Impacto global vs. silencio nacional (Segunda Parte)



Impacto global vs. silencio nacional (Segunda Parte)

Redacción La Fuente - Periodismo de Investigación30 noviembre, 202334min6140
Redacción La Fuente - Periodismo de Investigación30 noviembre, 202334min6140
portada (6)
Consecuencias internacionales del asesinato de Fernando Villavicencio. El crimen de Fernando Villavicencio conmocionó al mundo inmediatamente. Las autoridades máximas de China, Estados Unidos, Chile, Brasil, Paraguay, Honduras y representantes de otros países, repudiaron el crimen y expresaron su solidaridad con Ecuador. 

Desde México, el presidente López Obrador, calificó el magnicidio como un acto reprochable aunque evitó pronunciarse sobre denuncias que el propio Villavicencio había presentado en torno a presuntas amenazas que recibió del Cartel de Sinaloa.  

“Estados Unidos condena este descarado acto de violencia y agresión a la democracia ecuatoriana” comentó Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca. Añadió: “Enviamos nuestro pésame a los familiares y seres queridos del candidato presidencial ecuatoriano Fernando Villavicencio”.

Brian A. Nichols, subsecretario de Estado de los Estados Unidos para Asuntos del Hemisferio Occidental, condenó en redes sociales el magnicidio y comentó que Villavicencio fue un férreo opositor al crimen organizado. Nichols calificó el acto como un «ataque descarado contra la democracia y el estado de derecho».

La organización Human Rights Watch (HRW) expresó su rechazo a este crimen atroz, señalando que este asesinato evidenció «la grave crisis de violencia en el país». Además, HRW afirmó que las dos principales bandas criminales que operaban en el país trabajaban en alianza con narcotraficantes de México, Colombia e incluso Albania.

El jueves 10 de agosto la Organización de Estados Americanos (OEA) expresó su pesar a través de un minuto de silencio. 

Incluso el Papa Francisco manifestó su solidaridad y ofreció sus oraciones a la familia de Villavicencio y a toda la nación ecuatoriana. A través de un telegrama firmado por el secretario de Estado del Vaticano. 

A todas las voces de relevancia política se suman los más prestigiosos medios de comunicación como New York Times, BBC de Londres, El País, DW, NTN 24, entre otros.  

Coincidieron en que el crimen político es un duro golpe a la democracia  y la evidencia clara del poder de las bandas criminales, a las que el entonces candidato Fernando Villavicencio ofrecía combatir en el Ecuador. 

Por otro lado, un video falso trucado en el exterior, viralizado en redes en poquísimas horas en países de Latinoamérica y Europa, muestra la intención de mancillar el nombre del excandidato.

Una de las reacciones internacionales más contundentes fue la del Gobierno de EEUU y del FBI, que ofreció $5 millones de recompensa por información que permita llegar a los autores intelectuales del hecho. 

El tema ya arroja resultados con una declaración anticipada de un testigo clave, pero también habría exasperado a fuerzas opacas que se sintieron amenazadas al conocer que los propios gatilleros estaban dispuestos a colaborar. 

El FBI sacude el silencio con una millonaria recompensa 

Cuatro días después del magnicidio, arribaba el Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI, sigla en inglés) con una misión de investigadores y expertos al Ecuador. 

Luego de un silencio que mantenía a la expectativa al país y al mundo, el 28 de septiembre, el Secretario de Estado, Anthony Blinken, informó que el Departamento de Estado ofrece una recompensa de hasta $5 millones, bajo su programa de compensaciones contra la delincuencia organizada transnacional, a cambio de información que contribuya a encontrar a los autores intelectuales del hecho. 

Un millón adicional, por información que conduzca al líder del grupo de delincuencia organizada que cometió el magnicidio.

Estos promisorios anuncios inquietaron al expresidente prófugo de la justicia, Rafael Correa. Pese a que en un principio culpó del asesinato de Villavicencio a la “extrema derecha”, a Guillermo Lasso, María Paula Romo e incluso a la CIA, escribió en su cuenta de X, antes Twitter:

“Los gringos no hicieron esto ni cuando asesinaron a Kennedy… La ‘recompensa’ estaría siendo usada para que ‘aparezca’ un supuesto soplón desde Colombia e involucre al correísmo a la vez que a gente de Petro”, dijo el exmandatario prófugo.

