El falso crowdfunding de Andrés Arauz

El falso crowdfunding de Andrés Arauz

Redacción Periodismo de Investigación20 marzo, 202120min370
Redacción Periodismo de Investigación20 marzo, 202120min370
Nuevamente el financiamiento de la campaña electoral es el talón de Aquiles del correísmo. Sentenciados por el uso de dinero sucio en la presidencial de 2013 por el caso Sobornos (Arroz Verde), se esperaba que Unión por la Esperanza (UNES) aprenda la lección y constituya un sistema legal y transparente de donaciones para financiar al binomio Arauz-Rabascall. Su plan de crowdfunding, a través del cual aseguran haber recibido un millón de dólares de sus simpatizantes en la primera vuelta, resultó no solo un engaño, sino un mecanismo rudimentario de cooptación de depósitos no claros y posiblemente una fachada para ocultar el origen del dinero.

Las irregularidades están marcadas como instructivo en la propia página web de Andrés Arauz, desde allí se invita a sus simpatizantes a donar recursos para su campaña a través del financiamiento colectivo o crowdfunding.

Hacer vaca entre todos”, dice la página de Andrés Arauz https://andresarauz.ec/campana_union_por_la_esperanza/ pero en realidad ese sistema de fondeo está muy lejos de cumplir con requisitos legales.

Pese a ello Arauz y Rabascall se han mostrado orgullosos del éxito de su plan de financiamiento y han expresado en varios medios que recibieron donaciones por un millón de dólares ¡Todo un récord!

El crowdfunding correísta fue anunciado por el candidato presidencial Andrés Arauz, en sus redes sociales en diciembre de 2020. Arauz lo posicionó como un mecanismo de financiamiento ciudadano para intentar desestimar las acusaciones de un supuesto aporte de $80 mil por parte del grupo terrorista, ejército de liberación nacional. El candidato del correísmo en varios medios de comunicación insistió en que su crowdfunding apelaba a la solidaridad con aportes de $15 dólares por persona. Así, uno a uno sumaron el primer millón de dólares.

El 14 de diciembre de 2020, UNES abrió el RUC 179310533501 a nombre de Verónica Gallardo Aguirre. Posteriormente se apertura la cuenta corriente 11003002123 en el Banco de Desarrollo de los Pueblos (CODESARROLLO). Esta cuenta es la que figura como receptora de los recursos del crowdfunding y es la misma reportada ante el CNE. La responsable del manejo económico, Verónica Gallardo, fue viceministra de Finanzas durante la gestión de Patricio Rivera, asesor del gobierno de Nicolás Maduro.

Se entiende como crowdfunding el financiamiento colectivo de proyectos o causas a través de plataformas de internet. A nivel internacional hay varias para ese tipo de actividades y en todas partes existe una legislación clara de aplicación para evitar que la información privada, de los aportantes, se haga pública. Pero sobre todo para certificar que los fondos que se entregan o transfieren no provienen de actividades ilícitas como el lavado de dinero o que acaben convirtiendo al propio crowdfunding en un mecanismo de lavado.

Estos principios no se cumplen en el mal llamado crowdfunding de Unión por la Esperanza.

En Ecuador el crowdfunding se formalizó con la Ley de Emprendimiento, requiere una plataforma digital y para promover sus fines debe estar aprobada en la Superintendencia de Compañías, incluso bajo regulaciones del Consejo Nacional de Valores.

El sistema de fondeo que UNES llama crowdfunding, no es mas que una pantalla de un supuesto financiamiento ciudadano, para ocultar el origen de los dineros recibidos a través de depósitos en efectivo o transferencias directas a la cuenta del Banco de Desarrollo de los Pueblos, sin que exista de por medio información clara de los depositantes y la procedencia de los recursos.

¿Quiénes son los aportantes de ese primer millón de dólares en la cuenta única de UNES?

Sospechosos depósitos

Al revisar una lista de los 186 depositantes superiores a los 900 dólares y escoger al azar sus nombres para confrontar su capacidad económica saltan las sorpresas.

