pero Jordán responde que en el internet consta toda la información que necesita y adjuntó un enlace que redirige al blog Ecuador Leaks en el que se reprodujo la noticia falsa sobre la supuesta red de corrupción de Villavicencio y 10 de sus familiares para la venta de fármacos con sobreprecios al Estado. 

La información, dice la nota, fue obtenida a partir de un informe clasificado de inteligencia. Esto también fue desmentido por el Centro de Inteligencia Estratégica (CIES).

Originalmente, esta información fue publicada en “El venezolano news”, un medio de comunicación radicado en Miami que, según Villavicencio, es manejado por el propio Jordán. Los chats de Norero, ciertamente corroboran esa información.

Ronny Aleaga, el orgulloso Latin King operador de Norero

La estrategia de vigilancia y descrédito contra Villavicencio escaló varios peldaños más. Para este fin, otro de los operadores de Norero y Jordán fue Ronny Aleaga, el exasambleísta Latin King que, según consta en los chats materializados y revelados por la Fiscalía, era conocido con el alias de “El Ruso”.

Jordán y Aleaga aparecen en la fotografía de la “narcopiscina” de Miami. Desde entonces, coludido con el prófugo por corrupción hospitalaria y Norero, ejecutó varias acciones para sabotear a Villavicencio.

Aleaga forma parte del correísmo desde muy joven. Él, junto a Norero, quien en esa época pertenecía a los Ñetas, (actuales Chone Killers) participaron en el proceso de pacificación de las bandas organizado por el Gobierno de Correa en 2009. 

Dentro de los términos del acuerdo, 300 miembros de ambas agrupaciones delictivas debían afiliarse a la estructura de Alianza País, mientras que el grupo restante, como parte del programa de reinserción económica y social, se distribuyó en las demás funciones del Estado y las instituciones de seguridad: Ejecutiva, Legislativa y Judicial, además de la Policía y las Fuerzas Armadas.

Correa, Patiño y Norero durante la pacificación de Ñetas y Latin Kings en el Ministerio del Litoral

En una conversación del 6 de septiembre del 2022, Jordán le contaba a Norero que arremetería contra Villavicencio, en alusión a la denuncia que Aleaga presentó en la Fiscalía el 8 de septiembre del mismo año por delitos de odio, violación a la intimidad y calumnia.

“Jueves le vamos a sacar la chch en la Asamblea a FV. Sapo hp, ya tenemos los documentos”, escribió.

Norero celebró la noticia y Jordán aprovechó para pedirle un auto blindado para “El Ruso” (Aleaga) porque “está dando papaya”. 

Dos días después, el 10 de septiembre de 2022, Jordán le comentaba a Norero los avances del plan para difamar a Villavicencio:

“Ya se acaba tu vaina que tú no tienes nada que ver con Jordán y ni con Aleaga???, así te dejan de joder políticamente. Vas solo, tranquilo. Y por el otro lado se les da por difamación. Si copias la idea, hacerlo quedar como  mentiroso y calumniador”.

Norero mostró su entusiasmo con la idea y Jordán le dijo que confíe, que el plan contra Villavicencio apenas empieza.

“Ya esperamos el tiempo necesario, ahora lo vamos a arrastrar que nadie le va a creer”, explicó.

Cuatro días después, el 14 de septiembre, Jordán le dice a Norero que “ya tienen el caso completo” y adjunta la nota de El Venezolano News en la que se calumnia a Villavicencio.

Ese mismo día, el asambleísta del correísmo, Fernando Cedeño, recogió el contenido de esa malintencionada publicación e interpuso una denuncia por tráfico de influencias contra Villavicencio.

Villavicencio respondió a Cedeño, al tiempo que anunció nuevas revelaciones sobre los vínculos del correísmo con el narcotráfico, a través de Pedro Zambrano, alias “Bambi” con Génesis López, entonces asesora de Marcela Aguiñaga, y el caso de la reconstrucción de Manabí.

“Nos los regalaron. A Latacunga se va preso”, celebraba Jordán.