Lo cierto es que el comentario de Correa coincidió con las versiones rendidas por los seis sicarios colombianos, según recoge Diario Expreso, que, en principio, se acogieron al silencio, pero una vez que se anunció la recompensa de EE.UU. por información, decidieron hablar. 

¿Cómo sabía Correa que los gatilleros -o como él refiere, “un soplón desde Colombia”- testificarían en contra de su movimiento, y por qué se puso tan nervioso? Todo un misterio.

Más opaco se torna el asunto luego de que los seis sicarios, días después de declarar y en la víspera del cierre de la instrucción fiscal, fueron asesinados en el pabellón 7 de la Penitenciaría del Litoral. 

La mañana siguiente, asimismo, José Leonardo Montaño Cuadro, alias “Topo”, fue hallado sin vida en su celda en la Cárcel de El Inca. La hipótesis de Criminalística es que fue envenenado.

La Fuente – Periodismo de Investigación intentó contactarse con Fausto Cobo, Director del SNAI, para conocer los protocolos de seguridad implementados por el órgano rector del sistema penitenciario en favor de la protección de los sospechosos que siguen con vida, pero, hasta el cierre de la edición, no hubo respuesta. 

Correa, a su vez, compartió esta información antes de que el SNAI lo confirmase. “Si esto es cierto, no cabe duda de que el Gobierno está involucrado en el asesinato de Villavicencio”, aseguró.

Con lo que no contaba nadie era que el 8 de octubre, un día después del cierre de la instrucción fiscal y los asesinatos de siete de los trece implicados, la Fiscalía General del Estado receptó el testimonio anticipado del testigo protegido quien, bajo juramento, relató los preparativos del asesinato de Villavicencio, el monto pactado ($200.000, según dijo) y la identidad de quienes ordenaron que se cometa el crimen.

Pocas horas después, Correa reaccionó a estas declaraciones en su cuenta de la red social X. “Nos informan que presionan al único sicario que dejaron vivo para que dé falso testimonio contra nosotros, a cambio de dejarlo vivo, libre y con nueva identidad”.

Este testigo conocía toda la información al detalle porque pertenecía al mismo grupo delictivo de Laura Castillo, contratado para asesinar a Villavicencio junto a los siete sicarios colombianos; sin embargo, no participó en el crimen porque su vehículo sufrió un desperfecto. Su declaración fue tomada en la cámara de Gesell del Complejo Judicial Norte. 

Pese a todas las medidas de seguridad que se le otorgaron por su perfilamiento de riesgo, Correa, esa misma tarde, publicó una imagen en su cuenta de X en la que revelaba la supuesta ubicación del testigo protegido y el contenido de su declaración, pero todo esto era falso. 

Ecuador inaugura su propio programa de recompensas

Al amparo de la cooperación internacional, el 17 de octubre el Embajador estadounidense en Ecuador, Michael Flitzpatrick, anunció la apertura de la línea telefónica 131, en todas las operadores de telefonía móvil y fija. 

El “Programa de Recompensas en Casos de Terrorismo y Delitos Contra la Seguridad Pública”, como fue bautizado por las autoridades, fue lanzado a propósito de un evento de entrega de equipamiento para agentes policiales.

Desde su lanzamiento, según informó el exministro del Interior, Juan Zapata, se han recibido 31 llamadas telefónicas y 31 correos electrónicos con información sobre lo ocurrido el 9 de agosto. 

Estos datos, según explicó Zapata, son sometidos a dos filtros en los que se verifica la autenticidad de la fuente y, posteriormente, es enviada al Comando Sur de los Estados Unidos para que cuantifique el monto a entregar a cambio. 

Todo este proceso es llevado a cabo bajo estricta reserva. Así, para que los datos del denunciante no sean expuestos, se asigna un código. Esto garantiza la protección de la fuente.

Este medio de comunicación se contactó con la Embajada Americana para conocer el avance de la cooperación del FBI en el marco de la investigación, pero no obtuvimos información adicional. 

“El Embajador ya ha dicho lo que puede decir. No hablamos detalles de una investigación en curso”, respondió una fuente cercana al Embajador. 

