Diario británico asegura que el principal operador de la mafia albanesa es un Latin King 
La primera investigación de Daily Mail reveló cómo la mafia del pequeño país balcánico ha tomado el control de las rutas de contrabando transatlántico para inundar ciudades como Brighton. 



Diario británico asegura que el principal operador de la mafia albanesa es un Latin King 

Dayli Mail / Reino Unido23 marzo, 202334min25558
Dayli Mail / Reino Unido23 marzo, 202334min25558
Captura de pantalla 2023-03-23 a la(s) 9.51.03 a.m.
El diario Daily Mail del Reino Unido publicó el pasado domingo 19 de marzo un amplio reportaje sobre el tráfico de cocaína desde Ecuador a Europa. El rotativo puso en el centro de la noticia las acciones del líder ecuatoriano Carlos alias “el diablo”, principa, operador de la mafía albanesa, que se encarga de transportar cocaína por los puertos públicos y privados de la provincia del Guayas. 

La publicación de Daily Mail asegura que el diablo es un líder latin King; información de la policía ecuatoriana dice que se trata de Carlos Manuel M, que posee denuncias por asesinato, narcotráfico y tenencia ilegal de armas. Por estos dos últimos delitos fue sentenciado en 2014 a dos condenas, de 1 año y la otra por 18 meses.

Según la policía, Macías sería el responsable de administrar el 30% de la zona centro y sur de Durán.

En este cantón de la provincia del Guayas, existe una disputa territorial con los Chone Killers por la venta de drogas. Según la Policía, dirige tres de los doce pabellones de la Penitenciaría del Litoral, controla los pabellones 1, 4 y 11 dentro de la cárcel.

Está libre desde 2016

Traducción https://www.dailymail.co.uk/news/article-11878527/If-fail-kill-Face-face-Ecuadorian-gang-kingpin-Carlos-Devils-sidekick.html?ito=amp_twitter_share-top

“Si fallas, te matan”: Junior compañero del capo de la pandilla ecuatoriana “Carlos el Diablo” le explica al “Daily Mail” sobre los temidos narcos albaneses – mientras nuestra investigación expone su imperio global de cocaína estilado de sangre.  

Su gorra de béisbol puesta de atrás para delante, intentando esconder sus ojos que estaban llenos de sospecha hostil. Miró a su alrededor en búsqueda de cámaras, mirando nerviosamente a la izquierda, a la derecha y luego por encima de sus hombros. De repente, el alto de estatura treintañero señaló hacia una esquina del restaurante junto a una ventana.

Nos sentamos. Primero tuve que confirmar que entendía las reglas básicas. Bajo ninguna circunstancia debe ser identificado y no deben publicarse fotografías de él sin su permiso. Hacerlo resultaría en una muerte casi segura, explicó.

¿Y si rompo mi palabra? Mi propia vida también estaría en perjuicio, de eso pronto me di cuenta.

La cuestión era comprensible. Sentado frente a mí en un popular restaurante turístico en el puerto de Guayaquil en Ecuador -puerta de entrada a las playas del Pacífico y las Islas Galápagos, pero también una de las ciudades más peligrosas del mundo- estuvo un miembro de una pandilla callejera que trabajaba con albaneses “narcos” para suministrar cocaína ilegal a Europa Occidental.

El es un hombre que dice que a los 14 años le enseñaron a matar como parte de una salvaje ceremonia de inserción pandillera. 

Este video muestra al mafioso albanés Ergys Dashi siendo asesinado en un restaurante en Ecuador por un hombre que llevaba un ramo de rosas. Narcos albaneses han operado en Ecuador desde hace más de diez años. 

El editor asociado al “Daily Mail”, Stephen Wright, conoce a un miembro de la notoria pandilla Latín Kings y al líder de la pandilla, Carlos “El Diablo”. Carlos le cuenta a Wright sobre los narcos albaneses y sus métodos de operación en el documental exclusivo del Daily Mail.

“Me dieron un arma y me dijeron que saliera a la calle y la usara”, me dijo esto en su español nativo.

“¿Lo hiciste?” Yo pregunté.  

“Sí. Le disparé a alguien, pero no estoy seguro de si murió”, se encogió de hombros mostrando indiferencia. 

Fue consuelo para mí cuando Junior, como lo llamaremos, me informó cortésmente que había decidido no traer su arma hoy.

