Etiqueta: Villavicencio

Screenshot_20220616-195956_WhatsAppBusiness.jpg
Redacción Periodismo de Investigación16 junio, 20228min1225
Como parte de una estrategia correista de silenciar a quienes develan la corrupción se han realizado campañas sucias con poderosos troll centers para desviar la atención de la responsabilidad de Aleaga y Aguiñaga en los últimos casos de corrupción. Entre esas enmarañadas acciones se encuentra el ataque contra el asambleísta Fernando Villavicencio y las redes de nuestro portal Periodismo de Investigación.

PETROECUADOR1-1024x683.png
Redacción Periodismo de Investigación7 marzo, 202127min4877
Las demandas penales y las órdenes de prisión fueron los principales dispositivos del correísmo para neutralizar investigaciones sobre corrupción y silenciar a la sociedad crítica. Esos hechos de persecución vuelven a ser noticia luego de que Raymond Kohut, vicepresidente de la transnacional Gunvor se declaró culpable en una corte del estado de Nueva York por sobornar a funcionarios de Petroecuador con 22 millones de dólares para obtener contratos. Fernando Villavicencio denunció la corrupción en la intermediación petrolera en Petroecuador y la respuesta de la estatal fue una demanda, que luego la propia contraloría general del Estado se encargó de declararla ilegal. Vale recordar esta historia que el correísmo y morenismo trataron de guardar en su estado de propaganda.

portada243-1024x683.jpg
Redacción Periodismo de Investigación6 enero, 202117min13522
Este medio accedió a uno de los informes reservados que la Secretaría Nacional de Inteligencia (SENAIN) elaboró sobre las actividades de Fernando Villavicencio Valencia, entre 2015 y 2016. Se trata de un informe que confirma la veracidad de las investigaciones publicadas por el periodista y evidencia con claridad la capacidad de seguimiento que tenía la Senain contra los ciudadanos. Expresiones como “miembro de CIA”, “opositor”, “ataques al presidente”, son lugares comunes utilizados por los agentes en el documento. Abuso de poder, violación a la intimidad, poca inteligencia y el gasto de mucho dinero público en el seguimiento son otras conclusiones a las que llegamos.