Los servicios de Boscán: ¿Blindaje mediático y relacionista público de la mafia?



Los servicios de Boscán: ¿Blindaje mediático y relacionista público de la mafia?

Redacción La Fuente - Periodismo de Investigación24 diciembre, 202323min9770
Redacción La Fuente - Periodismo de Investigación24 diciembre, 202323min9770
7e01ed01-b637-4d72-8681-e18c5e279d60
Ya no es un secreto la cercana relación entre el narcotraficante asesinado en octubre de 2022, Leandro Norero, y su “ñaño”, Andersson Boscán, periodista de La Posta. El hecho ha generado el repudio por parte de la ciudadanía, la comunidad periodística y diversas instituciones dedicadas a precautelar la ética y las buenas prácticas periodísticas, pero además un nuevo elemento da cuenta de que Boscán no solo intimó con la mafia, sino que tanto él como la empresa detrás de La Posta serían artífices del denominado “servicio de blindaje mediático”.

La extorsión de la “boina”

El blindaje mediático es una práctica de la que ya se había acusado a La Posta. Consiste, básicamente, en extorsionar a personajes investigados con la publicación de información que comprometa su nombre. Precisamente, en contra de Boscán existe una denuncia por ese delito que se encuentra en etapa previa en Fiscalía.

El demandante es el ingeniero electrónico, Roberto Bueno Zarria, quien a su vez está acusado de delincuencia organizada junto a Danilo Carrera, cuñado del expresidente Lasso, en el caso Encuentro.

La Fuente – Periodismo de Investigación tuvo acceso al oficio que su defensa remitió, el 16 de noviembre de este año, a la Fiscal General. En su parte pertinente, el abogado del imputado narra que la compañía LEVASCAN CIA LTDA (cuyo nombre comercial es La Posta) emitió una factura por $5.000 unilateralmente, en agosto del 2022.

“Lo que llama la atención, señora Fiscal General del Estado, es que el 09 de agosto del 2022, esta empresa LEVASCAN CIA LTDA, factura de manera unilateral al Ing. ROBERTO BUENO ZARRIA por el valor de USD $ 5.000,00, adicionalmente y de manera paralela, recibe un mensaje vía el aplicativo Signal (desde un número extranjero) donde se le adjunta la factura y se le indica lo siguiente.

‘Ten la factura de protección mediática, debes cancelar dentro de 24 horas y se te facturara todos los meses el mismo valor, mientras desees protección y evitar problemas’”, reza parte del documento.

Detalle de la factura emitida por la compañía LEVASCAN (La Posta) a nombre de Roberto Bueno Zarria

Bueno Zarria, según alega su defensa, contestó al mensaje diciendo que “nunca ha solicitado ningún tipo de soporte o blindaje mediático y que NO va a pagarlo”.

La respuesta del supuesto intermediario no tardó: “Mala decisión, ya vas a ver nuestro poder y lo que te pasa”.

La presunta víctima del chantaje, continúa su defensa, ignoró este inusual episodio hasta que, el 4 de septiembre, fue asaltado a la salida de su trabajo y su celular, en el que estaba guardado el mensaje extorsivo, fue robado.

“Lo que no se dieron cuenta es que la factura emitida y que fue anulada dentro de las siguientes 24 horas, ya está registrada en el sistema del SRI y queda claramente detallada, el emisor LEVASCAN CIA LTDA, la fecha, la hora etc.”, explica la defensa de Bueno Zarria.

La defensa de Bueno Zarria concluye que, en vista de que su cliente no cedió al chantaje de Boscán, cinco meses después La Posta difundió audios mutilados, sacados de contexto y con respuestas forjadas para incriminarlo.

Al final del oficio, se solicita a la Fiscal que brinde el respectivo resguardo policial a Bueno Zarria, toda vez que “se ha demostrado la existencia de una presunta extorsión y se evidencia que existió un interés de LEVASCAN CIA LTDA (que son el medio digital LA POSTA) en perjudicarlo”.

Esta no es la primera vez que Boscán es acusado de extorsión. Los chats del caso Metástasis han revelado que para el 20 de septiembre de 2022, aunque Norero y Boscán mantenían una fluida comunicación, Jordán no confiaba en el periodista de La Posta, por lo que le advirtió a su amigo narco que “se ponga pilas con el de la boina”.

En una conversación entre el capo y su socio, este último le cuenta que conversó con Aldo de Genna, expareja de la correísta Marcela Aguiñaga. Según relata Jordán, Boscán habría intentado chantajear a Lucía Fernández de Genna, ex Miss Ecuador y madre de su amigo, con $100.000 a cambio de no publicar la información que tenía sobre él, Norero y su hijo.

“Este hp de la boina, como es amigo de la mamá, le ha ido a decir que él tiene toda la investigación de tu caso y que estoy metido yo y el hijo. Y que para parar eso necesita $100 mil. Mira a este hp”, explicó indignado Jordán.