Carlos Antonio Calderón Lucas, manabita de 56 años, vive en Tosagua, tiene un pequeño taller de tapicería que es la fuente de ingresos de su familia. Su esposa es enfermera y no registra ingresos. Tiene tres hijos de 26, 24 y 18 años. Su última niña se graduó en un colegio a distancia fuera de su provincia.

Ellos son parte de la lista de principales aportantes a la campaña del binomio Andrés Arauz y Carlos Rabascall. Cada uno de los integrantes de la familia, aportó mil dólares en efectivo, cinco mil en total, según las cuentas que esa organización política presentó ante el Consejo Nacional Electoral, como justificativos de ingresos de la primera vuelta.

En una primera consulta sobre los aportes de la familia Calderón a la campaña de Arauz, su respuesta fue que no había aportado, que era una familia pobre, incluso Calderón aseguró que ese momento no contaba con su cédula para corroborar si se trataba de él.

Luego de dos días consultamos nuevamente al señor Calderón, pero ahora cambió su versión, dijo que hizo una colecta para que su esposa, que es profesional (enfermera), acceda a un trabajo futuro:

Por acá si queremos trabajar nos piden seis mil por un cargo así que con un grupo de profesionales recolectamos eso y depositamos por ventanilla en la cooperativa Coodesarrollo, ¿cuál es el problema?”, dijo.

En la lista de aportantes encontramos la donación de Nilo Farfán, de 74 años y otros familiares, todos de Portoviejo. Los aportantes no poseen registro alguno de pago de impuestos en el portal del Servicio de Rentas Internas, desde 2012; dos personas de la tercera edad y dos jóvenes de 24 y 19 años entregaron $11 mil dólares.

Desde que UNES obtuvo el Registro Único de Contribuyentes para promover su campaña no demoró en abrir en el Banco de Desarrollo de los Pueblos (Codesarrollo) la cuenta corriente No.11003002123, que registra 541 operaciones de depósitos y 265 transferencias, en total 806 transacciones de ingresos económicos a su cuenta.

No existe claridad en la ruta de los depósitos y transferencias de esos recursos a la cuenta única de campaña de UNES.

Xavier Navarro, un empresario de Manabí al que consultamos sobre la entrega de $25 000 a la campaña, aseguró que ese dinero se lo transfirió desde su cuenta en el Banco del Pichincha a otra similar en el mismo banco. En diálogo con PI se comprometió a entregar el formulario en el que justifica la transferencia y la licitud de los recursos, finalmente se negó a entregar el documento.

– ¿No transfirió a la cuenta del banco de Desarrollo de los Pueblos?, se le preguntó.

– “No, fue al banco del Pichincha”, respondió el empresario.

De una muestra de 190 aportantes tomados al azar, 95 son de la provincia de Manabí. En total hemos revisado aportes por 89 mil dólares en efectivo, correspondientes a 89 depósitos de mil dólares cada uno.

En la capital manabita se registra el caso de Alfredo Vergara Chávez, de 31 años, quien mantiene un RUC suspendido, fue denunciado por robo y enfrentó una demanda de alimentos en la que se estableció una pensión de apenas $100, que no ha cumplido en varias ocasiones.

En el registro aparece también como aportante con $1000, Santiago Díaz Asque, jefe de campaña del binomio Arauz-Rabascall. De igual forma, la esposa de Díaz, Helen Pazmiño, figura con un aporte de $1800.

Con $5000 consta el ciudadano Jaime Fernández Ludeña, que registra al menos tres empresas a su nombre, una de ellas, Panampensa S. A, mantiene contratos de servicios petroleros con las estatales Petroecuador y Petroamazonas.

Hasta el cierre de nuestra edición, el binomio Arauz-Rabascall reportó al CNE una cifra de $1.157.502, correspondiente a 839 aportes, entre depósitos en efectivo, donaciones en especie y transferencias directas. Ninguno de estos aportes se ha realizado a través del sistema crowdfunding.

