Mayra Salazar y Lasso Saavedra provocan un tsunami narcopolítico con sus testimonios anticipados



Mayra Salazar y Lasso Saavedra provocan un tsunami narcopolítico con sus testimonios anticipados

Redacción La Fuente - Periodismo de Investigación 30 marzo, 202433min1399
Redacción La Fuente - Periodismo de Investigación 30 marzo, 202433min1399
Diseño sin título (29)
Mayra Salazar y Marcelo Lasso Saavedra fueron muy cercanos al capo Leandro Norero. La primera habría sido compañera sentimental del capo -asesinado en la cárcel en octubre del 2022- y el segundo, compañero de pabellón y su hombre de confianza. Ahora ambos causaron un tsunami político este 28 de marzo, al entregar sus testimonios anticipados en los casos Metástasis y Purga.

Mayra Salazar, haciendo gala de su habilidad de comunicación “vomitó sin pena” todo lo que sabía, dando ‘santo y seña’, refiriéndose a personajes involucrados ya conocidos en la trama de corrupción del manejo de la justicia a través de la narcopolítica, pero también aportando nuevos datos sorprendentes.

Lo hizo durante hora y media, lapso en el cual nombró a los corruptos: políticos, jueces, talentos de televisión, operadores de narcos… Ella llegó a la Corte de Justicia, a través de un operativo de seguridad, para resguardar su integridad.

Precisamente, el testimonio de Salazar era el que más expectativa generaba, toda vez que, según la información encontrada en su celular y los 15 dispositivos móviles de Leandro Norero, la exfuncionaria judicial intercedía con jueces “suicidas” a favor de la impunidad del capo y de los miembros de la estructura criminal bajo el liderazgo de Pablo Muentes, socialcristiano procesado en el caso Purga.

El país conoció con estupor las conversaciones de Salazar en las cuales se evidencia su cercana relación con la élite narcopolítica. Ahora, supuestamente arrepentida, confesó:

“Pequé de pensamientos, de deseos, pero nunca pequé de acción. Soy ser humano y me equivoqué, pero no me quiero quedar en el error”, continuó con la voz entrecortada.

Mayra Salazar, durante su testimonio anticipado, le da la razón a Fernando Villavicencio al confirmar que Pablo Muentes es, efectivamente, un traficante de tierras con grandes extensiones en Durán, adquiridas de manera ilegal.

«Será la tarea de la Fiscalía investigar con el equipo más cercano de Villavicencio y determinar si Villavicencio estaba al tanto únicamente del incidente denunciado por Erick Ramírez, o si tenía conocimiento de otro caso de tráfico de tierras de Pablo Muentes. Quizás en ese punto encontraremos la razón detrás de lo que le sucedió a Villavicencio», comentó.

Salazar agregó: «Si algo me llegara a ocurrir, la única persona responsable sería Pablo Muentes Alarcón». También afirmó que ha sido blanco de al menos cinco atentados.  La antigua relacionista pública contó que el último de ellos ocurrió un dia antes del testimonio anticipado, cuando recibió una alerta de bomba en el centro de reclusión donde permanece arrestada desde el pasado 13 de diciembre.

Lasso Saavedra habla de Correa y el ex presidente le reta al polígrafo

El primero en rendir testimonio fue Marcelo Lasso Saavedra, amigo y compañero de pabellón de Leandro Norero. Lasso Saavedra estuvo entre mayo y octubre de 2022, según relató, en el pabellón transitorio en el Centro de Privación de Libertad de Cotopaxi, en la celda uno, por tráfico de armas. Ahí pudo atestiguar visitas y video llamadas que recibía Norero. Por ejemplo durante la pacificación se comunicaba por Threema con líderes de bandas. Fito, Ronny Aleaga, Willy, Salcedo, Pipo, Choco, JR, Jordán, aseguró.

También relató que pudo conocer cómo El Patrón, tuvo al menos dos contactos con el ex presidente, ahora prófugo, Rafael Correa. El objetivo de las comunicaciones era conversar sobre una posible libertad del ex vicepresidente, ahora escondido en la Embajada de México, Jorge Glas. La fiscal Diana Salazar le interrogó sobre cómo supo que se trataba de Rafael Correa, y el testigo aseguró que él mismo lo vio a través de la videollamada.

El seudónimo del exmandatario en la aplicación Threema era “RC”, las mismas siglas con las que se lo identifica en diversos pasajes de los chats del capo con su red criminal. Además, Norero se refería a él como “Mashi”.

Correa reaccionó al poco tiempo a través de su cuenta de X (antes Twitter) al testimonio de Lasso Saavedra. “¿Nos ponemos frente a un detector de mentiras?”, desafió.