Junior es un compinche de Carlos “el Diablo”, líder de la notoria banda criminal sudamericana, los Latín Kings.

Carlos » El Diablo» líder de los Latin Kings

Esto lo coloca en el corazón de una empresa empapada de sangre con la mafia albanesa para exportar drogas a través del Canal de Panamá y al norte a través del Atlántico a centros de distribución en Bélgica, los Países Bajos y España.

Nunca antes un mafioso ecuatoriano había faltado al código de silencio de la mafia para describir cómo operan las bandas del crimen organizado albanesas.

Nunca antes en mi carrera periodística para el Daily Mail, en la que me he enfrentado a numerosos asesinos, me he encontrado cara a cara con un hombre tan peligroso en un lugar donde la vida es tan barata. 

Hoy, en la Parte II de la investigación especial del Daily Mail -con un documental adjunto, “Narcos albaneses”: balas, derramamiento de sangre y Gran Bretaña en Daily Mail- detallamos cómo la llamada mafia balcánica se ha establecido en Ecuador.

Exponemos cómo los “capos” albaneses y sus secuaces controlan todos los aspectos del comercio hasta el destino final- el mercado de cocaína de 2.000 millones de libras esterlinas insertado prácticamente en todas las principales ciudades y áreas suburbanas de Gran Bretaña. 

Los miembros de la fraternidad criminal albanesa comenzaron a llegar a Ecuador hace unos diez años, poco después de que el presidente de izquierda Rafael Correa decidiera que los extranjeros podían permanecer syeis meses en territorio ecuatoriano sin visa.

En efecto, estaba abriendo las puertas a los narcos albaneses, traficantes de drogas, para quienes era una oportunidad demasiado atractiva como para rechazarla.

Este país empobrecido tiene como vecinos dos puntos calientes de producción de cocaína: Colombia al norte y Perú al sur. Tiene fronteras abiertas, una costa de más de 1,300 millas, el soborno y la corrupción abundan- particularmente en el sistema judicial y el ejército. Además, hay un acceso facilitado a las armas y una abundante oferta de asesinos dispuestos, algunos, increíblemente, tan jóvenes como de 12 años.

Los albaneses capos de la droga se hacen pasar por empresarios e inversores legítimos, utilizando identidades falsas. Alquilan casas en urbanizaciones de prestigio, y pasan su tiempo de ocio en el gimnasio y en restaurantes y hoteles caros. Muchos se han colocado en Guayaquil, que, según la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos de los Estados Unidos, es uno de los principales “centros logísticos de la cocaína que va a Europa y al resto del mundo”.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, que supervisa el tráfico de cocaína entre América del Sur y Europa, confirma que “las cadenas de suministro, antes dominadas por unos pocos grupos delictivos organizados, están cambiando» por el dominio de “las organizaciones de los Balcanes que ahora están cada vez más involucradas en el tráfico y suministro”. 

Con los hombros encorvados en su camiseta extragrande, Junior se inclinó hacia adelante y comenzó a susurrar apresuradamente: “Los Latín Kings en Guayaquil trafican drogas que se origina en Colombia y Bolivia. La cocaína va en contenedores desde Ecuador a Europa y Reino Unido.

El encargado de trabajar con los albaneses es “Carlos El Diablo”. A las personas que trabajan en los muelles se les paga para ayudar a las bandas criminales. Hay trabajadores corruptos en muelles privados llamado “Contecon”.

Los encargados de cerrar y abrir los contenedores son susceptibles de caer en sobornos, al igual que el personal de seguridad a cargo de las cámaras. El precio [de la cocaína] es de 28.000 dólares por kilo. A veces van hasta 300 kilos en un contenedor, lo que implica grandes cantidades de monetarias. 

El intermediario que aseguró la entrevista con Junior me dijo que está tratando de distanciarse de la vida pandillera. Pero a medida que pasaban los minutos, comencé a dudar de esto: aquí había un hombre inmerso en la cultura de pandillas asesinas y de gatillo fácil y las recompensas monetarias que puede ofrecer.

Junior continuó con urgencia: “Carlos trabaja con albaneses que viven en Guayaquil. A veces se encuentran en el Centro Comercial del Sol y otros centros comerciales.  Ellos están a cargo de la mercancía y el valor de la cantidad [de cocaína] que se va a exportar. Los albaneses dan adelantos del dinero de los envíos de drogas; la suma siempre es exactamente la mitad.

