Paren el ingreso a La Clementina

Paren el ingreso a La Clementina

Christian Zurita R9 septiembre, 20216min2825
Christian Zurita R9 septiembre, 20216min2825
LA CLEMENTINA
La paciencia de los miles de trabajadores de La Clementina en la provincia de Los Ríos se acabó y el pasado 10 de Agosto forzaron la paralización la hacienda más grande del país.

El objetivo: quebrar el poder y buscar la salida definitiva de Miguel Macías Ulloa, un turbio empresario que controla ese predio a través de un manto societario que ha sido denunciado continuamente por la prensa.

Foto:  Prensa EC

Es de público conocimiento que la Cooperativa de Producción y Comercialización La Clementina  (COOPROCLEM) y los 1714 socios, además jornaleros de la hacienda, son los dueños de La Clementina, pero toda la producción, administración y comercialización del banano que allí se produce está en manos de la empresa rusa Koval Managment, de Macías Ulloa.

Hoy jueves 9 de septiembre se cumplen 31 días de paralización y Macías, desesperado, trazó un plan para retomar el control de La Clementina. Convenció por unos pocos dólares al actual presidente de la cooperativa, Miguel Ángel Torres Cedeño y le ordenó interponer una acción de protección en contra del resto de la directiva de COOPROCLEM.

Acudió el 30 agosto a un juzgado de lo civil del cantón Ventanas y le solicitó al juez José Morocho Coello, el desalojo de los otros 30 directivos que forzaron la paralización.

La acción de protección fue favorable para Miguel Ángel Torres que además de presidente de COOPROCLEM es empacador de banano en la hacienda.

Con la sentencia favorable Macías Ulloa buscó al correísta Omar Juez, empresario bananero de fuerte influencia en Los Ríos, y juntos convencieron a la gobernadora, Génesis Blum Baquedano, para que actúe y obligue el desalojo de los socios de la cooperativa.

Esos miembros de la cooperativa viven en La Clementina, son dueños de la misma y conviven con al menos 100 familias ¿Sacarlos de su hogar y sustento de vida? La policía ya había emitido el 22 de agosto una apreciación de inteligencia y refirió que intervenir en la hacienda requiere de al menos 1000 policías: “de considerarse una intervención se deberá contar con un número estimado de 1000  servidores policiales de las diferentes unidades Dinapen, UMO; y logística apropiada que permitan neutralizar la amenaza, ante el nivel de violencia con la que los trabajadores podrían reaccionar por la lucha de sus intereses laborales, se prevé se sumen familiares de los manifestantes e inclusive habitantes de la parroquia” (sic).

Además, La policía también identificó grupos de motorizados y encapuchados con armas que recorren los ingresos de la hacienda y recomendó al GOE neutralizar las amenazas de motorizados armados en caso de intervenir.

La misma apreciación de inteligencia de la policía identifica con claridad el problema: “La directiva de la cooperativa no es aceptada por la mayoría de trabajadores de la hacienda, por las diversas irregularidades que mantienen con Koval Managment, de capitales rusos y que está conformada por Miguel Macías Ulloa, Miguel Ángel Torres Cedeño, Carlos Marcelo Sánchez Medina, Alcívar Napoleón Monar Guamán, Agustín Enrique Andino Campos”.

Las influencias de Macías Ulloa, junto a Omar Juez  -que se toma el nombre del presidente Lasso para favorecer sus intereses- están por concretarse.  La Policía Nacional entiende que, de intervenir, las acciones no serán pacíficas y pese a ello la comandante general de Policía, Tanya Valera, dio la orden de intervenir en favor de los impostores.

La comandante general, que conoce el entorno de la cuenca del Guayas parece haber tomado partido por los corruptos.

Este mismo día, jueves 9 de septiembre, debe celebrarse una mesa técnica para pulir el plan de ingreso a la Clementina.  Participarán la Intendencia de Los Ríos, la subzona 12 de la Policía Nacional, el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, la rama de Fuerzas Especiales No.12 Cenepa, el Cuerpo de Bomberos.

Pero los trabajadores saben que es hoy o nunca, creen que es el momento para dejar el yugo de Macías Ulloa aunque las autoridades nacionales y provinciales, hagan la vista gorda.

Deben detener el ingreso por la fuerza y por justicia abrir el camino a que sus dueños encaminen sus destinos.