El pacto de gobernabilidad ¿A cambio de nada?



El pacto de gobernabilidad ¿A cambio de nada?

Redacción Periodismo de Investigación19 noviembre, 202332min2087
Redacción Periodismo de Investigación19 noviembre, 202332min2087
portada (5)
La primera sesión de la nueva Asamblea Nacional, -tras la muerte cruzada- que llenó de expectativa a la ciudadanía, por su promesa de gobernabilidad, diálogo y lucha contra la impunidad, solo se convirtió en un deja vu de lo que sucedió en mayo de 2021, en el legislativo.

Hace dos años, el pacto entre CREO, RC y PSC era un hecho, pero la presión social hizo que el entonces presidente Lasso diera marcha atrás. Hoy, en cambio, se reeditó esa alianza con PSC y RC y el bloque del joven Daniel Noboa Azín. Un pacto de gobernabilidad ¿a cambio de nada?…

Millones de miradas atestiguaron este viernes 17 de noviembre el arribo por la alfombra roja del Palacio Legislativo de sus nuevos inquilinos. Y con ellos volvieron los acuerdos estratégicos, agendas políticas y desafíos significativos que quedaron plasmados en las primeras declaraciones que se recabaron a través de los medios de comunicación. Hoy, domingo 19 a las 16h00, se llevará a cabo la sesión en la que se definirán las comisiones pendientes y el comité ético de la Asamblea Nacional.

Foto cortesía de Asamblea Nacional

El correísmo quiere más protagonismo político, con miras al 2025 y no ha desistido de su agenda en la que la salida de la fiscal Diana Salazar es una prioridad. A la par, el Gobierno entrante de Daniel Noboa Azín enfrenta desafíos económicos y requiere del apoyo de una mayoría para aprobar sus reformas.

En cambio, la alianza Construye-Gente Buena, que se conformó como la segunda fuerza política gracias al liderazgo y posterior asesinato de Fernando Villavicencio, ha quedado en una posición muy compleja.

Tras no lograr mantenerse en unidad, el anuncio de su separación con dos vocerías (Construye y Fuerza de Valientes) no ha logrado, hasta el momento, ni siquiera una vocalía en el Consejo de Administración Legislativa (CAL). Todo ello, plantea interrogantes sobre la fragilidad institucional y democrática del país.

En este nuevo panorama político, el pacto de gobernabilidad, que prometía respetar y proteger figuras como la fiscal general, Diana Salazar, queda en entredicho. Desde ya, Mónica Palacios, que no ingresó en la primera vuelta como asambleísta, sino luego de repetir las elecciones en el extranjero, aseguró que perseguirán el juicio a la fiscal, para este tema sería vital hacerse de la presidencia de la Comisión de Fiscalización.

 

El nombre de Pamela Aguirre (Ay Pame) se baraja dentro de las posibilidades para ocupar la presidencia de la Comisión de Fiscalización, la cual se definirá este domingo. Queda por verse si estaría en la agenda de alguna de las comisiones que RC ambiciona, abordar la impunidad de figuras como Correa y Glas.

Tanto el objetivo de quitar del camino a la fiscal Salazar, la creación de una comisión de la verdad y otras artimañas para eludir responsabilidades fueron ya advertidas por Fernando Villavicencio, excandidato presidencial asesinado por las mafias el pasado 9 de agosto.

 

El CAL que por el momento queda en manos del PSC, Revolución Ciudadana y ADN es la muestra no solo de la nueva unidad de mayoría sino también de la intención de acorralar la voluntad de los electores que creyeron en Fernando Villavicencio y la bancada de Construye – Gente Buena como la segunda fuerza política en la asamblea, ahora resquebrajada. Este entramado plantea dudas sobre la transparencia y efectividad de las promesas del pacto de gobernabilidad.

La ausencia de un asambleísta líder como lo fue Fernando Villavicencio, también se sintió en esta primera sesión del pleno. Queda vigente el llamado a los 29 asambleístas que son herederos de su legado político que actúen en consecuencia, superen diferencias, y hagan su trabajo.

