LOS NUEVOS RICOS, LOS PETRORICOS

Marcelo Reyes López cayó preso en Estados Unidos, pero el Fiscal General Carlos Baca Mancheno declaró que en Ecuador no han podido encontrar mayores evidencias contra él.

Unos cuantos afortunados han sido elegidos para llevarse los mejores contratos de Petroecuador gracias a una argucia legal denominada “GIRO ESPECÍFICO DEL NEGOCIO” y a injustificados decretos de emergencia. Con esta fórmula aparecen nuevos ricos ligados al régimen: reyes, baquerizo, vivar; un clan de corrupción cuyo principal problema ahora es gastar tanto dinero sin que se note. Una mansión en Cumbayá devela a los elegidos por el poder correísta para manejar jugosos contratos de Petroecuador y la refinería de esmeraldas. La Fuente inicia así la serie “aquí está la plata del petróleo” en la cual se exhibirán algunos milagros de la corrupción revolucionaria.

LOS NUEVOS RICOS, LOS PETRORICOS

LOS NUEVOS RICOS

Es vox populi en Ecuador y en la patria grande que el Socialismo del Siglo XXI hizo milagros económicos. A ciudadanos que vivían en barriadas marginales o de clase media, personas que solo contaban deudas a la izquierda, las convirtió en ilustres huéspedes de mansiones burguesas, mientras mágicamente sus cuentas bancarias empezaron a sumar ceros a la derecha.

Irritado por la crítica en redes sociales, el presidente Rafael Correa, exigió probar semejante acusación sobre los “nuevos ricos“ proferida en contra de una cúpula que en las mañanas idolatra al Che Guevara y en la noche cena como Rockefeller. Los casos de los nuevos ricos comienzan a evidenciarse. No saben qué hacer con tanta plata.

JORGE VIVAR Y LA NUEVA MANSIÓN DE MARCELO REYES LÓPEZ

Sorprende que una empresa tercerizadora de personal, como la de Jorge Vivar, se convirtiera de la noche a la mañana en constructora de equipos de alta tecnología para la refinación de petróleo. Pero, igual asombra que el abogado de Petroecuador, Marcelo Patricio Reyes López, funcionario responsable de aprobar los informes jurídicos para la suscripción de millonarios contratos como los que firmó Vivar y otros empresas, tenga hoy en su poder una mansión ubicada en la zona residencial de Cumbayá en las afueras de Quito, valorada en aproximadamente USD 2.5 millones, propiedad que le perteneció a la empresa Jorge Vivar Servicios de Ingeniería Mecánica, contratista de la Refinería Esmeraldas.

“EMERGENCIA”, CONTRATOS A DEDO, UNA RULETA DE ADJUDICACIONES

Dieciséis decretos de excepción expedidos durante la administración naval de Petroecuador y un similar proceso de adjudicación directa (sin licitación) bajo la figura de Giro Específico del Negocio, han marcado casi una década de contratación en la principal empresa pública del país, Petroecuador.

Durante una década, la mayor empresa pública del país, Petroecuador, se manejó bajo un sistema de emergencia militar y luego de “Giro Específico del Negocio“. Miles de millones de dólares en contratos fueron adjudicados sin licitación, “a dedo”.

Con el argumento o pretexto de que la industria petrolera estaba supuestamente sometida a un sistema lento, engorroso y corrupto de contratación -lo cual presuntamente iba a conducir al sector petrolero a un inminente colapso- el año 2007, el régimen de la Revolución Ciudadana, estampó el sello de la emergencia para dejar atrás el pasado neoliberal y lanzar la industria hidrocarburífera a la modernidad.

USD 1500 MILLONES, EROGADOS CON BASE A UNA DECISIÓN “DISCRECIONAL”

Monumentales inversiones se realizaron en las distintas fases de la cadena productiva petrolera, una de las principales fue en la rehabilitación de la Refinería de Esmeraldas. La cifra no tiene precedentes: USD 1500 millones gastados por militares y civiles, en optimizar la vieja planta, un proceso que deja abismos por explicar.