“Me lo mandas que lo recibo en mi celda”, respondió el narco algunos mensajes después en la misma conversación.

La correísta Patricia Núñez, a través de su cuenta de X (antes Twitter) fue la encargada de publicar la convocatoria a los medios de comunicación.

“Si te fijaste bien en la convocatoria de mañana. Le meto a 10 familiares. Esos hps tiene que estar que se cagan”, decía Jordán.

Norero, asimismo, le preguntó a Jordán si sabía algo de Aleaga. 

“Ya está recuperando terreno dentro del partido. Ya le sacan los apoyos de todos. Recuerda que estaba solo al principio, que le daban palo”, contó. 

Jordán explica que incluso le pidieron a Aleaga que renuncie a la curul, pero que él lo evitó por la influencia que ejerce sobre la Revolución Ciudadana. 

“Ahí fue que salté yo, si te conté. Eso nos jode a todos, pero quedó un resentimiento. Pero ahorita están al 1000% con el man. Eso lo hace fuerte. Es el bloque más grande”.

Al día siguiente (15 de septiembre del 2022), la identidad de “El Ruso” es revelada por Norero en la conversación mediante una insinuación bastante evidente.

“300 LK afiliados a la revolución y sólo uno llegó lejos. Viva El Ruso carajo jajajaja”.

El 27 de septiembre, Aleaga presentó una queja ante el Consejo de Administración Legislativa (CAL) contra Villavicencio por haberse referido a él, supuestamente, en términos burlescos y discriminatorios. 

“Ha descrito a una persona masculina robusta como un tetón”, reza parte del documento. El recurso fue calificado inmediatamente por la entonces mayoría correísta y socialcristiana.

Esto fue reportado por Aleaga a Jordán, quien copió y pegó sus mensajes en el chat con Norero.

“Estoy en el CAL. Vamos a calificar mi queja contra FV. Te lo voy a dejar regalado a ese hp”, comunicó el Latin King a Jordán.

El prófugo por corrupción hospitalaria, a su vez, se lo contó a Norero. “Ese hp se metió con los gemelos fantásticos”, dijo.

Villavicencio, al día siguiente, anunció su renuncia -que a la postre no se efectuó- a la Comisión de Fiscalización porque, según explicó, no estaba dispuesto a hacer el trabajo sucio ni se prestaba para la impunidad. 

Sin embargo, Aleaga no fue el único legislador involucrado en el acoso a Villavicencio. En otra conversación de Norero mantenida con Helive Angulo, su operador, se menciona a Roberto Cuero, actual asambleísta del correísmo denunciado por Fernando Villavicencio en abril de este año por planificar junto al propio Aleaga, Pablo Muentes, Ronald Gonzales y Walter Gómez, un sicariato en su contra.

“El negro Cuero le dije. Me escribió y le dije que hable con Villavicencio y le diga que pare de nombrarlo”, dijo Angulo.

“Ya mi estado, enfóquese en que el viernes se dé la diligencia”, ordenó Norero.

“Sí papá”, concluyó su socio.

En ese entonces, Aleaga era tercer vocal del CAL. Jordán y Norero estaban a la expectativa de los movimientos del exasambleísta contra Villavicencio. 

Incluso, Aleaga se reportó con Jordán el día en que concurrió a la FGE, junto a la bancada correísta, al reconocimiento de rúbrica en su denuncia. Ese era el grado de participación de ambos personajes mafiosos en la estructura de la Revolución Ciudadana.

Otros periodistas en la lista negra de Jordán

Fernando Villavicencio no era el único blanco que Jordán y Norero querían callar. Ambos creían que si lograban intimidar a Villavicencio, ese miedo se propagaría entre todos los demás periodistas. 

En vista de que ese pronóstico no se cumplió porque Villavicencio jamás se amilanó, Jordán y Norero decidieron cazar uno a uno a los periodistas que los incomodaban. 

Los últimos chats revelados por Fiscalía muestran que en su radar tenían, al menos, a cinco periodistas más contra los que planificaron atentados.

