Toachi Pilatón, una olla de presión ajustada en manos chinas



Toachi Pilatón, una olla de presión ajustada en manos chinas

Redacción Periodismo de Investigación30 noviembre, 202113min2849
Redacción Periodismo de Investigación30 noviembre, 202113min2849
toachi-pilaton

Las fallas estructurales en la construcción de la hidroeléctrica Toachi Pilatón no fueron atendidas por la contratista China International Water & Electric Corporation (CWE), pese a las observaciones de Contraloría y reclamos de la Corporación Eléctrica del Ecuador. Fisuras, grietas y deslizamientos están a punto de comprometer la central; el proyecto, casi finalizado, es una bomba silenciosa.

Han pasado 13 años desde que se colocó la primera piedra, el 17 de enero de 2008. Ese día, el ex presidente Rafael Correa, junto al entonces prefecto Gustavo Baroja, aseguró que la obra costaría USD 452 millones y que estaría lista en el 2012, pero a las puertas de 2022 la hidroeléctrica aún no funciona, enfrenta desequilibrios geológicos y se han gastado más de USD 900 millones.
CELEC intenta forzar el inicio de operaciones de la hidroeléctrica Toachi Pilatón tras 13 años de larga espera. A través de Hidrotoapi, se inició con una fase de pruebas de funcionamiento de las obras civiles el 17 de mayo de 2021, pese a los problemas de infraestructura dejados por la firma China International Water & Electric Corporation (CWE).

Toachi Pilatón cumple con todas las características propias de un proyecto emblemático de la Revolución Ciudadana: es una obra inconclusa, con sobreprecio, que lleva a cuestas un largo historial de denuncias de corrupción; y, además, está llena de fallas estructurales que impiden el inicio de sus operaciones.

Para la construcción de las obras civiles se contrató primero a la brasileña Odebrecth, pero fue expulsada por problemas en otra hidroeléctrica a su cargo, San Francisco. Luego, se buscó a otra contratista y entregaron el proyecto a la empresa china CWE.

 

Ya en 2020, la Contraloría General detectó una serie de fallas estructurales, fisuras y desprendimientos, además de incumplimientos en el plan de manejo ambiental. La única responsable es la empresa CWE, que se ha valido de un intercambio de oficios, impugnaciones y recursos de apelación para no subsanar los defectos de construcción y evadir el pago de multas.

Una prueba de esto fue el oficio CELEC-EP-HTP-2021-0237-OFI suscrito por la CELEC el 23 de junio de 2021, para la terminación del contrato por mutuo acuerdo. La CWE impugnó la decisión siete días después. El 29 de julio, un mes más tarde, la Gerencia de CELEC negó el recurso de apelación.

Asimismo, el 17 de agosto pasado, la CELEC envió cinco oficios solicitando la intervención inmediata de la contratista CWE respecto a las fallas señaladas por la Contraloría en el informe DNA4-0056-2020, respecto a incumplimientos en la construcción de obras civiles.

Pero la empresa china se lava las manos y asegura que sus retrasos se deben, a su vez, al destiempo en los pagos por parte de CELEC. “Su mora purgó y purga cualquier eventual y no consentida mora de CWE, por disposición legal expresa, contenida en el Artículo 1568 del Código Civil. Además, estos incumplimientos han ocasionado un desequilibrio económico en el Contrato de Obras Civiles, en perjuicio de CWE, lo que ha sido advertido en múltiples ocasiones EP”, cita el oficio CWETP-HTP/2021-1325 emitido por la firma china.

CWE suma retrasos por un total de 970 días en la entrega de las obras. Sin embargo, según la Contraloría, la CELEC EP no impuso las multas estipuladas en el contrato por USD 29,8 millones por estos incumplimientos.

Oficios van y vienen mientras los problemas de infraestructura continúan sin ser resueltos y la firma china se resiste a resolverlos y evade sus responsabilidades, lo que pone en riesgo toda la infraestructura hidroeléctrica.

Existen tres problemas severos que afectan la estructura hidroeléctrica, obras que ya fueron pagadas en su totalidad a la contratista CWE:

  • Defectos en las pantallas de impermeabilización de la presa, tanto en la presa, como en los estribos.
  •  Desprendimientos en el túnel de presión Toachi Alluriquín. Se detectaron defectos de diseño y en la metodología aplicada por la firma china.
  • Drenajes defectuosos en la zona de chimenea de equilibrio superior de Alluriquín, en donde ya se han registrado desplazamientos del terreno.