A los albaneses no les gusta que los saluden cuando no están en asuntos de negocio, agregó. “En una ocasión, un albanés me dijo: Si alguna vez me ves fuera de esta reunión, no me conoces, ni siquiera me mires”. Al parecer Junior puede dar fe de su eficiencia despiadada.

Una vez que finaliza el negocio con un albanés, no vuelves a saber de él hasta la próxima transacción. De ahí viene el dicho “Si fallas, te matan”.

Según los funcionarios de aduanas de Ecuador, que trabajan en estrecha colaboración con los organismos encargados de hacer cumplir la ley del Reino Unido, manifiestan que existen cuatro métodos principales utilizados por los traficantes en los puertos.

Incluyen administrar una empresa fantasma, es una opción popular entre los albaneses, que ellos mismos constituyen o a la vez pueden comprar un negocio existente para ocultar la cocaína antes de exportar. 

Otra técnica es la maniobra “desarrancar/arrancar”. Los traficantes de drogas abren contenedores de exportaciones legítimas, ocultan su carga ilícita en su interior y luego usan sellos aduaneros clonados para ocultar su trabajo. Una vez que los contenedores llegan a Europa, la cocaína es retirada por otras bandas.

Alternativamente, los traficantes ocultarán las drogas en las cavidades de los buques portacontenedores o amarrarán los paquetes a los cascos de planeo de los barcos estacionados en los puertos.

La mayoría de los contenedores que salen de Guayaquil llegan a Amberes en Bélgica o a Róterdam en los Países Bajos, donde al parecer se ofrece al personal grandes sumas de dinero para hacer la vista gorda.

Desde allí, se cree que la cocaína ingresa al Reino Unido a través de puertos como Portsmouth, Tilbury, Harwich, Immingham y Hull.

Florence Angelici, portavoz del Ministerio de Finanzas de Bélgica, le dijo al Daily Mail que las incautaciones de cocaína en Amberes superaron las 100 toneladas a fines de 2022, un nuevo récord. Se encontró tanta droga en el puerto en diciembre del año pasado que algunos funcionarios la llamaron “blanca Navidad” o “White Christmas” en inglés. 

“La producción está aumentando debido a la modificación genética de las plantas de coca en Sudamérica”, añade la Sra. Angelici (Ministra de Finanzas de Bélgica). Añado que “solía ​​haber una sola cosecha de coca al año, mientras que ahora pueden producir dos o tres de la misma planta, por lo que el número de envíos de drogas al exterior ha aumentado como resultado”. 

‘El método principal sigue siendo el ‘rip on/rip off’ es decir, el “desarranque y arranque” en el que los paquetes de cocaína se meten en bolsas de viaje o bolsas que luego se arrojan encima de un envío. Dependen de ser removidos en el otro extremo. Pero los contrabandistas son muy creativos y siempre se les ocurren nuevas ideas – [la cocaína] se puede inyectar en la fruta, esconderla dentro de tablones de madera dura y en las cavidades de los contenedores.

Pueden poner cocaína en cualquier cosa. Lo que sea, lo usan: juguetes sexuales, comida para perros, incluso se estila o empapa en la ropa y se extrae más tarde.

Europa es muy atractiva para los traficantes. El precio que pueden obtener aquí es más alto que en los EE. UU., donde el fentanilo es la droga preferida.

Junior se negó repetidamente a nombrar a los albaneses con los que ha tratado o el ultimato “Mr Big” albanés en Ecuador. ¿Fue el infame Dritan Rexhepi, el llamado “Rey de la Cocaína” que ha sido descrito como el “capo indiscutible” de la mafia albanesa, ¿pregunté?

No se dejaba atraer y observé terror en sus ojos ante la mera mención de Rexhepi, un ex estudiante de derecho que ahora tiene cuarenta y tantos años y ha amasado una fortuna multimillonaria con el tráfico ilegal de drogas.

La primera investigación de Daily Mail reveló cómo la mafia del pequeño país balcánico ha tomado el control de las rutas de contrabando transatlántico para inundar ciudades como Brighton.

