Levedad   



Levedad   

Antonio Bermeo 1 diciembre, 20235min944
Antonio Bermeo 1 diciembre, 20235min944
Captura de pantalla 2023-12-01 a la(s) 9.45.38 p.m.
Cuando Gustavo Petro, el último (en realidad, el único) presidente en llegar, se arrellanaba en su silla para escuchar una pieza oratoria, en la que los nuevos mandatarios suelen esbozar su gestión,  Daniel Noboa ya había concluido su discurso.  Siete minutos veinte y seis segundos.

El flamante presidente planteó levemente los ejes principales de su gobierno: reducir la violencia aumentando el empleo; tramitar reformas económicas urgentes en la asamblea; pedir ayuda a todos los países que le acompañaron; cambiar la política revanchista (léase fin del anticorreísmo); disponer de un equipo joven y diverso.

Para algunos, faltaron temas, otros, prefieren pocas palabras.  Para todos, faltaron detalles indispensables de cómo lo hará.

Ni una palabra respecto a sus acuerdos con el legislativo.  Ni una palabra de cómo atenderá los problemas principales que hereda. Ni una pista de cómo va a gobernar y cuáles serán sus prioridades   Que era de pocas palabras pero buen planificador de resultados, dijo.

El vicepresidente debe ser discreto, leal e invisible para las tentaciones de sucesión de la oposición.  Verónica Abad, es todo lo contrario: lejana y ajena a su binomio, con declaraciones de extrema derecha, y harto afán de protagonismo.  Grieta evidente en la cúpula.  Mala elección inicial de quien tal vez solo quiso prepararse para 2025.  La reacción, con poca habilidad para resolver conflictos, solo terminará según canción de Contravía en los 90: Porque no ves si llueve en Tel Aviv.

Los ministros deben conocer sus ámbitos de competencia y saber de gestión pública en un país complicado.  Si durarán como máximo 77 semanas, tienen poco tiempo para su curva de aprendizaje.   Que sean jóvenes puede suponer jornadas exhaustivas en sus puestos.

Que sus hojas de vida sean muy livianas, puede suponer un riesgo de no dar la talla en situaciones extremas, como las que deja Laso en casi todos los campos.

Hay juventud sí, pero no diversidad.  Todos de Guayaquil y de universidades extranjeras.  Veamos si logran empatar con las urgencias cuando las conozcan.   Elección riesgosa para quien quiere ser reelecto.

Los más grandecitos, empezaron con el pie equivocado. El de Defensa, previamente conocido por dar consejos para jugar a las escondidas en las calles y blindar el ingreso a las casas, no sabía dónde se elaboran los decretos.  El de comunicación, que no pudo torear la novela de Tel Aviv.

Para entender al gobierno que inicia, siempre habrá que remitirse a su origen.  Una muerte cruzada puesta en la constitución para fortalecer a un presidente fuerte en otras circunstancias,  fue utilizada por el más débil para irse con todo y partido a su casa.  Y de yapa, un mandato atípico tan breve que no interesaba a nadie, como dijo el mandatario entrante.

Una muerte cruzada que  encontró a nuestros remedos de partidos políticos en modo hibernación, y por tanto sus candidatos, incluido Noboa, armaron sus candidaturas, binomios y equipos de trabajo a la carrera.

La levedad de discurso oculta los profundos ajustes de las alianzas, que van a cambiar sin el anticorreísmo, que ha desaparecido en tres días, tal vez para siempre.

La solución de problemas de fondo, como estaba previsto, no entrarán en esta transición.

Sobre el autor:

Antonio Bermeo
Ingeniero Civil, Master en Ingeniería Ambiental, Master en Catastro y Valoración. Vinculación a la política pública y desarrollo.