PETROCHINA: LA RUTA DEL DINERO

La Ruta del dinero de Petrochina

No había tal mesa servida. Esa fue la primera alerta de Lenín Moreno, confirmando que su coideario Rafael Correa había ocultado y maquillado las cifras de la colosal deuda pública externa e interna, que según moreno llegaría a 60 mil millones de dólares. Ahora, una segunda clarinada, esta vez de la veeduría conformada por la contraloría, que ratifica y amplía lo señalado: la cifra subiría a 70 mil millones, de acuerdo a León Roldós Aguilera. Y aún se habla en potencial debido a que parte de la información se mantiene en reserva, en especial aquella relativa al financiamiento chino/tailandés garantizado con petróleo. Este, sin duda, es el eslabón más corroído de la cadena de corrupción construida durante la década pasada: haber contratado deuda costosa pagada con petróleo descontado, generando un esquema de enriquecimiento doloso de grupos intermediarios vinculados al correato. Presentamos la primera de tres entregas, que echa luz para identificar el sendero del dinero del petróleo.

PETROCHINA: LA RUTA DEL DINERO

No es lo mismo que compren miles de barriles que centenas de millones de barriles. No es lo mismo que compren una docena de huevos a mil docenas de huevos”, así justificó el ex presidente Rafael Correa la venta masiva de crudo a China durante sus 10 años de Gobierno. Según él, el crudo se vendió a precios inferiores al mercado porque China compraba al por mayor, le aseguraba mercado al Ecuador y permitía acceso al financiamiento. “¿Cuál es el argumento? que Perú compró más barato nuestro propio petróleo de parte de intermediariosentonces perjudicamos al país, ¡por favor! es un concepto fundamental de economía, que si ustedes venden al por mayor…no es el mismo precio, no es el mismo precio vender miles de barriles que centenas de millones de barriles y asegurar un mercado y que para tener seguridad tienen que sacrificar un poquito de rentabilidad”, dijo recientemente. Y mientras él asegura que la venta de crudo al país asiático “le conviene a todo el mundo”, el gobierno de Lenín Moreno intenta renegociar esos contratos para mejorar las condiciones de venta con, al menos, $0,50 centavos de ganancia. Ya lleva diez meses de intento.

Entre julio de 2009 y septiembre de 2016, Petroecuador suscribió 13 contratos para la venta de crudo: ocho fueron adjudicados a Petrochina International, tres a Unipec Asia Co Ltd y dos a Petrotailandia. Con estas negociaciones, se estima que Ecuador comprometió hasta el 2024, cerca de 1.204 millones de barriles y recibió no menos de USD 18.000 millones de dólares, en líneas de crédito, algunas maquilladas como preventas petroleras.

“Damos petróleo y nos dan financiamiento, pero conceptualmente es impecable, somos el ejemplo para América Latina en esta clase de operaciones”, dijo en su momento, el expresidente; sin embargo, la realidad es diferente: el petróleo que tanto necesitaba China no fue a sus refinerías sino a la intermediación. Petroecuador vendió el crudo a precios muy por debajo del mercado (precios que además fueron fijados por las mismas contratistas) y que permitió que el crudo una vez vendido, tuviese “libre destino a opción del comprador”.

Entre 2009 y 2017, el gobierno de Rafael Correa, subvaloró el crudo dirigido al pago de deuda externa, entre 2 y 4 dólares por barril, recursos que fueron a cuentas bancarias de compañías intermediarias y a los bolsillos de operadores privados vinculados al régimen correísta. La cifra aproximada de comisiones a favor de los intermediarios, léase pérdidas para Petroecuador, supera los 2000 millones de dólares, durante el referido período.

En 2009, los ministerios de Finanzas y Coordinador de la Política Económica, advirtieron a Petroecuador que bajo esa condición (libre destino) el crudo entregado a Petrochina podría ser “revendido en el mercado internacional con el objetivo de generar ganancias extraordinarias para la Empresa Petrolera China”. La previsión del Ministerio de Finanzas se hizo realidad en ese mismo año, cuando se conoció que buena parte del crudo ecuatoriano no llegaba a las refinerías de las compradoras, sino que era revendido por intermediarias a Estados Unidos, Perú, Chile, Panamá.

Pese a la advertencia, los ministros de Finanzas, María Elsa Viteri, Coordinador de Política Económica, Diego Borja, y el Asesor Jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, aprobaron la cuestionada operación financiera dispuesta por Rafael Correa, la cual se convertiría en la puerta de entrada el infierno.