De hecho, tal es su notoriedad mundial que se le ha comparado con el narcotraficante mexicano Joaquín Guzmán, “El Chapo”, que alguna vez fue uno de los narcotraficantes más poderosos del mundo. Guzmán ahora cumple cadena perpetua más 30 años adicionales en una prisión de alta seguridad en los Estados Unidos.

Rexhepi, por su parte, condenado a 13 años por narcotráfico en Ecuador, ha sido liberado anticipadamente. Pero decir que está de vuelta en el negocio sería engañoso. Él nunca se detuvo.

Desde su celda en la prisión de Quito, la capital, Rexhepi presuntamente usó un teléfono móvil encriptado para coordinar una “federación del crimen transnacional” de narcotraficantes albaneses conocida como Kompania Bello. 

También se cree que Rexhepi ordenó el asesinato de un hombre inocente después de que una banda rival de narcotraficantes albaneses supuestamente robara millones de libras de cocaína que había llevado de contrabando a Portsmouth en un barco de contenedores lleno de plátanos.

El único “delito” de la víctima- que fue secuestrado y asesinado en Albania- era ser hermano de alguien que supuestamente había traicionado a Rexhepi sobre un envío de drogas.

Ahora, a pesar de que, el cerebro criminal ha desaparecido del radar en Ecuador. También puedo revelar que Rexhepi ha forjado una estrecha relación con una mujer ecuatoriana con la que ha tenido un hijo, lo que le ha permitido solicitar la nacionalidad ecuatoriana. Si tiene éxito, significaría que no puede ser extraditado a Europa, mencionó un jefe de policía.

En Albania ha estado encarcelado durante 25 años en rebeldía por dos asesinatos (incluido el de un policía) y es sospechoso de otros asesinatos. También tiene orden de captura en Italia y Bélgica, y tiene múltiples identidades.

Sus movimientos son de gran interés para la Agencia Nacional del Crimen (National Crime Agency), la versión británica del FBI. La NCA, que tiene agentes en Ecuador monitoreando la amenaza que representan los “narcos albaneses”, sabe mucho sobre Rexhepi. Apareció en la lista de delincuentes extranjeros más buscados de “Scotland Yard” hace diez años cuando se pensaba que se escondía en el Reino Unido y que tiene vínculos con Londres, Bedfordshire y Northamptonshire.

Según Europol, lo que diferenciaba al sindicato de Rexhepi de los demás era la forma en que controlaba toda la cadena de suministro -desde el abastecimiento de cocaína para la exportación hasta la distribución al por mayor y la venta en las calles de ciudades como Brighton, así como revelamos en la Parte 1 de esta investigación de Correo.

Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley de Ecuador, que comparten inteligencia con la NCA, admiten que no están seguros de la ubicación actual del Rey de la Cocaína. Oficialmente, se supone que debe firmar un registro posterior a su liberación dos veces al mes como condición para su libertad, pero varias fuentes dicen que sospechan que alguien más lo está haciendo en su nombre.

Según el jefe antinarcóticos, el General Pablo Ramírez menciona que se investiga a la pareja de Rexhepi que ha estado realizando viajes a la capital colombiana, Bogotá.

“No tenemos ninguna duda de que puede estar realizando o volviendo a realizar actividades ilícitas a través de su pareja”, señalo el General Ramírez.

Lo que es seguro es que nadie que haya monitoreado la carrera de Dritan Rexhepi en la mafia albanesa piensa seriamente que se está volviendo un hombre de bien; y su movimiento al estilo de Ronnie Biggs (criminal inglés) para evitar la extradición al engendrar un hijo con una mujer local demuestra aún más su astucia.

Que pronto pueda ser intocable tiene implicaciones significativas para la batalla de la NCA contra la creciente amenaza de los grupos del crimen organizado (OCG) albaneses en Gran Bretaña.

Fuentes policiales británicas de alto rango creen que los traficantes de personas que traen inmigrantes albaneses a través del Canal están trabajando con bandas de narcotraficantes para proporcionarles soldados de a pie para suministrar cocaína en nuestras calles.

El verano pasado, el Daily Mail informó que los cárteles del crimen albaneses están enviando personas sin antecedentes penales al Reino Unido para unirse a bandas organizadas. Significa que los controles de las llegadas del canal no detectan los enlaces entre ellos y las organizaciones criminales. 