El informe del FBI 

El Dr. Antonio López, abogado defensor de las hijas de Villavicencio, aseguró que el FBI, ya habría entregado un informe de su investigación al expresidente, Guillermo Lasso, y que éste, a su vez, le remitió dicha información al presidente Daniel Noboa con motivo de la reunión del COSEPE en torno al proceso de transición. 

“El informe del FBI fue entregado al Gobierno Nacional. Incluso se tiene conocimiento que iba a ser este informe entregado al Presidente electo. De tal manera que podemos tener, a ciencia cierta, cuáles son las investigaciones que ha manejado el FBI y esperamos que también se encuentren los nombres de los presuntos autores intelectuales”, afirmó.

Para corroborar lo dicho por López, La Fuente – Periodismo de Investigación consultó al exministro del Interior, Juan Zapata, respecto a la existencia de este documento y su traspaso al Gobierno entrante. “Lo del COSEPE yo no puedo exponerlo porque tengo una firma de confidencialidad”, explicó. 

Ante la insistencia, Zapata respondió vagamente: “No es que no existe, es que no estaba en el orden del día. Yo no soy autoridad del FBI, no puedo responder. Los que están realizando informes en este momento es la Fiscalía. Por favor, no puedo hablar más de estos temas porque está judicializado. Hay un tema legal que me impide decirlo”.

Muchos son los rumores y pocas las certezas. Por lo pronto, la información de manejo público es exigua y las interrogantes pululan alrededor del caso. La mayoría de los datos se mantienen bajo reserva en tanto no se dilucide la verdad procesal. 

Los canales de comunicación para la recopilación de indicios y pistas conducentes al hallazgo del o los autores intelectuales permanecen abiertos a la escucha de ciudadanos anónimos dispuestos a contribuir con la investigación. 

En virtud del tiempo procesal, el testimonio anticipado, la llamadas y correos electrónicos materia de este caso, -estos últimos tamizados según su idoneidad- son insumos que la FGE utilizará para determinar la autoría intelectual del magnicidio. 

Mientras tanto, el caso avanza con pedidos de habeas corpus y diferimientos a la audiencia preparatoria de juicio. Ahora se espera que dicha audiencia sea el 19 de diciembre, cuando estaba prevista para el 29 de noviembre. 

Villavicencio, el mártir de la democracia que hizo historia

El 2 de noviembre, la Organización de Estados Americanos (OEA) conmemoró el Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas. 

A propósito de la efeméride, se inauguró un memorial en la sede del organismo, en honor a los 517 periodistas asesinados en las Américas en los últimos 25 años. 

En el monumento, creado con el metal de las balas, yace escrito el nombre de Fernando Villavicencio junto a Efraín Segarra, Paúl Rivas y Javier Ortega, miembros del equipo periodístico de Diario El Comercio.

Luis Almagro, secretario de la OEA, dedicó unas palabras en el evento, acompañado de familiares, amigos y colegas de los periodistas que consagraron su vida a la defensa de la verdad y la libertad.

“Hoy recordamos a aquellos que han perdido su vida en cumplimiento de la labor informativa. Su sacrificio no será en vano, no puede ser en vano. Debemos continuar trabajando para crear un ambiente en el que todas y todos los periodistas puedan realizar su trabajo vital sin miedo a la represión o a la violencia. Que su legado inspire nuestra lucha continua por un hemisferio donde el respeto y la garantía de prensa sea la regla y no la excepción”, concluyó.

Del mismo modo, el 9 de noviembre, la administradora de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Samantha Power, ratificó, durante su visita a Quito, el apoyo del gobierno de Estados Unidos para dar con los responsables del asesinato de Fernando Villavicencio y que el crimen no quede en la impunidad.

Un aliado durante la persecución correísta

Ignacio Boulin, abogado y especialista en litigio internacional que tramitó las medidas cautelares de Villavicencio ante la CIDH por supuesta divulgación de información reservada, recuerda que sus investigaciones periodísticas tuvieron una enorme relevancia en América Latina.

“Fernando Villavicencio ejerció la libertad de expresión, primero como periodista y luego como político, como asambleísta y candidato a Presidente. Durante su carrera política pudo trasladar consistentemente el ejercicio de su libertad de expresión a su función de asambleísta y de candidato a Presidente. Por eso es que las denuncias valientes que hizo terminaron costándole la vida”.