Norero respondió que eso era un chantaje y que no debía permitirlo. Incluso, el narco le propuso a Jordán que él podía pagar el monto supuestamente requerido por Boscán.

“Nunca me equivoqué hps. Con cuántos hps no andará con el chantaje”, respondió Jordán.

Su amigo narco trató de tranquilizarlo y le dijo que así es mejor para “que se den cuenta quienes son”. 

Por su parte, Fernando Villavicencio, en entrevista con el medio digital La Posta el 10 de junio de 2022, había revelado que Aldo de Genna era socio de Jordán y que, además, era dueño de la suite 1008 en el exclusivo edificio Quo Luxury en Guayaquil en la que vivía Aguiñaga. 

Además, se supo que era vecina de Daniel Salcedo, actualmente prófugo por el caso Metástasis, y del exgobernador del Guayas, Julio César Quiñonez. Ambos ocupaban las suites 1010 y 1012 respectivamente.

En ese entonces, Aguiñaga, mediante un comunicado público en su cuenta de X (antes Twitter), explicó que el inmueble fue adquirido previa reserva directa de su expareja con la empresa constructora, mediante crédito hipotecario, cuya cuota descontaban de su cuenta bancaria. Asimismo, defendió la “honorabilidad” de su expareja, el socio del prófugo Jordán.

Ahora que los chats de Norero han sido publicados por la Fiscalía y cada día se conocen nuevos detalles que amplían el alcance de la investigación, las declaraciones del Embajador de EEUU, Michael Fitzpatrick, son muy decidoras. 

Los relacionistas públicos de las mafias, que desvían la atención ciudadana y encubren a criminales a cambio de dinero sucio, más temprano que tarde serán identificados. 

Si las acusaciones de extorsión contra Boscán son infundadas, la ciudadanía así lo reconocerá; caso contrario, aunque se quite la boina y “salga del personaje”, será recordado como un vacunador.

Boscán, el “ñaño” de Norero

Las declaraciones del embajador de EE.UU. en Ecuador, Michael Flitzpatrick, el 7 de diciembre de 2023, alertaron a una sociedad todavía indiferente ante la penetración del crimen organizado en las instituciones. 

En su discurso vinculó a nuevos actores relacionados a las economías ilegales: empresas de exportación ficticias, medios de comunicación dedicados a la extorsión y el sistema de justicia que es “la medalla de oro” de los corruptos. 

Pese a la vaguedad de los señalamientos, la sabiduría popular identificó oportunamente a cada uno de los imputados y los chats de Leandro Norero expuestos por la Fiscalía lo corroboraron.

Como no podía ser de otro modo, la Función Judicial conserva su importancia medular en el origen del problema. Algo de decencia se recuperó tras la suspensión del concurso de jueces organizado por Wilman Terán, acusado de obstrucción de la justicia y ahora procesado por pertenecer a una red delincuencia organizada con vínculos con el narcotráfico.

Ahora, la mirada ciudadana se posa sobre la inusual amistad entre Andersson Boscán, fundador del medio digital La Posta y el capo mafioso Norero.

Metástasis expone los chats entre Boscán y Norero

La mañana del 18 de diciembre, la Fiscal Diana Salazar explicó pormenorizadamente en Teleamazonas algunos aspectos del caso Metástasis. Contó, por ejemplo, que Xavier Jordán, prófugo por corrupción hospitalaria, le pidió a Norero que siga a Fernando Villavicencio, excandidato presidencial asesinado el 9 de agosto; esto a raíz de sus investigaciones y denuncias en torno a la polémica foto de “los tetones” en la piscina de Miami. 

Además de Jordán, sumergidos en el agua aparecían Ronny Aleaga, exasambleísta y miembro activo de los Latin Kings al que se le revocó la Visa, y Leonardo Cortázar, presunto operador del sector eléctrico y colaborador de la campaña del binomio Arauz-Rabascall en 2021 y procesado por delincuencia organizada.

Por esta razón, Jordán, según declaró Salazar en una entrevista a CNN, será vinculado a la investigación previa sobre la autoría intelectual del magnicidio de Villavicencio. 

“El caso Metástasis nos da luces de desde cuándo se ordenaron hacer los seguimientos a Fernando Villavicencio. Tenemos evidencia también de las fichas, de los datos de filiación, de las ubicaciones de Fernando Villavicencio que fueron pedidos por parte del ciudadano Xavier Jordán, que va a ser procesado en las próximas horas. Hemos solicitado ya su vinculación al proceso”, contó.

Sin embargo, lo que más asombro causó fue la revelación de una conversación entre Norero y Andersson Boscán, periodista del medio digital La Posta. 

“Hola hermanito”, empieza la conversación Boscán bajo el alias de SNTURDDZ en la aplicación de mensajería encriptada Threema. Norero, su asiduo contertulio, responde: “¿Cómo vamos, hermanito?”.