Los primeros y últimos días de Norero en Latacunga

Lasso Saavedra refirió cómo fueron los primeros y últimos días de Norero. Aseguró que cuando el capo llegó a la cárcel, él le cedió su celda a Norero y que esa misma noche llegaron colchones ortopédicos y comida. Asimismo, contó que William Acurio y José Ignacio Arévalo le pidieron que “cualquier cosa les avise”, debido a que Lasso Saavedra iba a ser el nexo entre ellos y Norero.

Explicó que la segunda semana en prisión, Norero recibió la visita de Claudia Garzón, quien fungía como delegada de la Pacificación de las Cárceles. En ese contexto, ingresaron a la celda de “El Patrón” para mandarle videos a Pablo Ramírez para agradecerle por no trasladarlo a los complejos carcelarios de Guayaquil.

Ella, explicó Lasso Saavedra, fue el vínculo con Pipo, Fito JR, Willy y Choclo. Luego de esto, se dio la visita del coronel Karolys, de inteligencia. Entró a la celda 1 y 2 y revisó las gavetas. Se fue poco después porque Norero llamó a Acurio.

Para evitar contratiempos, Norero se comunicó con Claudia Garzón para que le solicitara a Ramírez que no ingresara más, puesto que ingresaría su armamento al área de transitoria.

Ramírez aceptó, con la condición de que Norero deposite $200.000 para el SNAI pero que se los entregue en Guayaquil para que no quede registro. Quien se encargó de esta negociación fue Christian Romero, abogado de Norero.

Explicó, también, que entre agosto y septiembre «se movió mucho la pacificación» y que Norero conversó, frecuentemente, con Xavier Jordán y con el exasambleísta procesado, Ronny Aleaga, quien además tiene contacto con Carlos Manuel Macías Saverio, alias «El Diablo», líder máximo de los Latin Kings.

El difunto capo, asimismo, conversó con Fito, Junior y Choclo, cabecillas de Los Choneros y los Tiguerones, respectivamente. En ese marco, Choclo manifestó su desinterés de que su estructura se acoja a cualquier tregua.

Luego de eso, Lasso Saavedra contó que empezaron los primeros roces, sin embargo, la última semana de septiembre, Norero organizó, con todo pagado, uan fiesta dentro de la cárcel. El capo compró chanchos y almorzó junto a los tres directores del CPL de Cotopaxi.

Ya el lunes 3 de octubre, a las 10h00, según el relato del hombre de confianza de Norero, alias Zeus le avisó al capo que alias Brazudo lo buscaba para que resuelva un incidente con un muerto en el pabellón de máxima seguridad. Norero acudió al llamado con su equipo de seguridad e inmediatamente sonaron varias detonaciones.

El exconvicto, además, explicó que Norero cayó en la emboscada debido a que creyó que Brazudo «le copiaba». Brazudo se ganó la confianza del narco, según Lasso Saavedra, luego de haberle pedido que interceda por él con Pipo para evitar que lo baje de rango en la estructura de Los Lobos.

Luego de escuchar los tiros en el filtro de máxima seguridad, Lasso Saavedra explicó que escondió los teléfonos de Norero en la celda 2 de transitoria y ayudó a escapar a Israel Norero y Maribel Zambrano Tigua, los hermanos de su amigo asesinado.

Lasso Saavedra reveló también que, a través de Pablo Ramírez, tenían contacto con Mauricio Romero Naranjo, encargado de las cámaras de seguridad, quien “nos llamaba cada vez que iba a haber requisa”.

Respecto al pago de sobornos, Lasso Saavedra indicó que todo era recaudado en la cuenta de la guía penitenciaria, Pilar Guaita.

En lo que refiere a Claudia Garzón, ex comisionada de pacificación también procesada en el caso Metástasis, el testigo aseguró que “tenía moral flexible”. Además, contó que Garzón y Norero tenían una relación amorosa y se reunían en su celda para “visitas íntimas”. También contó que el capo le compró un departamento en Bogotá, otro en Cartagena y un vehículo nuevo para la hija de Garzón.

El testigo también contó que los abogados Kevin Prendes y Christian Romero entraban a la cárcel haciéndose pasar por su defensa. Romero, además, habló con el exjuez, Emerson Curipallo, para sacar a Madrid y Cuyuyuy, dos miembros de la banda de Los Lobos, a cambio de $240.000.

