El Sucre antes de Alex Saab: así nacieron las exportaciones ficticias



El Sucre antes de Alex Saab: así nacieron las exportaciones ficticias

Redacción Periodismo de Investigación21 febrero, 202215min8324
Redacción Periodismo de Investigación21 febrero, 202215min8324
portada sucre
Piedad Córdoba Ruiz, arribó a Quito a las 11 de la noche del 14 de enero de 2007, horas antes de la posesión de Rafael Correa como flamante presidente del Ecuador. Córdoba ya era una protagonista del Partido Liberal de Colombia e influía en las altas esferas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC.
El encuentro perfecto:Piedad Córdoba, Jaime Sánchez Yánez, Rafael Correa y el embajador venozolano Oscar Navas Tortolero; fue la simiente del SUCRE el mismo día de la posesión de Correa en enero de 2007

Su encuentro con el nuevo presidente fue de gran empatía y no era para menos, compartían aliados y coincidían en pensamientos; en su reunión no faltó Jaime Sánchez Yánez, el hombre de extrema confianza del presidente Hugo Chávez, nombrado asesor de Rafael Correa. Desde entonces construyeron una larga y sólida relación que solo ha tambaleado por las contundentes pruebas de sus participaciones en la trama de corrupción de Alex Saab y las exportaciones ficticias de Ecuador a Venezuela.

José Serrano junto a su asesor Jaime Sánchez ingresan a la sala de vídeos del ministerio del Interior. Serrano siempre conoció de primera mano las acciones de Sánchez

En los encuentros de la posesión presidencial también coincidió el embajador venezolano  Oscar Navas Tortolero que para esa fecha ya había definido un agresivo plan que buscaba consolidar inversiones de varías compañías venezolanas en el país como Seguros Constitución y Pespesca. La posesión de Correa no fue una coincidencia, fue el inicio de un esquema de corrupción que se perfeccionó en tres años de ejercicio del poder.

La posesión del nuevo régimen fue un cóctel perfecto que marcó la llegada de los empresarios boliburgueses que firmaron acuerdos de cooperación y consolidaron con el tiempo el uso del Sistema Único de Compensación Regional; antes de la llegada de Fondo Global de Construcciones, al menos una decena de empresarios lograron levantar la estructura que permitió las exportaciones ficticias por 2600 millones de dólares. Esta es la historia.

Para 2007 el empresario Ricardo Fernández Barrueco era una de las estrellas de los negocios de la revolución chavista. Tenía 270 compañías y se lo llamaba el «zar de Mercal». A diferencia de Alex Saab, que sí era industrial, Ricardo Fernández Barrueco era un aparcacoches del Hotel Hilton de Caracas que se hizo millonario con la llegada de Chávez al poder.

Fernández Barrueco fue el principal proveedor de Mercal, el primer programa de alimentos subsidiados del chavismo. Sus empresas se asentaron en Venezuela, Panamá, Estados Unidos, Curazao, España, Ecuador y Guatemala.

Fernández Barreuco aterrizó en Manta en marzo de 2007 para constituir una empresa llamada Pespesca, con capital de 800 dólares, pero en los siguientes dos años el capital creció como la espuma y a 2009 sumaba 7 millones de dólares. Pespesca es dueña de una planta procesadora de atún, que se encuentra en el kilómetro 1,5 de la vía Montecristi, en Manabí.

Un nuevo informe que el asambleísta Fernando Villavicencio prepara para ser entregado a las autoridades de Ecuador, Colombia y Estados Unidos, establece que Pespesca se impuso el objetivo comercial de procesar 250 toneladas diarias de atún; para ello debió invertir 30 millones de dólares en dos etapas: la exportación de lomos de atún precocido y empacados al vacío y una segunda etapa para atún en lata, en pauch y en vidrio.

La procesadora fue uno de los engranajes de una corporación mas grande que estaba asentada en Panamá: el grupo FEXTUN, que tenía 17 barcos atuneros y la concesión para operar los  Astilleros Braswell.

Miguel Quintero (atrás y en recuadro) en un visita de Raúl Reyes, al palacio de Miraflores en Caracas; aparece junto al entonces vicepresidente José Vicente Rangel

La inteligencia ecuatoriana en 2007 ya había relacionado a Fernández Barrueco con otro venezolano: Miguel “el gordo” Quintero como uno de sus testaferros. El gordo Quintero, cercano a Chávez, mantuvo estrechas relaciones con los líderes de las Farc, sobre todo con Raúl Reyes, el guerrillero mas influyente en la política ecuatoriana.

Quintero se le considera el hombre que entregó las computadoras portátiles alos jefes de la guerrilla y quien organizó el complot de falta de papel para los periódicos venezolanos, armó los sistemas de propaganda chavista y  acoso a opositores, activistas y periodistas en Venezuela.

A fines de 2009, con 44 años de edad, Fernández Barrueco fue detenido en Venezuela por orden del mismo Chávez por una serie de cargos, que incluían apropiación de fondos y problemas de liquidez en los cuatro bancos en los que fue accionista mayoritario: Bolívar, Canarias, Confederado y Banpro.

El 10 de enero de 2010 Pespesca inició sus actividades de exportación con un primer negocio récord: $1.997.300.  En la actualidad la Superintendencia de Compañías mantiene información al 2020 sobre Pespesca y establece como accionistas a las empresas Singleton y Soter de Panamá.