 

Lea: «La coima notariada de Toachi – Pilatón»

 

 

El costo de las reparaciones se estima en USD 2’986.701. En detalle:

  • USD 1’155.508,62 por la pantalla de impermeabilización en la presa Toachi.
  • USD 224.534 para la demolición y restitución del revestimiento de los tramos afectados en el túnel de presión Toachi Alluriquín.
  • USD 682.217 adicionales por los drenes en el túnel, pues no el hormigonado de los dos desagües de fondo de la presa no se hicieron.
  • USD 924.442 por la estabilización de la chimenea de equilibrio superior de Alluriquín.

Fallas detectadas por la Contraloría General

La hidroeléctrica Toachi Pilatón presenta fallas estructurales que afectan su operación. Según el informe de Contraloría DNA4-0056-2020 aprobado en diciembre de 2020, el túnel de carga Toachi Alluriquín, por el que se pagó USD 63,7 millones, tiene fracturas que impiden poner en marcha el proyecto en ese tramo del río. Además, no se cobraron a la contratista multas por USD 29,8 millones.

La integridad del túnel de carga está comprometida por desperfectos en las obras civiles, según el examen especial realizado a la ejecución de obras civiles entre 2015 y 2019. Los daños incluyen fisuras, roturas, desprendimiento del hormigón de recubrimiento y altos volúmenes de agua filtrada. Las soluciones que aplicó la constructora no surtieron efecto.

En 2018, los fiscalizadores de la obra informaron que la empresa CWE realizó las reparaciones en la parte superior de la sección de revestimiento de hormigón, pero no intervino la mitad inferior ni los sitios por los cuales se filtraba agua.

El informe incluye un registro fotográfico que ilustra el desprendimiento del hormigón de revestimiento en la bóveda y paredes laterales, reparaciones mal ejecutadas, deformaciones en el acero de refuerzo por el empuje de la roca sobre la obra y la ausencia de un sistema de captación y conducción del agua para evitar que se infiltre hacia el interior del túnel.

La zona de captación Pilatón y la presa Toachi también presentan fallas por el incumplimiento de los protocolos y técnicas constructivas. No se cumplieron las especificaciones adecuadas para impermeabilizar las áreas, incumplimientos que pueden causar socavones y asentamientos diferenciados, disminuyendo la vida útil de infraestructura que alcanzó un costo de USD 2,8 millones.

          • Ausencia de remediación ambiental

La contratista china tampoco cumple con el proceso de remediación ambiental. Está pendiente el retiro y clausura de pozos, fosas sépticas y trampas de grasas, manejo de escombros, retiro y transporte de equipos y máquinas.

Tampoco se han cerrado las piscinas de sedimentación, no se han limpiado las áreas afectadas  ni se ha comenzado con la gestión de materiales químicos, residuos o desechos peligrosos. Asimismo, no se han estabilización y reforestado los taludes.

Hasta la presente fecha, la contratista china CWE no ha iniciado los trabajos de remediación que incluso fueron señalados por la Contraloría en el informe Nro. DNA4-0056-2020.

Según fuentes contactadas por PERIODISMO DE INVESTIGACIÓN, existen pasivos ambientales no tratados en varios frentes de la hidroeléctrica; pero, en lugar de atenderlos,  el personal de CWE ha comenzado levantar su maquinaria y equipos sin aprobación o conocimiento de CELEC.


Las multas y pagos pendientes

Primero se establecieron multas en contra de CWE por un total de USD 36,5 millones, pero ya fueron cobrados cerca de USD 6,7 millones (2,62% del total).  Actualmente, el total de multas que pesan en contra de la contratista china suman USD 31’136.052, equivalente a un 12,6% en relación con el valor del contrato actualizado y reajustado.

Con la liquidación del contrato, CWE debería pagar al Estado ecuatoriano un valor USD. 28,4 millones, pero hay que considerar que todavía está en discusión un proceso de mediación entre CELEC y CWE por el reconocimiento de gastos indirectos por la primera extensión de plazo de 315 días a favor de CWE cuyo monto asciende a los USD 7.6 millones.

Se ha propuesto la ejecución de un peritaje en contratación pública para determine la pertinencia o no del pago. En caso de ser favorable el pago a CWE el valor de la liquidación del contrato sería de USD. 20’4 millones en contra de CWE.