Esta no sería la primera vez que los capos tenían entre ceja y ceja a la prensa. Norero, según se conoció en la audiencia de formulación del caso Metástasis, ordenó el asesinato del periodista Gerardo Delgado. 

Sin embargo, esto fue una equivocación; su objetivo era el periodista Patricio Anchundia, a quien monitoreaba porque tenía un video que lo perjudicaba. Sin embargo, en otra conversación alias Estimado le pedía ayuda a Norero para el secuestro de Delgado.

El 23 de marzo de este año, Villavicencio envió una carta a la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH para alertar sobre una campaña transnacional de amedrentamiento e intimidación contra el periodismo y la libertad de expresión orquestada por Jordán. 

En la misiva, Villavicencio relata el evento de la piscina, los antecedentes de corrupción hospitalaria de Jordán, su persecución a la prensa, sus nexos con Norero y los vínculos de Richard Diaz, su abogado defensor, con Washington Prada, alias Gerald, el narco que fue extraditado a EE.UU.

“Mira que yo jamás he pedido nada, pero ando es arrecho”, le dice Jordán a su amigo narco el 8 de julio.

Norero bromea comparándolo con Pablo Escobar y Jordán comienza a enlistar a los nombres de los periodistas a los que desea eliminar.

“Sara Ortiz, Gabriel Martínez, uno de Ecuavisa, uno de Teleamazonas. Hp, tendrán que pensar bien que hablan”.

El origen de este odio a la prensa, además de las denuncias de Villavicencio, fue la publicación de la periodista de Diario Expreso, Sara Ortiz, el 5 de julio de 2022, sobre la comparecencia del excontralor a la Mesa de Fiscalización para exponer la corrupción hospitalaria.

En la nota se explica que uno de los grupos beneficiados con millonarios contratos en hospitales fue el de Daniel Mendoza, Jacobo Bucaram y Xavier Jordán. 

Lee más sobre el negocio de los sobreprecios en hospitales:

Daniel Salcedo y sus millonarios negocios

“Te pido como amigo, haz algo, deja un precedente nada más. Tú sabrás qué hacer”, pedía Jordán.

“De una mi ñaño, espera las noticias”, respondió Norero.

Más adelante, Jordán es más específico en sus instrucciones para eliminar a Martínez y Ortiz. 

“A ese hp de Gabriel Martínez del Expreso hay que darle un escarmiento. A la Sara Ortiz, periodista de ese pasquín. Le das una y nadie más jode”, solicitaba a Norero.

Luego, Jordán se enfoca particularmente en Sara Ortiz y le da una idea a Norero para que el atentado en su contra simule ser un asalto común.

“Dale a una periodista como que fue un accidente, a esa Sara Ortiz, nadie más jode. Que se le lleven el Cel, se escapó en el forcejeo”.

La mafia quiso silenciar a la prensa independiente porque sus nexos con la política y el sistema judicial eran investigados y expuestos. 

Ahora que se identificó a los responsables de estas acciones persecutorias y criminales para someter a la verdad, la valentía es el único camino que tienen los periodistas.  

El consenso es claro: Periodismo ético y sin excusas 

La inadecuada relación que Boscán sostuvo con Norero ha sido cuestionada desde diversos sectores de la opinión pública. Algunos creen que fue irresponsable y peligroso, otros que se perdió de vista el rol del periodista y su fuente; incluso hay un sector convencido de que Boscán, al igual que los jueces y policías actualmente procesados por delincuencia organizada, era colaborador del narco.

El caso es que existe un consenso alrededor de que lo hecho por el polémico periodista de La Posta es reprochable. La Fuente – Periodismo de Investigación conversó con algunos reconocidos periodistas sobre los riesgos derivados de un incorrecto manejo de las fuentes y la pertinencia del trabajo de Boscán.

El periodismo cierra filas al ‘compadreo’ con las mafias

Según Arturo Torres, periodista de investigación y editor de Código Vidrio, la ética profesional y las normas deontológicas son la brújula que guía el oficio del periodista. 