Ecuador es un lugar donde la vida es barata- y en ningún otro lugar más que en Guayaquil. Se dice que la tarifa actual entre las bandas de narcotraficantes por un contrato para matar a un juez es de solo $ 5,000 y los miembros del poder judicial habitualmente reciben ramos de flores funerarios en sus hogares.

Nuestra investigación involucró una reunión dramática con un fiscal estatal que ha sobrevivido a cinco complots de varias mafias de drogas para asesinarlo. Aceptó hablarme sobre los narcos albaneses y se disculpó por tener una reunión a escondidas en el estacionamiento de un lugar supuestamente seguro.

Mencionó que había trabajado en varios casos que involucraban a albaneses y que una vez fue atacado por pandilleros después de capturar tres toneladas de droga. Al final de una reunión de 90 minutos, me mostró una foto de un agujero de bala en su parabrisas como resultado de un intento de asesinato.

Uno de sus principales colegas, Edgar Escobar, fue asesinado a tiros frente a la oficina del fiscal estatal el año pasado.

En el 2014, más de 20 albaneses fueron encarcelados por delincuencia organizada, dijo el fiscal. “A partir de ese caso, sus raíces en Guayaquil fueron desmembradas, pero siguen viniendo clandestinamente y se hacen pasar por empresarios corporativos.

En los casos conocidos por la Fiscalía, la mayoría de los albaneses están relacionados. Son familias, entre cuñados, yernos, suegros, primos, etc. Los albaneses no suelen matar de manera directa, contratan a criminales -asesinos en serie- para que lo hagan. Ellos son los autores intelectuales de los crímenes.

Hace unas semanas, había panfletos anónimos de bandas locales (dejados en la calle y en la Fiscalía) en los que afirmaban que se pagaba $5.000 (USD) por un fiscal o juez muerto, $4.000 por un policía y $2.000 para un soldado.

Los albaneses tienen una guerra en curso en Ecuador por la venta de drogas con los cárteles mexicanos, agregó.

Si un albanés se atreve a enviar a Estados Unidos, que es territorio mexicano, inmediatamente aparece muerto. Lo mismo sucede si un mexicano intenta enviar drogas a Europa. Tienen reglas, que no pueden ser invadidas.

Puede haber dos razones por las que un albanés es asesinado: o el cargamento enviado cae, porque la policía lo captura, o invaden el territorio perteneciente a los mexicanos. 

Los sicarios que aprietan el gatillo suelen tener entre 16 y 25 años, agregó.

En enero de 2022, el mafioso albanés Ergys Dashi fue asesinado en un restaurante por un hombre que llevaba un ramo de rosas. Un video que lo muestra desplomándose en un charco de sangre, rodeado de comensales aterrorizados, se volvió viral en su tierra natal. Un compatriota, Adriatik Tresa, fue ejecutado frente a su cuñada luego de que siete hombres vestidos como policías llegarán a su casa en las afueras de Guayaquil.

Tal es el fondo cubierto de sangre del trabajo de Santiago Niego, subsecretario de lucha contra el crimen del Ministerio del Interior de Ecuador. Él mantiene un estrecho contacto con sus homólogos europeos y británicos para tratar de detener el flujo de drogas desde su país.

No le sorprendió saber por mí que los Latín Kings están trabajando con los albaneses para traficar cocaína.

Las líneas de tráfico de Ecuador al mundo podrían ser muchas, me mencionó. “Los Latín Kings pueden proporcionar logística a varios colíderes al mismo tiempo, no solo a los albaneses. Por ejemplo, podrían tener gente en el puerto, podrían haber reclutado en las autoridades policiales, o tener a alguien que transporte o custodie la droga, o alguien que les dé información sobre las navieras”. 

Junior, el gángster que conocimos en el restaurante turístico, es uno de esos Latín King que brinda apoyo logístico a los albaneses. Dijo que le pagaban entre $100 y $500 (US) por kilo.

“En el primer envío me pagaron $100 por kilo. Gané $4,000. El equipo de contrabando estaba formado por 20 o 25 personas. Dividieron las ganancias entre todos nosotros”. 

Con un ingreso anual promedio en Ecuador de solo $ 5,000, esto es mucho dinero. Y si Junior falla en una misión de drogas para los narcos albaneses y paga el precio final, habrá muchos otros antisociales listos para ocupar su lugar y continuar alimentando la epidemia de drogas de Gran Bretaña desde lejos.