Correa, que desde el inicio de su mandato prometió eliminar la intermediación petrolera, reconoció que el crudo ecuatoriano es revendido en otras partes del mundo por China a precios superiores a los adquiridos a Petroecuador: “Perú compró nuestro petróleo más caro, pudimos vender directamente y ganar más, sí, esa vez, la siguiente vez podíamos perder, podíamos no vender nuestro petróleo”, dijo en uno de sus enlaces digitales.

Las intermediarias, ¿Cómo funciona el negocio de la reventa?

Aquí la explicación:

Para trasladar el crudo ecuatoriano a nuevos destinos, las compradoras: Petrochina, Unipec y Petrotailandia, contratan varias intermediarias. Es así que para 2009, en la primera preventa de crudo, Petrochina contrató el servicio de fletamento de buques de Taurus Petroleum Limited, una empresa de origen suizo, que cuatro años antes había sido acusada por la Reserva Federal de Estados Unidos de ofrecer pagos ilícitos para obtener petróleo iraquí y comercializarlo por alimentos en la guerra de Irak.

Un informe (DA3–0015–2012) de 2012, de la Contraloría del Estado confirmó que Petrochina contrató en 2009 a la empresa Taurus Petroleum para levantar el crudo: “En los conocimientos de embarque con cargo a los contratos suscritos con PETROCHINA International Company Limited, se observó que el contrato de fletamento se encuentra garantizado por la empresa TAURUS PETROLEUM LIMITED”dice el informeContraloría señaló en su momento, que en la estatal petrolera no existía “documento alguno que permita identificar los nombres de los accionistas de la misma”. Sospechosamente, el informe fue desvanecido en 2016, a petición de Jorge Glas, por el entonces Contralor Carlos Pólit.

Reciente información entregada por Flopec (Flota Petrolera Ecuatoriana) revisada por Focus confirma que el fletamento de buques para cargar el crudo de Petrochina, Petrotailandia y Unipec, lo realizan navieras vinculadas o contratadas por Taurus Petroleum, Ursa Shipping, Gunvor.

Documentos de “Conocimiento de embarque” de Petroecuador fechados en Balao, Ecuador, en junio de 2013, indican que los cargamentos de crudo eran endosados de Petrochina, por medio del banco BNP Paribas de Suiza, a Taurus Petroleum, cuyo representante en Ecuador era Bayardo Poveda (Bustamante & Bustamante), primo del ex ministro de sectores estratégicos, Rafael Poveda, uno de los encargados de negociar las líneas de crédito con China.

En 2016, los documentos filtrados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ por sus siglas en inglés) del estudio Mossack Fonseca (MF), confirmaron la relación comercial que existía entre Taurus Petroleum y Naparina Corp S.A, la empresa guayaquileña propiedad de Enrique Cadena Marín, conocido como el zar del petróleo. Así lo evidencia la factura de cobro 1509 del 6 septiembre de 2012, emitida por Naparina, a Taurus Petroleum por USD 45,227.04, a razón de “Importes relacionados con las compras de petróleo crudo Oriente y Napo Petroecuador FOB Esmeraldas / Julio y Agosto 2012”. Naparina pidió que el dinero fuese pagado por medio del banco JP Morgan Chase Bank, NA.

Los archivos de MF además confirmaron la presencia de otra empresa en el negocio de la intermediación: CASTOR Petroleum Ltd, contratada por Petrochina en 2007.

Taurus Petroleum, Castor Petroleum, Gunvor S.A., Core Petroleum (que según un informe de Petroperú, entregan el crudo en Perú a nombre de Petrochina, Unipec y Petrotailandia) están vinculadas entre sí y forman parte del grupo Gunvor. Un poderoso consorcio, cuyo accionista principal Gennady Timchemko, aparece relacionado al presidente de Rusia, Vladimir Putin.

De origen suizo y creada en 2008, Castor fue la pieza clave para pagar el dinero de la intermediación. Luego de que el crudo era entregado a Petrochina, éste pasaba a manos de Castor, quien era la encargada de pagar, a manera de comisión, USD 1,00 por cada barril de petróleo a las empresas Eston Trading Limited (Nevada, EE.UU) y Livinstong Financial Corp (Dubai) de propiedad de los ecuatorianos Jaime Baquerizo Escobar y Enrique Cadena Marín. Ambas empresas fueron creadas con dinero de Naparina Corp. Y así lo hizo, Castor les pagó por medio de Waterway Petroleum Ltd (Bahamas), una firma subsidiaria de Gunvor.