“Nosotros no podemos vulnerar principios. Con la fuente no intimamos porque la fuente nos proporciona información, datos que luego contrastaremos para poner en manos del público una historia oculta”.

Para Torres, Boscán perdió de vista su rol periodístico y se convirtió en amigo y confidente de Leandro Norero.

“Boscán es un periodista que se convirtió en amigo de la fuente. Nuestro fin es obtener información que le pertenece a la sociedad. Yo también he entrevistado a personas que han estado en la clandestinidad, pero yo lo he aclarado y lo he transparentado. Si a este tipo de fuentes se les da un peso sobredimensionado y no contrastamos desde el lado de la policía, las autoridades, estamos cayendo en su juego”, advirtió.

En esa línea, Jeannine Cruz, presidenta del Consejo de Comunicación, considera que, si bien es lícito entrevistar a cualquier fuente que provea información, el periodista no puede, bajo ninguna circunstancia, involucrarse con personajes siniestros como Norero. Eso, según dijo, implicaría pasar por alto los alcances del crimen organizado.

“Se tienen que determinar las responsabilidades. Evidentemente el caso de Norero abre un debate mucho más serio para identificar que no solamente la justicia o los políticos están expuestos a los tentáculos del narcotráfico, sino también ciertos medios de comunicación. Lo dijo el Embajador de Estado Unidos y desde ahí ya tienes una alerta”, expresó.

Por ello, Cruz recomienda que la Asamblea debe considerar la aprobación de un marco legal que regule a los medios digitales a efectos de que transparenten sus ingresos.

“Yo creo que en esta Asamblea se debería aterrizar el debate a la corresponsabilidad de los medios, teniendo una línea editorial clara y, lo más importante, poder transparentar los fondos con las instituciones de control para saber de dónde proviene ese dinero. Es vital”, sentenció.

Martín Pallares, periodista y articulista de expreso es más tajante y cree que esta distorsión del periodismo pone en tela de juicio la reputación de Boscán y la credibilidad de todo lo publicado por La Posta.

“Incluso esto que estamos conociendo ahora pone en tela de duda a todo lo que La Posta hizo en el pasado. Por ejemplo, el juicio político a Lasso, la muerte cruzada, las elecciones que vinieron posteriormente. Todo eso tiene relación con cosas que La Posta hizo o dijo. Entonces, ¿dónde entra la legitimidad? Todo entra en duda”.

Pallares cree que esta es una duda razonable porque, según comentó, puede que los intereses de Norero, particularmente sobre el tema de la Aduanas, hayan direccionado el trabajo de Boscán.

Roberto Aguilar, su compañero en Diario Expreso, cree que el problema no radica en la fuente, sino en la relación negocial que se establece para obtener información que alimente su investigación.

“El problema es el tipo de relación de compadreo que se establece y el quid pro quo, ese es el problema. El hecho es que en este afán por obtener información, Boscán le ofrece cosas a cambio; le da documentos, le contacta con una abogada. Eso no se hace”, explicó.

Un periodista, dice Aguilar, no asesora mafiosos, esto en referencia a los consejos jurídicos que Boscán le dio a Norero de parte de una abogada cercana a “su pana Rafa”.

Aguilar, asimismo, cree que Boscán expuso a Villavicencio a un enorme riesgo al no haber intentado al menos calmar a Norero. 

“Si tienes un asesino que no sabe qué hacer con una persona y te pregunta ‘¿le dejo en paz?’ Y vos le dices que no se va a calmar. O sea, si tú crees que tienes cierto ascendiente sobre ese asesino, deberías tranquilizarle y no echarle gasolina al fuego de las iras que tiene este mafioso y Boscán le echó gasolina”.

Con matices, pero todos los periodistas coinciden en que Boscán fue imprudente. No obstante, la ciudadanía espera que las autoridades determinen el alcance legal de sus acciones y omisiones en la conversación con Norero para determinar responsabilidades. La libertad de expresión no supone inmunidad ante la ley.