Cuando Gloria Trevi le pidió a Salazar conocer una cárcel

Mayra Salazar habló de todo en su testimonio. Al referirse a su primer contacto con el sistema penitenciario, Salazar recordó que el 13 de octubre de 2017, organizó un concierto al que fueron invitadas las artistas Alejandra Guzmán y Gloria Trevi. Esta última habría solicitado ingresar a un centro penitenciario femenino. Ella hizo la diligencia en el CRS femenino de Guayas, pero se lo negaron.

En ese momento, indicó la exfuncionaria judicial, constató las necesidades de las personas privadas de libertad, por lo cual, supuestamente, quiso cambiar su situación a través de talleres, brigadas médicas y otras actividades.

En el marco de estos supuestos programas de ayuda social, Salazar conoció a Samara Rivera, esposa de Jorge Luis Zambrano, alias “JL”, cabecilla de Los Choneros asesinado el 28 de diciembre de 2020 al interior de un patio de comidas del Mall del Pacífico.

“Desde ese momento tengo amistad con Samara hasta mi detención”, precisó. Salazar, además, reflexionó que desde que conoció a Rivera “su vida tomó otro rumbo”. La esposa del difunto narco fue quien le presentó a Xavier Novillo Arana, alias “Novi”, abogado de Leandro Norero con quien también tiene amistad.

Mayra Salazar conoce a Norero

Jorge Luis Zambrano González, alias Rasquiña, fue líder de la banda delictiva Los Choneros desde 2007 hasta su asesinato en 2020

Dentro de sus conversaciones con Novi, el abogado le contó algunas cosas; por ejemplo, el exjuez José Tamayo Arana, su tío, fue quien le concedió la libertad a Rasquiña.

El abogado Novillo Arana, además, defendió a los trabajadores de Fabián Gilmar Campuzano, procesados por temas de drogas. Asimismo contó que Novi tiene amistad con la fiscal provincial Yanina Villagómez, a la que se refería como “su mamá”. Villagómez fue recientemente vinculada a la instrucción fiscal del caso Metástasis.

Antes de que Salazar ingresara a la Corte de Guayas, Novillo le contó que tenía un operador en la Corte de Guayas al que denominaban “Barón Chiquito”, el cual sería Eduardo Lascano Holmes, funcionario de la Corte de Guayas en la sala penal, contratado por Fabiola Gallardo para manejar el agendamiento de la sala. Novillo, según contó Salazar, le sugirió que se acerque a Lascano para decirle que era su amigo.

Salazar también contó que el modo de operar de varios jueces en Guayas consistía en contratar al hijo de la jueza Carmen Vásquez para que asumiera la defensa de los procesados y la magistrada se excuse de las causas. Esto costaba $5.000 y fue una estrategia que Novi y Norero trataron de implementar.

En 2021, la procesada finalmente conoció a Norero. Novi la citó para reunirse y presentarle un cliente que necesitaba contratar sus servicios en comunicación para la empresa NL TecniCentro Car Wash, local comercial de propiedad de “El Patrón”.

Allí, mantuvieron una reunión con los administradores de dicho negocio, entre ellos el también procesado de nacionalidad colombiana, Juan Pablo Jaramillo, e Israel Norero, hermano del difunto capo.

“Conozco a Norero y tuve una relación de amistad desde octubre de 2021 hasta mayo de 2022”, señaló.

Desde que conoció a Norero, el narco le pidió que la comunicación se hiciera mediante Threema, aplicación de mensajería con cifrado que no vincula un número celular, sino a un código único. El usuario de Salazar era “así es mejor”. El costo mensual de la aplicación era de $5 dólares.

Contactos con Daniel Salcedo alias Bello y los talentos de TV

Una vez que Norero es detenido, Daniel Salcedo -a quien Salazar conocía desde 2013- le pidió que le transmitiera al narco que él podría recibirlo en la Cárcel 4 de Quito. Norero rechazó la invitación de Salcedo porque en ese momento el exvicepresidente, Jorge Glas, también estaba recluido en ese centro de privación y no quería que lo vincularan.

En vista de la insistencia de Salcedo, el capo accedió a comunicarse con él. Salazar, tal como se evidencia en los chats, concretó la comunicación entre ambos. El seudónimo de Salcedo era “Bello”.

Salazar reiteró que Norero tenía “una buena relación con Pablo Ramírez”, exdirector del SNAI que concedió una serie de privilegios al capo a cambio de ingentes cantidades de dinero. Eso le permitía al narco ingresar toda clase de objetos prohibidos.

Sin embargo, la procesada por delincuencia organizada enfatizó que nunca ingresó a ver a Norero a ningún centro de privación de libertad. A este respecto, precisó que no existe prueba documental, ni a su nombre ni a nombre de su fundación.