Para no levantar sospechas y justificar el pago de un dólar por barril, idearon un esquema de acuerdos comerciales entre ellas: Waterway contrataría a Eston Trading como agente para buscar mercados y comprar crudo o participar en licitaciones de empresa petroleras, a cambio de una comisión de USD 1,00 por cada barril que obtuviese. Eston Trading a su vez debía contratar a Livinstong Financial para que sea su agente, a cambio de una comisión de USD 0,80 por barril. Es así como USD 0,20 fueron a la cuenta Eston Trading Ltd. y USD 0,80 a Livingston Financial Corp.

Relación Waterway y Gunvor

Eston Trading Limited fue creada en 2008, a pedido de Jaime Baquerizo Escobar, por Mossack Fonseca; con el objetivo de dar consultorías y administrar proyectos para el sector petrolero, el documento membretado por MF, señala también que Baquerizo tenía como clientes a Oil Services & Solutions, contratista de Petroecuador y a Justice Company S.A, compañía que también obtuvo contratos con la estatal ecuatoriana y subcontrató a OSS para el servicio de alquiler y mantenimiento de generación eléctrica de la estaciones Campo Sacha y Shushufindi en la Amazonía.Eston Trading era manejada desde una cuenta de ahorros del banco panameño de la vivienda (Banvivienda).

Un documento que detalla el movimiento de la cuenta en el mes de agosto de 2009, muestra lo activa que era la cuenta, por ejemplo: el 6 de agosto recibió un depósito de USD 90.000,00 a nombre de Enrique Cadena; entre los días 13, 14, 18, 19 y 20 de agosto recibió la suma de 8.9 millones de dólares de Waterway Petroleum, mientras que en los días 14 y 20 de agosto se debitaron un total de 5 millones de dólares, cantidad que fue transferida a Livinstong Financial en una cuenta del banco JP Morgan; el 12 de agosto recibió de Naparina USD 119.985,00, ocho días después se debitaron USD 300.000,00 y esa cantidad fue puesta a favor de Naparina. Este medio tuvo acceso a los documentos de la junta de accionistas del 18 y 20 de agosto de 2009 de Eston, donde consta el acuerdo para debitar de esa cuenta las cantidades de USD 100.000,00 y 200.000,00 dólares para acreditarlas a Naparina Corp. S.A por medio del Wachovia Bank, N.A.

El 16 de agosto de 2016, Banvivienda cerró Eston por considerar que la cuenta no tenía los argumentos suficientes para justificar las entradas de dinero.

Una publicación de junio de 2016 de diario El Universo señala que en agosto de 2009 Livinstong Financial recibió 11 millones de dólares sin facturas en una cuenta del banco JP Morgan. El diario señala también la existencia de facturas de cobro emitidas por Naparina a Eston por USD 850.000,00 en las que se indica que el pago se lo haga a Livinstong.

Según los documentos filtrados, la comisión se repartiría entre las empresas OSS de Baquerizo y Naparina de Cadena.

¿Oil Services&Solutions S.A. (OSS), la gran pantalla de Cadena?

OSS fue constituida en 1996, en Samborondón, pero es hasta 2006 cuando aparece el apellido Baquerizo como parte de la empresa. En septiembre de ese año, Néstor Fernández, accionista de OSS, transfirió sus acciones a Juan Andrés Baquerizo y Carlos Viteri Andrade. En junio de 2008, Baquerizo Escobar transfiere USD 50.400,00 en acciones a la offshore panameña Trade Parts Corporations; lo hace también José Alcides Navarrete Mendoza por USD $50.399. Este último figuró en los Papeles de Panamá por ser el representante de Livingston Financial Corp en los acuerdos comerciales con Eston Trading. El nombre de su hermano Jaime aparece tres años después, en abril de 2009, cuando la misma Trade Corporation transfiere acciones a Juan Andrés y Jaime Alberto Baquerizo Escobar y a Carlos Viteri.

En noviembre de 2014, los hermanos Baquerizo adquirieron el 100% de participaciones de la empresa Oil Services & Solutions OSS, a través de escritura pública, Carlos Humberto Viteri Andrade y Valeria Soledad Liciardi Coppa, transfirieron 197.999 acciones ordinarias de 1 dólar cada una, a favor de Jaime Alberto Baquerizo Escobar; y, una acción a nombre de Javier Antonio Baquerizo Zambrano.

