FLAR REVELA ALTO RIESGO EN NUEVOS CRÉDITOS PARA ECUADOR

Ecuador se desangra por la deuda. Una herencia nefasta del correísmo de la que el actual Gobierno no encuentra la fórmula para pisar el freno a raya.

Ecuador se desangra por la deuda. Una herencia nefasta del correísmo de la que el actual Gobierno no encuentra la fórmula para pisar el freno a raya. El Flar, uno de los pocos prestamistas que quedan, dejó en evidencia que las cifras oficiales presentadas por el país no responden a la realidad. Ecuador es un deudor de alto riesgo y, una vez más, Petroecuador apareció como la boya de salvación.

FLAR REVELA ALTO RIESGO EN NUEVOS CRÉDITOS PARA ECUADOR

Lasoga del ahorcado. No hay otra explicación para definir la operación financiera impulsada por el gobierno actual con el Fondo Latinoamericano de Reservas (Flar). Al borde de la asfixia económica generada entre otras razones por el enorme gasto público y la gigantesca deuda externa e interna (USD 70.000 millones) que dejó de herencia Rafael Correa, el entonces Ministro de Finanzas, Carlos De La Torre, gestionó un nuevo crédito internacional por USD 637,8 millones, el cual solo podía ser aprobado si Ecuador emitía una garantía de USD 350 millones, debido al enorme riesgo de pago que experimenta el país.

Semanas atrás se conoció que el Fondo Latinoamericano de Reservas (Flar) anunció la aprobación en primera instancia, de un crédito para Ecuador por USD 637,8 millones de dólares, con un plazo de tres años y uno de gracia para el pago del capital. La entidad destacó que, con el crédito, buscaba contribuir a la estabilidad macroeconómica y a la integración comercial y financiera de América Latina.

El Flar es un organismo multilateral regional que apoya a sus países miembros, otorgando créditos y mejorando las condiciones de inversión de las reservas internacionales. En la actualidad cuenta con la membresía de Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela.

En noviembre de 2017, José Darío Uribe, presidente Ejecutivo del Flar, ratificó al entonces ministro de Finanzas, Carlos De La Torre y a la gerente del Banco Central del Ecuador (BCE), Verónica Ártola, la decisión del organismo de aprobar a favor del gobierno de Ecuador, un crédito de apoyo a la balanza de pagos. En la misiva, Uribe recuerda que la línea de crédito fue aprobada por el Directorio del Flar, pese a que “el riesgo de la operación de préstamo era alto”.

Pero, en el mismo oficio, de fecha 15 de noviembre de 2017, el Presidente Ejecutivo del Flar protesta ante Ecuador por una distorsión en las cifras económicas. Señala que, en la proforma presupuestaria de 2018, se ha presentado información distinta a la incluida como soporte para la aprobación del crédito.

En particular, se destaca que en la proforma el gasto total del gobierno central aumenta en 1,8 puntos porcentuales, en relación con el PIB (Producto Interno Bruto), principalmente por un incremento en salarios y bienes y servicios. Con base a lo anterior, el Flar considera que la nueva realidad “aumenta el riesgo de no pago del crédito”, razón por la cual exige al gobierno de Ecuador emita una protección financiera por USD 350 millones de dólares, con activos de alta liquidez, para mitigar el incremento del riesgo.

La desesperación por dinero fresco, hizo volver nuevamente los ojos a la “caja fuerte” del Estado, a Petroecuador. Así, la “protección financiera” requerida por el Flar para garantizar el crédito de USD 637,8 millones de dólares, al parecer se encontró en una nueva preventa petrolera con la empresa Petrotailandia, por USD 400 millones de dólares, llámese línea de crédito, pagada con petróleo, como parte del contrato del año 2015, suscrito entre Petroecuador y PTT para la provisión de 116 millones de barriles de petróleo.

En un oficio suscrito por el gerente de Petroecuador, Carlos Tejada, dirigido al ministro de Finanzas Carlos De La Torre, informa que el 17 de enero de 2018, la Gerencia de Comercio Internacional de Petroecuador, emitió la factura 001–2018 por USD 400 millones. Además, comunica que el Banco Central del Ecuador, con fecha 22 de enero de 2018, notificó mediante correo electrónico la recepción de la referida cantidad en la cuenta del Flar, la cual tiene como ordenante a Sumitomo Mitsui Corporation, en representación de Petrotailandia (PTT).

El 23 de enero de 2018, María Cecilia Benítez, subgerente Financiera de Petroecuador, comunica haber recibido la notificación del BCE, de una transferencia de USD 400 millones, del ordenante Sumitomo Mitsui Corporation, a la cuenta del Banco Central del Ecuador (BCE) en el Flar.

Fuentes de Petroecuador consultadas por Focus, sostienen que la factura remitida al Flar, tenía como objetivo cubrir el requerimiento de “protección financiera” y reducir el riesgo del Ecuador a nivel internacional. Sin embargo, ninguna autoridad financiera se ha pronunciado al respecto. Tampoco Petroecuador ha explicado la operación con los USD 400 millones transferidos a la cuenta del Flar. De acuerdo con el contrato de preventa, esos recursos deben ir al Ministerio de Finanzas. Es más, nuestras fuentes aseguran que la operación financiera fracasó debido al alto riesgo en que se encuentra Ecuador.

La referida operación fue ejecutada por un equipo negociador del Ministerio de Finanzas, conformado por William Vásconez, Daniel Falconí y Juan Hidalgo, quienes trabajaron una semana en la ciudad de Bogotá en representación de Carlos De La Torre. Por parte de Petroecuador, quien lideró la negociación fue María Cecilia Benítez. El referido grupo de profesionales acompaña actualmente a la flamante ministra de Finanzas, María Elsa Viteri. Entre otros logros de ese grupo de profesionales, consta la gestión del crédito obtenido de Goldman Sachs por USD 500 millones de dólares, a cambio de la entrega del oro físico de la reserva ecuatoriana.

Analistas consultados, señalan que en la operación financiera, las autoridades de Ecuador, engañaron al Flar con la información que sirvió de base para el crédito; además, de que se evidencia un incremento en el gasto corriente en 1,8% del PIB. También se presentan observaciones al hecho de entregar una garantía en efectivo para un crédito que tiene costo financiero, es decir, existe doble costo. Algo novedoso es la aparición de Sumitomo Mitsui Corporation, relacionada con PTT. En el fondo, sostienen, no solo que se continúa con la política de Rafael Correa, de endeudamiento garantizado con petróleo, que tanto cuestiona el actual gobierno, sino que se profundiza en un esquema altamente perjudicial para el país.

Esta investigación fue escrita por Redacción La Fuente y publicada en Focus el 23 de marzo de 2018.
Compartir esto:
Cerrar
La Fuente © Copyright 2018. Todos los derechos reservados.
Cerrar