En la nueva y revolucionaria arquitectura contractual, la adjudicación de millonarias obras depende en gran medida, ya no de un proceso de selección de ofertas a través de licitación internacional, sino de la decisión discrecional de los mandos políticos de la empresa, de los directorios controlados por los ministros y delegados del Presidente de República, y de un grupo de funcionarios responsables de emitir los informes técnicos, económicos y jurídicos, para validar la firma de los contratos. La licitación quedaba convertida en una pieza de museo.

En nuestra visita a la Refinería de Esmeraldas, las autoridades confirmaron que el contrato para la construcción de las unidades Merox y Amina, fue ejecutado por la empresa Jorge Vivar.

Es necesario precisar que más del 90% de los equipos y tecnología que adquiere Petroecuador es de fabricación extranjera, por lo que, debía realizarse una licitación internacional con las compañías fabricantes; sin embargo, las autoridades aplicaron la modalidad de compras locales. En este punto aparecieron una serie de empresas nacionales, creadas al calor de la urgencia y otras como simples membretes que iban a mutar en intermediarias o representantes de las compañías extranjeras.

EMPRESAS MONTADAS AL APURO, PARA HACER NEGOCIOS

Bajo este paraguas contractual, la compañía intermediaria adquiere los bienes y servicios en el extranjero y los “revende“ a Petroecuador, además se le condena a la empresa pública a cubrir los costos de desaduanización: aranceles e impuestos.

Con las compañías fabricantes fuera de concurso, empezaron a crearse empresas nacionales cual sarampión en un niño. En poder de Focus se encuentran cerca de 200 contratos desde USD 1 millón hasta USD 290 millones, solo de la Refinería Esmeraldas, la gran mayoría corresponde a empresas constituidas durante el proceso precontractual. Son compañías sin experiencia en áreas de alta especialidad tecnológica, igualmente sin respaldos económicos. Muchas de estas firmas están domiciliadas en paraísos fiscales, y otras figuran como representantes de compañías extranjeras.

La lista de empresas es larga, entre ellas se agrupan para participar en la presentación de ofertas: en un “concurso“ gana la una, en otro la suerte le llega a la siguiente; además se conforman consorcios donde se incluyen a empresas sin trayectoria, menos aún solvencia económica y tecnológica.

Geinco, Oil Services, Nolimit, Tesca, Legadoil, Heflin, Galileo Energy, Reyten, Jorge Vivar, MMR Group, Poweron, son algunas de las premiadas con millonarios contratos, sin contar las grandes firmas que manejaron la repotenciación, como: SKE&C, KBC, Worley Parsons/Azul.

Tras de esos membretes, aparecen algunos nombres sin trayectoria en el mundo petrolero y también algunos apellidos enrolados al poder: Jaramillo Espinel, Baquerizo Escobar, Armengol Cevallos, Vivar Quintero, Luque, por citar algunos.

MARCELO REYES LÓPEZ, VETADO POR EL PRESIDENTE Y RESUCITADO POR PAREJA YANUZELLI

Un funcionario clave y encargado de emitir informes legales, fue Marcelo Reyes López, persona de confianza de Carlos Pareja Yannuzzelli. Reyes López es abogado y siempre estuvo vinculado a Petroecuador, en las comisiones de negociaciones de contratos o en cargos directivos.

En el 2007, fue Procurador de la estatal petrolera; entre los años 2008 y 2009 integró los equipos de negociación de los contratos de prestación de servicios, proceso liderado por el entonces ministro de Minas y Petróleos, Galo Chiriboga, que concluyó con la firma de cuestionados contratos transitorios.

En el 2010, Reyes, fue separado de Petroecuador junto a otros nueve negociadores, por petición del presidente Rafael Correa, al haberse descubierto perjuicios al país. Según notas de prensa, los negociadores separados, recibieron una indemnización de 72.000 dólares cada uno, por sus despidos intempestivos.

En el 2012, regresó al sector petrolero, como Coordinador General de Contratos; luego pasó a la Gerencia de Refinación de Petroecuador hasta el 2014, cuando fue removido en medio de ácidos conflictos internos con el propio Carlos Pareja.

Previamente, el 2013 la Contraloría General del Estado determinó responsabilidad administrativa culposa contra Reyes, porque como miembro de la comisión de contrataciones y jefe de la unidad legal de Petroecuador, incurrió en desviaciones administrativas. En el contrato suscrito con Derco Bass Group S.A., en el proyecto Conversión de la Unidad de Platforming en la Isomerizadora de Nafta Liviana en la Refinería de Esmeraldas.