OSS y su exitoso camino empresarial

En 2005, la compañía Justice Company Tecnica Industrial S.A, representada por Marcos Viteri, subcontrató en dos ocasiones a Oil Services para el diseño y puesta en funcionamiento de generadores eléctricos para las estaciones campo Sacha y Shushufindi. Por esto recibió USD alrededor de 1,5 millones de dólares. En 2009, junto con la empresa Equipos y Rentas, Equirent S.A. conformó el consorcio Equirent-Oss, con el que se adjudicó un contrato con Hidrolitoral S.A para el “movimiento de tierra, transporte de material y alquiler de equipos y maquinarias para la ejecución de parte de las obras del proyecto Multipropósito Baba” (Odebrecht), por USD 6.7 millones.

Desde 2007 hasta 2016, logró 22 contratos en refinería La Libertad por un total de USD 28.6 millones, mientras que en 2015, en refinería Esmeraldas, obtuvo dos que sumaron USD 30.3 millones. Entre los años 2013 y 2016 firmó cuatro contratos con Ecuador Estratégico para construcción de dos centros de salud en Esmeraldas y en 2010 firmó con la Secretaría Nacional de gestión de riesgos para la reconstrucción del puente de la vía Antonio Sotomayor-Bagatela, en Vinces.

En 2016 Almacenera del Agro la contrató para “construir una estructura de naves logísticas” en un terreno junto a la estación de despacho de Petroecuador Guayaquil. Recibió por estos trabajos USD 3.8 millones. Se calcula que en todas estas negociaciones OSS logró un total de 78 millones de dólares.

Pero el éxito empresarial de la empresa guayaquileña se vio amenazado con las primeras publicaciones, de marzo de 2016, del portal Focus Ecuador. Las publicaciones señalaban que OSS era una empresa privilegiada al haber ganado dos contratos en Petroecuador para el montaje de la planta de sosa gastada y la carga de catalizador fresco, descarga y retiro de catalizador gastado”, sin tener experiencia en este campo. El portal señaló que los Baquerizo eran cercanos a Carlos Pareja Yannuzelli y Álex Bravo, funcionarios de Petroecuador, hoy procesados por corrupción. Y que OSS, junto con los otros oferentes, establecían acuerdos para adjudicarse las contrataciones en Petroecuador.

En junio de ese año, los Papeles de Panamá dejaron al descubierto la secreta relación comercial que mantenían en paraísos fiscales Baquerizo y Bravo: se conoció de la existencia de un contrato firmado en 2014 entre las empresas Arkdale Investments Limited, cuyo beneficiario era Juan Baquerizo Escobar, y Girbra S.A. propiedad de Álex Bravo. El acuerdo señalaba que Arkdale ofrecía servicios petroleros y Girbra sería su agente en Latinoamérica; a cambio, recibiría un pago inicial de USD 600.000,00 y el 10% de comisión por cada negocio que lograse. Después se conoció que Baquerizo, junto con Enrique Cadena, eran parte del negocio de la intermediación petrolera.

Ocho meses después de esas filtraciones, la Fiscalía General del Estado inició un proceso penal por cohecho a 17 personas por corrupción en Petroecuador, -entre ellas Juan y Jaime Baquerizo- pero cuando la jueza Karen Matamoros dispuso, el 21 de octubre de 2016, la orden de prisión para los hermanos Baquerizo y otros siete implicados, ellos ya habían salido del país. No así su primo Javier Baquerizo Zambrano, que fue capturado por la Policía en el aeropuerto de Quito. En febrero de 2017, Javier fue declarado inocente del delito de cohecho y se desconoce el paradero de Juan Andrés.

El miércoles 17 de agosto de 2016, Jaime Baquerizo, quien tenía difusión roja en la Interpol, fue detenido por la policía peruana. El 30 de agosto fue liberado luego de que su expulsión del territorio peruano fuera negada. Según una publicación de diario El Comercio, la Dirección de Asuntos Internacionales de la Fiscalía de Ecuador, dijo en su momento que “no es de interés de las autoridades ecuatorianas solicitar la extradición del ciudadano Baquerizo Escobar, pero sí requieren que la autoridad competente del Perú proceda con su expulsión o deportación”.

¿Por qué Ecuador no pidió la extradición inmediata de Jaime Baquerizo? ¿Por qué la justicia ecuatoriana no investigó a Baquerizo y su papel en la intermediación petrolera?

Baquerizo manejaba las offshore que recibían un dólar por cada barril. Se conoce que ambas empresas fueron creadas con dinero de Enrique Cadena. Baquerizo es el hombre de los negocios petroleros de Cadena. Y ahora está libre.

Compartir esto:
Cerrar
La Fuente © Copyright 2018. Todos los derechos reservados.
Cerrar