El Rostro de la Nueva Asamblea Nacional: Perfiles de los Representantes Electos

En la nueva conformación del CAL hay nombres polémicos. Este domingo se definirá la tercera vocalía que le corresponde a Construye.

Foto cortesía de Asamblea Nacional

Kronfle, la segunda fue la vencida (Presidencia)

Foto cortesía de Asamblea Nacional

Henry Kronfle Kozhaya (PSC) presidente de la Asamblea elegido con 128 votos. Empresario guayaquileño, de 51 años, con máster en ingeniería mecánica es el nuevo presidente de la Asamblea. En los últimos años, ha dividido su tiempo entre el sector empresarial y el político.

En 2017 empezó su carrera legislativa y logró una reelección en 2021, cuando buscó ya la presidencia de ese organismo, de la mano de la alianza CREO, PSC y RC, que al final se truncó. Ahora acaba de ser elegido como presidente de la Asamblea, gracias a una alianza entre el PSC, RC y ADN (partido oficialista). Kronfle vuelve a la Asamblea, tras la muerte cruzada decretada por el presidente Guillermo Lasso, la cual fue impugnada por el propio Partido Social Cristiano, ante la Corte Constitucional.

Pese a esa oposición a la muerte cruzada, este 17 de noviembre, el flamante presidente Henry Kronfle destacó que “A ella le debemos que hayamos vuelto los que el pueblo ha querido, y que al fin se vaya para no volver el responsable del desgobierno que vive el Ecuador”. En su discurso habló sobre la necesidad de “rescatar al Ecuador”, mejorar las condiciones de vida y la seguridad.

También de que la Asamblea no deberá involucrarse con temas de la función judicial, pues no es saludable politizar la justicia, ni tampoco judicializar la política. Según lo señala la página de la Superintendencia de Compañías, actualmente Kronfle es presidente en las empresas Maupaz, Inmobiliaria Krokoz, Rioariesa, Promo Marketing y gerente de la Inmobiliaria Krovi. También es accionista de Fisa Fundiciones Industriales, Landuni.

Una breve visita a la página web del SRI permite verificar que sus pagos de impuestos del 2022 fueron de $19.984,28. Uno de los años que más tributó fue el 2016 cuando canceló $65.876, 2. Kronfle, quien ya se ha reunido con el presidente Noboa, asegura que debe haber separación de funciones, pero a la vez coordinación de funciones. También considera que al pueblo no le interesa quiénes están al frente del poder, sino que se resuelvan los problemas que los aquejan.

Veloz: Protagonista del juicio político contra el ex presidente Guillermo Lasso (Primera Vicepresidencia)

Foto cortesía de Asamblea Nacional

Viviana Veloz es la primera vicepresidenta del legislativo tras obtener 99 votos a favor. Como legisladora de la anterior Asamblea, fue la cara visible del juicio político en contra del presidente Guillermo Lasso, junto con Mireya Pazmiño (independiente, antes PK).

Como es conocido, el tema se basó en los supuestos perjuicios que habrían generado al país las operaciones comerciales de transportación de crudo a través de Flopec y socios privados como Amazonas Tanker. Luego de conocerse gracias a las investigaciones de Fernando Villavicencio, que Pazmiño tenía vínculos con Amazonas Tankers, esta sale del foco, y Veloz llevó adelante el tema, sin lograr articular de manera firme el caso.

Veloz, además fue presidenta de la comisión ocasional del caso denominado El Gran Padrino.

Veloz había estado en el ojo público por ser dueña de un motel en Santo Domingo de los Tsáchilas (Madame Lizeth) el cual ahora ya consta como cerrado. El SRI reporta que el automotel Madame Lizeth tuvo su cierre de actividad el 12 de mayo del 2021.

Veloz no había declarado impuestos desde el 2017 hasta el 2020, según lo reporta el SRI. Para 2021, ya siendo asambleísta, presenta un pago de $ 542,51, mientras que en 2022 paga $ 6.684, 17. No presenta pagos de impuesto a la Salida de Divisas. No cuenta con estudios registrados en la Senescyt.