Empreven

La promoción del intercambio comercial vía importaciones y exportaciones entre Ecuador y Venezuela y el uso del Sistema Unitario de Compensación Regional de Pagos trajo en agosto de 2009 al Ecuador a Alejandro Uzcátegui Paoli,  presidente de Empresarios por Venezuela, Empreven.

Uzcategui,en su afán de concretar negocios por millones, promovió la creación de Emprevenecu S.A, una empresa con amplio objeto social porque podía producir salchichas, confeccionar cobijas, diseñar muebles  y exportar todo lo humanamente posible.

Para lograr un camino expedito en los negocios buscó a Antonio Mora Witt, hermano de Galo Mora Witt, secretario particular del Presidente Correa, presidente de Alianza PAIS y entonces esposo de la que era canciller, María Fernanda Espinosa, para que sea accionista y gerente de Empreven.

Con esa gran palanca, una amplia delegación de empresarios visitó el Palacio de Carondelet y prometieron hacer grandes negocios. Asistieron Alejandro Uzcátegui y los accionistas de Emprevenecu, Alfredo MoraWitt, su hijo político Juan Carlos León Vinueza, mas la presidenta de esa organización para Latinoamérica, Gabriela Zúñiga, que es hija de Luis Zúñiga Burneo, que pocos meses después sería gerente del Fondo Global de Construcciones de Alex Saab y Álvaro Pulido ¿Coincidencia?

A ese encuentro también asistió una delegación de la Corporación Andina de Comercio Gran SimónBolívar, dirigida por el peruano Pedro Fajardo Campos y que tenía como representante empresarial en Ecuador a Luis Aníbal Zúñiga Burneo, que pocos meses después asumió como gerente del Fondo Global de Construcciones ¿Coincidencia?

La quiebra de los bancos venezolanos, propiedad de Fernández Barrueco en 2009, mas su inmediata detención provocaron que en diciembre de ese año Uzcátegui sea relacionado como ejecutivo de esos bancos. Entonces la Interpol emitió difusión roja en su contra y aunque evitó una captura internacional, estuvo requerido por la justicia chavista hasta 2018, cuando regresó a Venezuela a enfrentar los cargos.

Uzcátegui además fue acusado penalmente en República Dominicana, junto a Omar Farías Luces, de Seguros Constitución, una empresa que aún tiene negocios en Ecuador y que ha sido investigada por lavado de activos. Empreven entró en liquidación en 2016 con nuevos accionistas, que según datos del Servicio de Aduanas, también realizaron exportaciones a través del Sucre.

Esta fue la línea de promoción y consolidación del sistema SUCRE, de izquierda a derecha sobresalen el peruano Pedro Fajardo, Gabriela Zúñiga, Galo Mora junto al boliburgués Alejandro Uzcátegui;  aparece también Juan Carlos León y Antonio Mora Witt, cabeza de operaciones de Empreven Ecuador.

Uzcátegui junto al peruano Pedro Fajardo, que también tenía  la representación de Empreven y la Corporación Andina de Comercio, en su constante cabildeo condecoró al presidente de la Asamblea Nacional Fernando Cordero. Fajardo no dejó de ser invitado por Rafael Correa a las largas jornadas de jaranas en el Palacio de Carondelet.

En las primeras ruedas de negocios que promovieron entre Ecuador y Venezuela para el uso del Sucre,  sobresale una de marzo de 2012 celebrada en el Eurobuilding de Caracas. Luego del encuentro la empresa anunció que había logrado un éxito de 550 millones de dólares en cartas de intención de compra por medio del Sistema Unitario de Compensación Regional de Pagos.

En el evento estuvieron Luis Aníbal Zúñiga Burneo y su hija María Gabriela Zúñiga Orbe, pero también la esposa de Jorge Glas Espinel, Cinthia Diaz Aveiga. Para ese momento Glas era ministro de los sectores estratégicos y el segundo hombre mas poderoso del país, que ajustaba sobornos con Odebrecht, las empresas chinas y ya había sido escogido por Correa como su binomio a la reelección presidencial. En otras palabas, después de Rafael solo estaba Jorge Glas

Su esposa Cinthia Diaz fue la representante de la empresa Sumesa, que buscaba usar el Sucre como mecanismo de negocios; en la cita según información de prensa se aseguró y publicitó 500 millones de dólares en exportaciones, Cinthia Diaz no era una simple  promotora, ni cualquier  ejecutiva sentada en un stand que intentaba vender fideos en una feria cualquiera.

El nombre de Cinthia Diaz Aveiga ha pasado desapercibido en la trama de la exportaciones ficticias, esta foto se tomó en Caracas, en marzo de 2012, promoviendo exportaciones en el marco del SUCRE

14 exportaciones entre junio de 2013 y octubre de 2015 de Sumesa a Venezuela. En ese período de tiempo exportó 55,8 toneladas de pasta de sémola,  por $6.301.101,59.Su cliente fue Corporación La Casa, una sociedad anónima adscrita al Ministerio de Alimentación de Venezuela.

A continuación una línea de tiempo que muestra todo el entramado de las exportaciones ficticias y el sistema SUCRE desde sus inicios.