Boulin ayudó a Villavicencio en la época en que fue perseguido económica y judicialmente por el Gobierno del expresidente prófugo de la justicia, Rafael Correa. En ese entonces, el régimen desacató las medidas carteleras que la CIDH le concedió.

“Fernando fue un hombre extremadamente valiente. Tuve el honor de defenderlo internacionalmente. Estoy seguro que su muerte no será en vano, sino que se hará justicia”, zanjó el abogado.

Villavicencio afrontó las más terribles peripecias. En el camino de la persecución, se cruzó con buenos amigos, como Boulin, que creyeron en él, reconocieron su valentía y respaldaron su lucha contra las estructuras mafiosas que denunció.  

Distractores y cortinas de humo 

Fugas de información reservada demostraban que habían voluntades políticas entorpeciendo la investigación. Lo inverosímil vino después, cuando Ricardo Vanegas, abogado de una sobrina de Villavicencio, publicó los nombres completos y la cédula de identidad del testigo protegido, adjunto a una página del expediente reservado del caso. 

Instantes después, Vanegas eliminó su tuit, pero cuentas vinculadas al correísmo, para entonces, -sobre todo, “Tiempo Real”- ya habían publicado las capturas de pantalla que alcanzaron a hacer de la publicación original.

Inmediatamente, la FGE se pronunció al respecto de esta inconducta y recordó que la versión del testigo protegido fue receptada en estricta observancia de la ley procesal. 

“Asimismo, parte fundamental del cumplimiento de la Ley Procesal Penal requiere mantener en reserva la identidad de un testigo protegido, cuya revelación de la misma está sancionada con pena privativa de la libertad de cinco a siete años, conforme lo establece el artículo 273 del COIP”, advirtió el Ministerio Público.

Este medio consultó a Verónica Sarauz, viuda de Villavicencio, si considera tomar acciones legales contra Vanegas por revelar esta información que tiene carácter reservado.

“Estamos pensando, porque hay muchos intereses extraños de este señor (Ricardo Vanegas) en todo este proceso. Ha sido una constante molestia desde que empezó la investigación”, respondió.

A consecuencia del riesgo que suponía la presentación periódica y el uso de grillete, el juez Renán Andrade, por pedido de Fiscalía, revocó el 10 de octubre las medidas cautelares que pesaban sobre el testigo protegido en un expediente por delincuencia organizada en el que también consta Laura Castillo. En esa misma diligencia, se incluyó al testigo al Sistema Nacional de Protección de Víctimas y Testigos (SPAVT) y ahora cuenta con custodia policial.

El anzuelo de los falsos Lobos

El 1 de agosto, Villavicencio denunció amenazas provenientes de Los Choneros, grupo criminal controlado por Adolfo Macías, alias Fito. Los mensajes intimidatorios, según parece, llegaron luego de que el entonces candidato a la presidencia publicara un video en su cuenta de TikTok en respuesta al supuesto armisticio que Fito propuso el 25 de julio desde la Cárcel Regional. 

“90 días tienen en mi gobierno para entregar todas las armas, de lo contrario los voy a buscar y a sacar de sus madrigueras, criminales. Aquí no pasan en mi Gobierno. Viene un Gobierno valiente”, advirtió el excandidato asesinado.

@fernandovillavicencioec

#Quito #Alausi #carceles #alausi_ecuador🇪🇨 #guayaquil #Cuenca #Ambato #ibarra #manta #Esmeraldas #fernandovillavicencio #donvilla

♬ sonido original – Fernando Villavicencio

Así, la madrugada del 10 de agosto, -apenas horas después del asesinato- circuló en redes sociales un video en el que presuntos integrantes de Los Lobos con el rostro cubierto se atribuían el magnicidio y acusaban a Villavicencio de “no cumplir su promesa”, en alusión a la imputación calumniosa de un supuesto financiamiento de su campaña.

Asiduos detractores de Villavicencio difundieron el material. Cuentas asociadas al correísmo -como el portal Ecuador Inmediato- compartieron la información y amplificaron su alcance en redes sociales. 