Éckenner Recalde, la carta del noboismo empañada por el recuerdo de diezmos (Segunda Vicepresidencia)

Foto cortesía de Asamblea Nacional

El doctor en jurisprudencia, Eckenner Recalde (ADN) ocupa la segunda vicepresidencia de la Asamblea. Contó con 130 votos a favor y 7 abstenciones. Justamente en noviembre de hace dos años, es decir noviembre del 2021, siendo parte de Izquierda Democrática enfrentó acusaciones de su propia bancada de haber cobrado diezmos a sus colaboradores en la Asamblea.

Hubo testimonios y grabaciones. Se trató de las mismas acusaciones que terminaron en la destitución de la entonces miembro del CAL, Bella Jiménez. Sin embargo, Recalde evitó la destitución tras una votación en la Asamblea.

En sus declaraciones al SRI no reporta impuestos pagados entre 2016 y 2020. En 2021 pagó $1.232 y en 2022 $6.690,37. Además de su participación en la Asamblea, ha ocupado cargos en la Empresa Metropolitana de Rastro de Quito.

Esther Cuesta, con un PHD llega de la mano del correísmo (Primera vocalía)

Foto cortesía Asamblea Nacional

La primera vocalía es ocupada por Esther Cuesta, representante de la Revolución Ciudadana. Ella obtuvo 101 votos a su favor, dos más que su coidearia Viviana Veloz. Con una formación académica en artes, literatura y filosofía, tiene un Ph.D. de la Universidad de Massachusetts Amherst en literatura comparada.

Cuesta ha sido asambleísta desde 2017, después de haber desempeñado roles diplomáticos en Génova y haber sido viceministra de Movilidad Humana. Su pago de impuestos revela que pagó en renta $4.627,45 en 2021 y en 2022 tributó $6.823,90.

Diego Matovelle, de ADN, llega a la Asamblea con un estudio jurídico activo y nulo aporte al SRI (Segunda Vocalía)

Foto cortesía Asamblea Nacional

Matovelle, representante de ADN, con 131 votos a favor y 7 abstenciones asume la segunda vocalía. Abogado de profesión, Matovelle se involucró en la política como candidato a la Prefectura de Azuay en 2023, antes de dedicarse a la práctica privada.

Es dueño del estudio jurídico Fereli, en Cuenca y tributa bajo el régimen del RIMPE. En la descripción de sus actividades se indica que realiza representación jurídica de los intereses de una parte contra la otra, sea o no ante tribunales u otros órganos judiciales.

Desde 2016 hasta la fecha ha declarado $0 de impuestos, según el reporte del Servicio de Rentas Internas.

Amy Gende de Construye no obtuvo votos para la Tercera Vocalía

Foto cortesía Asamblea Nacional

La tercera vocalía permanece pendiente, la tensión se desató cuando la tercera vocalía, que por derecho correspondía a Construye al ser la segunda fuerza en la Asamblea, quedó en el aire. Solo obtuvo 68 votos. La confusión se instaló cuando Gente Buena no respaldó con votos la candidatura de Construye para esta vocalía, luego de la reconsideración se ratificó la negativa. Esta vocalía se definirá este domingo 19.

Jorge Acaiturri, del Municipio de Guayaquil a la Asamblea (Cuarta Vocalía)

Foto cortesía Asamblea Nacional

La cuarta vocalía está a cargo de Jorge Acaiturri, del PSC. Con una licenciatura en Marketing y máster en Dirección de Empresas, Acaiturri, previamente concejal de Guayaquil en 2023, ha tenido una trayectoria multifacética, trabajando en instituciones como el Ministerio de Producción, IESS, Enfarma y el Municipio de Guayaquil. En el Municipio fue gerente general de la Empresa Pública Municipal de Desarrollo, Acción Social y Educación (EP DAE).

Entre 2013 a 2015 fue subsecretario de ZEDE. Ha tenido un pago estable de impuestos. El SRI reportó que en 2021 tributó por Renta $3.588; mientras en 2022 fueron $3.337,08.