Además, Salazar contó que María Fernanda Pincay, modelo de programas y concursos, le presentó el 4 de febrero de 2021 a Gilmar Campuzano, su pareja, en su cumpleaños celebrado en la ciudadela Los Rosales, en altas horas de la noche.

Salazar, de igual manera, reveló la identidad de alias “CC”, quien sería pieza clave para el tráfico de drogas. Se trata de Carlos Perea, colombiano esposo de Yulesi Coca, modelo, chica reality y cantante a quien Salazar conoció por su actividad profesional.

Ellos eran dueños de la discoteca “Living Club” en la Garzota. Ese local sufrió dos atentados. Héctor Vanegas es su abogado y el padrino de la hija de ambos.

Para recordar un poco más sobre Daniel Salcedo:

Daniel Salcedo y sus millonarios negocios

Carolina Jaume entregó una agenda con contactos de Xavier Jordán

Salazar contó que el 19 de diciembre de 2022 ayudó a una amiga suya, que fue privada de libertad, para que la mantengan en el área administrativa mientras su situación jurídica se solucionaba. Esta persona, según dijo, es la actriz y presentadora Carolina Jaume. “Me agradeció al salir. Me dijo que temía por su vida”, indicó

Además, Salazar contó que Jaume le entregó la agenda que, el pasado 16 de febrero, su defensa facilitó a la Fiscalía para que ingrese en cadena de custodia y se someta su contenido a las pericias correspondientes. En sus páginas estarían descritos todos los nexos del prófugo Xavier Jordán con sus operadores en el sistema de justicia.

En lo que concierne a su fugaz paso por la función judicial, Salazar enfatizó que su contratación “no se da como Fabiola Gallardo dice”. Ella afirmaba que su currículo se encontraba en el banco de elegibles. “Yo manejé la campaña de Fabiola Gallardo a la presidencia de la Corte”, contó.

En febrero de 2022 el juez Johan Marfetán, también procesado en calidad de autor en el caso Purga, la contactó para una reunión en la presidencia de la Corte de Guayas, en el piso 9.

Ahí se especificó que contratarían sus servicios para la Corte Provincial. Seguidamente, Marfetán “armó una reunión con Pablo Muentes Alarcón” en el que era su “centro de operaciones”, ubicado en la urbanización de lujo Isla Mocolí Golf Club. “En esta reunión se me dejaron claro dos cosas: debía convertirme en la mano derecha de Fabiola Gallardo y todo se reportaba a Pablo Muentes”, acotó.

“Yo trabajé para la presidencia, recibiendo una remuneración de $2.500 en efectivo (pagados) en la casa de Muentes”.

Salazar precisó que trabajó desde febrero de 2022 hasta octubre de 2023. En esa fecha recién se le otorgó el contrato hasta diciembre de 2023. “Fui funcionaria judicial dos meses”, aclaró.

En noviembre le extendieron su nombramiento, por pedido de Muentes a Wilman Terán Carrillo, expresidente de la Judicatura procesado en el caso Metástasis, a través de su asesor Fabricio Herrera.

En este punto, Salazar refirió que Pablo Muentes manejaba la mayoría de la Judicatura conformada por los ex vocales Xavier Muñoz, Maribel Barreno y el propio Wilman Terán, todos procesados por obstrucción a la justicia, tráfico de influencias y delincuencia organizada respectivamente.

“Los vocales recibían apoyo político de Pablo Muentes y del PSC, y estos le daban cuotas en el Consejo de la Judicatura”.

Salazar, incluso, aseguró que todos ellos se reunían con Muentes en su casa y que Muñoz vivía en la misma urbanización.

Cómo se jugó chueco al Banco del Pacífico

En la Corte, el juez Marfetán se convirtió en la mano derecha de Muentes. Mientras la procesada trabajó en la función judicial, intervino en un caso por orden de Marfetán, Muentes y Gallardo.

El antecedente de ello es el habeas data en contra del Banco de Pacífico El entonces juez Reinaldo Cevallos Cercado acogió el pedido de Muentes y ordenó que el Banco asiente en sus registros contables que el socialcristiano ya pagó la deuda de su crédito de aproximadamente $300.000. Las notas de pago, no obstante, eran falsificadas. Aun así, Cevallos ordenó que se paguen $4 millones por los daños ocasionados a Muentes y su esposa, Mónica Alvarado.

Tomado de redes sociales

Esta decisión fue apelada por el Banco y subió a la Sala Penal de la Corte de Guayas, integrada por los jueces Guillermo Valarezo, Johan Marfetán y José Poveda. Rechazan el recurso. En compensación a lo que Cevallos hizo, Muentes ordenó que lo promovieron a juez de Sala penal de la corte de Guayas.