Hay mas casos que pueden calificarse de anómalos en la misma provincia de Manabí, en un mismo día. Por ejemplo: el 29 de diciembre de 2020 Juan José Peña Vera donó $5000, que representa el 25% de sus ingresos. Bessy Intriago Moreira, una jubilada sin perfil financiero entregó $4000. Rubén Cedeño Zambrano, empleado de una entidad pública pagó $5000 cuando sus ingresos anuales totales suman $13200. O Alicia Espinoza Macías que sin perfil financiero le dio a la campaña $5000.

UNES está muy lejos de cumplir los requisitos mínimos de control de los recursos que posee. El falso crowdfunding que promueve es un mecanismo abierto al lavado de dinero y lo saben.

Los depósitos y transferencias de UNES desde su cuenta a varios proveedores, suman un monto superior a los $750 mil y aún queda por justificar $400 mil en gastos de acuerdo con el reporte del CNE.

Ruta de los depósitos

¿Cómo se han dado esas transacciones? Periodismo de Investigación PI realizó dos transferencias a la cuenta 11003002123, reportada en la plataforma del crowdfunding, para comprobar si existe control sobre el origen de sus depósitos y constatamos que no.

El jueves 11 de marzo del 2021, realizamos dos transferencias por un monto de 2 dólares cada una, a través de un banco local a la cuenta 11003002123 del Banco de Desarrollo de los Pueblos S.A. En el video tutorial se pide descargar el formulario de la web, pero al no ser posible, nos comunicamos al número de celular que aparece en la página https://andresarauz.ec/campana_union_por_la_esperanza/ Telf: 0963961656 como contacto referente. Por esta vía nos enviaron el formulario y la dirección donde debíamos dejar los documentos: Av. Shyris N36-120 y Suecia, edificio Allure Park piso 7, Quito.

Nuestro aportante con toda la documentación en mano fue a la oficina señalada para entregar el formulario. Constató que en ese lugar (departamento 7B) funciona la empresa Lokal Consult, donde fue atendido por Rubén Gallardo Aguirre, hermano de la responsable económica de UNES, Verónica Gallardo, que figura como accionista de la empresa.

Rubén Gallardo indicó que no podía recibir los documentos y pidió hacerlo en las oficinas del partido, ubicadas supuestamente en la Shyris y Naciones Unidas, donde no existe ninguna sede de UNES.

El dinero sale como entra

Según los reportes de UNES al CNE, correspondientes a la cuarta quincena de campaña, los egresos del binomio presidencial llegan a $1.151,582. De esa cifra, los gastos vía transferencia bancaria suman $752.896,62, hasta marzo de 2021.

Entre los beneficiarios de los gastos consta la empresa Creaideas, domiciliada en Quito, encargada de publicidad, la cual recibió dos transferencias de $112 mil cada una (total $224.000), desde la cuenta oficial del Banco de Desarrollo de los Pueblos a una cuenta en el banco del Pichincha.

Karen Villamar Murillo, recibió $79.184 en tres transferencias por servicios de publicidad.

Verónica Gallardo Aguirre, no solo figura como responsable económica de UNES, también aparece como proveedora de servicios profesionales, actividades por las que recibió un total de $12.241,92. Entre los aportes realizados por Gallardo constan dos transferencias por un monto total de $7000.

Entre tanto Rubén Gallardo Aguirre, hizo un aporte de $1200, pero recibió $3006 en tres transferencias de $1002 cada una. En el reporte de gastos consta por pago de arriendo.

Codesarrollo, un banco amigo del correísmo

El Banco de Desarrollo de los Pueblos, es familiar para el correísmo. En 2017, el expresidente Rafael Correa Delgado, abrió una cuenta en esa institución, a nombre del Instituto de Pensamiento Político y Económico Eloy Alfaro – IPPE, donde recibió transferencias por $281.000 desde el Banco de Desarrollo de Venezuela – BNDES. Documentos revelados en 2019 confirmaron que Correa y varios de sus coidearios fueron beneficiados con esos recursos económicos, como consta en el cuadro adjunto.