El análisis de la primera jornada

En una conversación con Alejandro Zabala, consultor político, se desentrañaron los entresijos de la primera jornada de la Asamblea Nacional, marcada por acuerdos entre las fuerzas políticas dominantes.

En la reciente sesión de la Asamblea Nacional, los acuerdos entre las tres fuerzas políticas dominantes, el correísmo (RC), el Partido Social Cristiano (PSC), y ADN (Movimiento Oficialista), se materializaron con la distribución de puestos clave. El PSC logró su objetivo de obtener una influencia significativa al asegurarse la presidencia de la Asamblea, mientras que la primera vicepresidencia quedó en manos del correísmo y la segunda vicepresidencia en manos de ADN.

En este escenario, se destacan tres lecturas fundamentales. “En primer lugar, la agenda del PSC parece centrarse en consolidar su peso en la Asamblea, posicionándose para tomar decisiones importantes. Con la capacidad de inclinar la balanza en bloque, el PSC busca ejercer su peso estratégico y dirigir el rumbo de la Asamblea, convirtiéndola en un centro de poder para el partido”.

En segundo lugar, el correísmo ha dejado claro su enfoque en una agenda política, expresada principalmente a través de intentos de juicio político y censuras. Su objetivo parece ser obtener réditos políticos para respaldar una posible candidatura en las elecciones de 2025. “Para ellos el juicio político a Lasso, el intento de juicio político a la Fiscal, esa es su agenda, es una agenda eminentemente política”.

En tercer lugar, la agenda del Gobierno se orienta hacia cuestiones económicas. Con la caja fiscal en condiciones críticas, el presidente Daniel Noboa anunció la presentación de dos proyectos de ley económicos urgentes, incluyendo una reforma tributaria. La búsqueda de recursos económicos se vuelve crucial para afrontar los compromisos financieros, como el pago de salarios en diciembre y la implementación de planes de seguridad.

“Sabe (el presidente Daniel Noboa) que no hay dinero, por eso ha acudido a los multilaterales, va a pedir diez mil millones, va a presentar proyectos económicos, una reforma tributaria, porque necesita recursos para sobrevivir. Tiene que pagar la nómina de diciembre para empezar y después para afrontar todos los gastos y ofrecimientos de campaña, los planes de seguridad, todo eso, son cosas que necesitan recursos y eso es lo que está buscando el Gobierno. Yo creo que mucho va a ir por el tema económico y me parece que están buscando ahí a buscar la presidencia de la Comisión del Económico para tratar de estos temas económicos urgentes”.

Finalmente, el partido Construye enfrenta un escenario complicado, habiéndose dividido y perdiendo peso político. La fractura interna resultó en la incapacidad de obtener una vocalía en el CAL, lo que podría significar un golpe significativo para el partido. Este aislamiento se suma a los desafíos que Construye ya enfrenta debido a controversias y polémicas internas.

“No pudieron ni siquiera poner una vocalía en el CAL porque Amy Gende no obtuvo los votos suficientes, a pesar de que son bancada. De pronto puede pasar que el domingo asome otra bancada que se forme entre los que están regados por ahí y tal vez le dejen a Construye incluso sin la vocalía del CAL” comentó

En una entrevista telefónica realizada por este medio, María Paula Romo confirmó que Construye se ratifica en lo que había anunciado: está fuera de los acuerdos de mayoría, será la oposición al correísmo, y deja clara su voluntad de dialogar con las otras fuerzas políticas.

Comentó también “Esperamos que el Pleno envíe señales de vocación democrática asegurando que el Movimiento cuente con una voz en el Consejo de Administración Legislativa”

Mayte Montalvo, ex relacionista pública de la comisión de Fiscalización, presidida por Fernando Villavicencio nos comenta:

“Mi lectura es que su inexperiencia permitió que les gane el ego y el falso poder más rápido de lo que imaginé, creyeron que pactar sería estratégico pero realmente dieron paso a los verdugos de Villavicencio, quienes no sólo los utilizarán para sus fines sino que también buscarán desaparecer todo el trabajo que él hizo en la Comisión de Fiscalización. Quienes persiguen y trabajan por causas reales no negocian con sus enemigos por falsos puestos y al final ya veremos que se quedarán sin nada y no hay final feliz para quienes juegan sucio”.