El portal La Posta también lo publicó sin confirmar su autenticidad, por lo que cuando fue desmentido, borraron su trino. A nivel internacional, el portal RT en español, de origen ruso, también contribuyó a su masiva propagación.

El propio expresidente Correa fue de los primeros en vanagloriarse del falso descubrimiento.

“¿Cómo la inteligencia del Estado CIEC -o como se llame ahora- no puede detectar una reunión tan grande de delincuentes, y con armas largas? Destrozaron TODO el sistema de seguridad por odio, ineptitud y corrupción”, pronunció.

Sobre el origen del video, el exprefecto de Guayas, Jimmy Jairala, aseguró que correspondía a una grabación presentada hace varios años en México y que el audio fue superpuesto con edición. El portal Ecuador Chequea intentó realizar el fact checking de la información, pero lo declaró inverificable.

Poco después, otro video se difundió en redes sociales en el que un grupo de hombres vestidos de blanco y con el rostro descubierto desmentían el anterior pronunciamiento y aseguraban que ellos eran Los Lobos. 

“Nosotros no nos tapamos la cara, nadie habla por nosotros y sí cumplimos por la paz. Aclaramos y rechazamos el asesinato del candidato a la presidencia, el señor Fernando Villavicencio, y dejamos en claro que nosotros jamás hemos asesinado a personas del gobierno o civiles”, anunciaron.

“Y aclaramos que el video que circula en redes sociales, con un grupo de personas con sus caras tapadas, con rifles de asalto, haciéndose pasar como miembros de nuestra organización eso es totalmente falso”. 

Aseguraron que las personas que hablaron en corifeo de su agrupación no pertenecían a Los Lobos, e incluso instaron a las autoridades a investigar el hecho.

Los comentarios en redes sociales sugerían que fue esta estratagema mediática para distraer la opinión pública y perjudicar la imagen de Fernando Villavicencio. 

Información del teléfono de Villavicencio en manos del FBI 

Es sorprendente la cantidad de narrativas construidas por algunos sectores de la clase política ecuatoriana para distraer del verdadero objetivo de la investigación. ¿Quiénes son los autores intelectuales de este crimen? ¿Quiénes pagaron por este magnicidio? 

A los pocos días del asesinato de Villavicencio, su teléfono se había convertido en un botín político. Incluso se ofrecía, por debajo de la mesa, una recompensa económica por este artefacto que tendría información tanto personal como periodística del excandidato presidencial. 

Dentro de la ética periodística las fuentes son lo más preciado, cuidar la integridad de quienes se arriesgan para compartir información sobre corrupción estatal e incluso vinculaciones con grupos de delincuencia organizada se vuelve primordial, más aún luego de esta horrible tragedia.

En medio de la mayor reserva y sigilo de la información, esta se filtraba desde la Fiscalía a través de actores como Ricardo Vanegas que tejían cortinas de humo sobre el teléfono de Fernando Villavicencio. 

Carlos Figueroa contesta con una pregunta: ¿Quién está pidiendo el teléfono de Villavicencio y cuáles serían sus intereses? No están buscando a los asesinos sino las fuentes y quienes daban información.  

Al respecto Verónica Sarauz, confirmó que el teléfono de Villavicencio fue entregado al FBI para el resguardo de información sensible y los respectivos análisis forenses. 

“Para la tranquilidad de todo el mundo, ya se encuentra en manos del FBI. El tema del teléfono de Fernando ya se acabó. Ahora todo está en manos del FBI”, aseveró. 

Sobre los avances en la explotación del equipo, Sarauz sugirió que el procedimiento se llevará a cabo en EE.UU. “y lo que se tenga que enviar a la Fiscalía de Ecuador que sea parte del proceso les harán llegar y todo lo demás que tenía Fernando en su teléfono, pues la justicia americana es ahora la que se encargará de hacer su trabajo”.

Sarauz aclaró a Periodismo de Investigación, en una posterior llamada telefónica, que la información entregada al FBI corresponde a un respaldo íntegro de su contenido, “El teléfono es sólo el envase, el recipiente, lo que importa es la información”. Todo esto se realizó, según dijo, por la desconfianza en las instituciones nacionales.

 

Lee aquí la primera parte de este especial

¿La patria o la mafia? (Primera Parte)