Se lo hizo, según Salazar, con un concurso manipulado por Fabiola Gallardo, quien entonces era presidente de la Corte de Guayas y fungía como directora encargada del Consejo de la Judicatura.

Para garantizar que la apelación recayera en el tribunal solicitado, se encargaba a Salazar y a Susana Batallas, coordinadora del edificio de la Corte de Guayas, que “descifren la frecuencia del sistema de sorteos”.

La Directora Provincial de Control Disciplinario, Mercedes Villarreal Vera, ordenaba el archivo de los sumarios administrativos contra los jueces miembros de la estructura criminal, mientras que disponía el traslado administrativo a otras salas para aquellos magistrados que no cooperaban con el grupo de Muentes.

Villarreal Vega iba a ser vinculada al caso Purga, pero salió del país con destino a Europa poco antes de los allanamientos del 4 de marzo.

Eso ocurrió para conformar el tribunal de apelación con el que ratificó la sentencia contra el Banco del Pacífico en el proceso civil por nulidad y falsedad. El juez Alberto Lino Tumbaco -también procesado en el caso Purga- fue trasladado de la sala mercantil a la sala de lo civil, mientras que el juez Manuel Torres, por negarse colaborar con las pretensiones de Muentes, fue enviado a la sala de la familia y niñez.

Lino Tumbaco, no obstante, no tenía mayor conocimiento de materia civil, por lo que le solicitó a Muentes que le pase la sentencia hecha. Así, el fallo fue elaborado por Tatiana Villafuerte Moreno, exasesora parlamentaria de Muentes en la Comisión de Fiscalización. A cambio de esto, Alberto Lino Tumbaco pidió un trabajo para su hijo.

Los abogados de Muentes, Rafael Oyarte y Ismael Quintana, quienes actuaban en el caso Banco del Pacífico y quienes habían defendido a capa y espada a su cliente incluso tras haber sido detenido por el caso Purga, renunciaron este 28 de marzo a seguir siendo su defensa técnica.

El troll center de Muentes y sus contratos de limpieza

Otra de las tareas asignadas a Mayra Salazar fue crear y comprar cuentas de la red social X (antes Twitter) que servían para la defensa de Muentes y descalificar a personas como Ricardo Noboa, abogado del Banco del Pacífico, María Josefa Coronel, exdirectora de Consejo de la Judicatura en Guayas, y al periodista Guillermo Lizarzaburo.

Asimismo, Salazar difundió, pocas horas después del asesinato de Fernando Villavicencio, el video en el que la banda de Los Lobos se atribuyen el crimen del excandidato presidencial asesinado el 9 de agosto de 2023 a la salida de mitin político.

En relación con los contratos del socialcristiano con el Municipio de Guayaquil y la Judicatura de Guayas, Salazar contó que estaban vigentes desde la administración de Jaime Nebot, líder del PSC y amigo de Muentes, pero que en la alcaldía de Cinthya Viteri esos valores se duplicaron.

“Me contó que era beneficiario de los contratos de limpieza a través de asociaciones vinculadas a él”. Los contratos eran por concepto de servicios de limpieza para la dependencias de Guayaquil y superaban $1.4 millones.

Durante el periodo en que María Josefa Coronel fue directora de la Judicatura en Guayas, Muentes ya no pudo mantener este esquema mafioso en la Judicatura de Guayas. “Por eso tienen sus diferencias”, explicó.

Muentes, asimismo, tenía interés en el negocio de tierras en la zona industrial de Durán. Salazar citó el caso de Eric Ramírez, que se hizo público por Fernando Villavicencio y el medio digital Guayaquil News.

Según explicó, Mayra Salazar, Muentes enviaba a su gente a sacar información en el Registro de la Propiedad y, seguidamente, generaba un acto de compra y venta en una Notaria a favor de su primo y testaferro, Fausto Alarcón Gómez.

Muentes conseguía adjudicaciones de varios terrenos ante el Ministerio de Agricultura a favor de sus testaferros para revenderlo a sus familiares.

La Fuente – Periodismo de Investigación publicó una amplia investigación sobre el modus operandi de la familia Muentes para el tráfico de tierras y despojo sistemático de propiedades en Durán.

Tráfico de tierras y testaferrismo: ¿Cómo se armó el lucrativo negocio de Los Muentes?

En estos lotes fraccionados y habitados por asociaciones campesinas, explicó Salazar, Muentes llegaba con “200 delincuentes” a maltratar a niños y mujeres para desalojarlos de sus terrenos.