Carlos Vera, a través de su cuenta en X, arremete contra la actuación del presidente Daniel Noboa en la configuración de la Asamblea, acusándolo de ceder considerablemente en busca de estabilidad. Vera destaca la notoria exclusión de Valentina Centeno, Jefa de Bancada de ADN, para la Vicepresidencia, subrayando la aparente preferencia por un acuerdo con RC y PSC como una clara concesión. La incertidumbre sobre si permitirá que RC y PSC encabecen la Comisión de Fiscalización agrega un matiz de incoherencia.

Además, Vera denuncia la aparente contradicción de Noboa al afirmar que no habría puestos para el correísmo, mientras observa el inicio de la transición de personas vinculadas a este movimiento en la transición SENAE y CNT. Esta situación, según Vera, plantea inquietudes sobre la transparencia y la coherencia en las promesas de la nueva administración, sugiriendo que la alianza inicial podría estar al borde de transformarse en un compromiso cuestionable.

En una entrevista telefónica con Ana Galarza, asambleísta electa por Construye, comparte su visión sobre la jornada del viernes 17 de noviembre en la Asamblea Nacional, sugiriendo que «el correísmo tiene una influencia significativa en las decisiones internas».

Al abordar la no posesión de Patricio Carrillo, ella reflexiona sobre la relación entre la justicia y el poder establecido: «lamentablemente la justicia, una vez que ve cómo se constituye un poder, se pone a su servicio»

Expresa su descontento con la abstención de Gente Buena ante la vicepresidencia de Viviana Veloz, afirmando: «nos dio mucha pena ver cómo no eran determinantes con aquellos que fueron verdugos de Fernando Villavicencio». añadió también: «con la bancada de Construye pueden tener la plena seguridad de que nosotros no tenemos tibiezas con el correísmo».

Sobre la separación de la bancada Construye-Gente Buena, destaca la necesidad de mantener coherencia con los ideales de Fernando Villavicencio, argumentando que «Gente Buena tiene sus intereses personales, coquetean con el correísmo a cambio de espacios, ministerios, subsecretarías. Eso es algo que no va con Construye».

En cuanto a la falta de votos para la asambleísta Amy Gende, Galarza menciona que «faltaron votos porque Gente Buena no apoyó a su compañera de bancada».

Sobre la estructura de la Asamblea, Galarza añade «esperamos que se respeten las comisiones que hemos solicitado», aunque reconoce que «el correísmo es el que maneja la Asamblea Nacional».  Concluye destacando que, a pesar de no tener mayoría, Construye seguirá trabajando hacia sus objetivos y afirma que «no es indispensable presidir o estar en una vicepresidencia de una comisión para lograr muchos objetivos».

Luego de observar el trasfondo de esta intrigante sesión legislativa, las expresiones de los protagonistas, periodistas y de la ciudadanía, para este medio se pregunta sobre la efectividad y sinceridad del Pacto de Gobernabilidad a cambio de nada persiste.

Las promesas de respeto a instituciones clave y la búsqueda de verdad en casos de impunidad se tambalean en medio de alianzas que parecen más frágiles de lo que aparentan. Estaremos atentos a los resultados de la sesión de este domingo en la que se definirán las comisiones pendientes y el comité ético de la Asamblea Nacional.

Las discrepancias entre fuerzas políticas, una incipiente mención al caso del asesinato de Fernando Villavicencio y el juego con las agendas políticas plantean dudas sobre la verdadera naturaleza de este pacto.

¿Se materializarán las expectativas de justicia y transparencia, o estamos ante un acuerdo cuyos términos reales aún se ocultan en las sombras? La nueva etapa en la política ecuatoriana se perfila como un desafío, donde la claridad y la rendición de cuentas se vuelven más cruciales que nunca.