La relación entre ambos, como se muestra en los chats, era fluida y trascendía el interés profesional del periodista. 

Esto podría deberse a que ambos se conocían desde octubre de 2021, cuando La Posta realizó su especial penitenciario de cuatro entregas denominado “Paz o plomo” y cuyo protagonista era precisamente Norero. 

En ese entonces, el narcotraficante estaba por fuera del radar de las autoridades porque fingió su muerte a causa de covid-19 en 2020, para evadir a la justicia peruana.

Tan buena relación tenían el periodista y su fuente anónima que, según recoge el portal Código Vidrio, ambos concertaron una entrevista en una hacienda a las afueras de Guayaquil. 

En ese diálogo, Norero, sin ser identificado y con la voz distorsionada, despotricó contra los Ministros de Seguridad, la Policía y el sistema judicial.

Andersson Boscán hablando con Leandro Norero en una de las entregas de su especial sobre las cárceles.

Para Martín Pallares, periodista y articulista de Diario Expreso, Boscán cruzó la línea de lo profesional y estableció una peligrosa cercanía con el capo mafioso.

“Él se convirtió en el amigo, incluso consejero y muy probablemente informante -eso no sabemos todavía- sobre operativos de la Fiscalía”, aseguró.

Lo cierto es que Boscán y el narco estrecharon lazos. La conversación entre ambos, que tomó lugar entre el 15 de junio y el 1 de octubre de 2022, así lo demuestra. En los registros publicados en la página oficial de la Fiscalía General del Estado, dos temas son abordados por el periodista y su “hermano”: la supuesta investigación en aduanas y el hábeas corpus de Norero. 

En la mitad de todo, existen intercambios de favores, asesorías jurídicas, consultas sobre la pertinencia del contenido a publicar en La Posta, propuestas para el estrellato en cámara del capo, el lanzamiento de un libro en conjunto, envíos de información de inteligencia e incluso planes para tomarse un café a su salida de la cárcel. Esa es, en esencia, la tónica de la conversación entre Boscán y Norero.

Amigos por la aduana

El 30 de julio de 2022, Boscán le dijo a Norero que estaba “peleándose con los políticos” y que investigaba asuntos relacionados a las aduanas y Petroecuador. 

“Jajjaja lo que necesite avise que activo ojos y oídos por todos lados”, respondió el narco con mucha predisposición.

Boscán aceptó de buena gana su ayuda y contestó: 

“Si tu gente sabe algo de aduanas, de lujo. Estoy detrás de la parte política: Carola Ríos, Eljuri, el ministro Fabián Pozo. De ahí, la parte de contrabando y drogas no me interesa”.

Sobre esta última declaración, la Fiscal General, en entrevista con Teleamazonas, expresó su categórico rechazo y aclaró que Boscán le suplicaba a Norero la información que obtenía para sus publicaciones.

“Es que esa frase es muy importante y dice mucho. No me interesa el narcotráfico ni el contrabando, solamente la información sesgada de lo que a mí me interesa”.

Norero, por su parte, le ofreció información a Boscán sobre el terminal Portuario de Manta, la Gobernación de Manabí y la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL).

Boscán nuevamente mostró su interés en la información, pero le aclaró al narcotraficante que estaba en búsqueda de “gente de Aparicio Caicedo y Fabián Pozo”, entonces funcionarios del Gabinete del expresidente Guillermo Lasso. 

“Tengo un procurador por ahí que sabe todos los chanchullos”, respondió el capo, al tiempo que le prometió entregarle lo solicitado en 8 días. Y su amigo, el periodista, le agradece: “Maravilla, hermano”.

Dos días después, el 1 de agosto, ambos vuelven a hablar y Norero aumenta las expectativas de Boscán respecto a la información “bien pepa, con detalles y todo, con papeles y todo” que le enviaría.

La conversación es retomada el 18 de agosto. Boscán inicia el diálogo: “Qué fue, hermano”, y continúa: “Trabajo full en la Aduana. Y en la corrupción del gobierno. Está podrido”. 

Luego, le reclama al narco que no le envió la información prometida, a lo que Norero contesta que se le olvidó, pero que hablaría inmediatamente con su amigo procurador. 

Después, Boscán le insiste a Norero en los nombres de las personas sobre las que le requirió información: Carola Ríos, Fabián Pozo, Juan José Pons y Francisco Gottifredi.

“Si ñaño, eso te paso ya mismo voy a la salida a la audiencia del habeas ajjajaja más luego publican niegan el hc (habeas corpus) a Patrón Norero. Boscán se solidariza con el narco y le desea “suerte”. 

Luego, Norero envió un trino de Fernando Villavicencio referente a un diagrama con los vínculos de un grupo de corrupción aduanera, adjunto a la foto de “los tetones” de la piscina.

 

“Cae de anillo al dedo, pero con video y audio y todos los juguetes”, concluyó Boscán. Al parecer, el periodista disfrutaba su curiosa relación con el capo asesinado.