En enero de 2016, al parecer se superaron los impases con Pareja, lo que le permitió a Reyes reintegrarse al poderoso grupo de confianza, esta vez en una posición más alta: en calidad de asesor jurídico del Ministerio de Hidrocarburos y miembro del Comité de Licitaciones Hidrocarburíferas (COLH).

LOS ÍNTIMOS DE MARCELO REYES LÓPEZ

En todos estos cargos, Reyes, estuvo integrando un grupo cerrado e íntimo de profesionales que acompañó a Carlos Pareja en su largo trajinar por el mundo del petróleo.

Entre los principales nombres figuran: José Icaza, Michael Manzano, Arturo Escobar, René De Mora, Marcelo Robalino, Alex Bravo, Cristian Cevallos, Ramiro Carrillo, entre otros.

La mayor responsabilidad de este grupo fue el manejo del proyecto de repotenciación de la Refinería de Esmeraldas, bajo la dirección del entonces Gerente de Refinación y actual Ministro de Hidrocarburos, Carlos Pareja, y de Alex Bravo Panchano, actual Gerente de Petroecuador.

JORGE VIVAR: DE TERCERIZADORA DE PERSONAL A CONSTRUCTORA DE EQUIPOS DE REFINACIÓN

Una de las compañías, cuyo historial alrededor de las contrataciones petroleras sorprende, es Jorge Vivar Servicios de Ingeniería Mecánica, constituida en 1998 con un capital de 2 millones de sucres. y cuyo propietario es Jorge Vivar Quintero, vinculado a la Refinería de Esmeraldas desde hace décadas.

En 2005 definió su objeto social como una tercerizadora de personal:

La planta de azufre de la Refinería de Esmeraldas, construida por Técnicas Reunidas, no opera desde 1997. Se sigue generando combustibles con altos contenidos de azufre.

prestación de servicios de intermediación laboral conocido como Tercerización, válida para la contratación de personal para servicios temporales, complementarios y de duración indefinida”, dice textualmente la escritura de constitución.

Vivar Quintero fue parte del equipo técnico de la compañía española Técnicas Reunidas, encargada de la polémica ampliación de la planta, durante los gobiernos de Sixto Durán Ballén y Jamil Mahuad.

Técnicas Reunidas fue cuestionada por la Contraloría en un informe de 2013, porque la planta procesadora de azufre, no funciona desde 1997, es decir, nunca entró a operar.

JORGE VIVAR, CAMBIA DE COLORES SEGÚN LA OCASIÓN

A raíz de la promulgación del Mandato 8 de la Constituyente de Montecristi (mayo de 2008), que eliminó la intermediación laboral, la compañía Jorge Vivar, sufre una dramática mutación camaleónica: cambia su objeto social a empresa especializada en diseño y construcción de plantas industriales para el sector petrolero.

Así, Vivar podía dedicarse a: Construcción de plantas e instalaciones para la industria petrolera y en general, ingeniería de detalle y diseño de plantas industriales, servicios técnicos especializados para las diferentes disciplinas; obras civiles, mecánicas, eléctricas, instrumentación, soldadura, equipos rotativos, inspección técnica, pinturas, aislamiento térmico y refractarios, alquiler de maquinarias y equipos para la construcción…”. La Superintendencia de Compañías lo aprobó en agosto de 2008, apenas 2 meses después de la desaparición de las tercerizadoras de personal, por mandato constituyente.

A partir de entonces, Jorge Vivar pasa a adjudicarse millonarios contratos para el diseño, construcción y montaje de equipos de alta tecnología, no solo en la planta de Esmeraldas, sino también en otras áreas de Petroecuador.

VIVAR Y LOS BAQUERIZO, CONTRATISTAS ELEGIDOS POR “GIRO ESPECÍFICO DEL NEGOCIO”

En el marco de la repotenciación de la Refinería Esmeraldas, a través de la figura de Giro Específico del Negocio, se suscribió el contrato 2014071, el 20 de diciembre de 2014 por un monto de USD 27´523.866.50, para la “CONSTRUCCIÓN DE UNIDADES MEROX Y AMINA DE LA REFINERÍA DE ESMERALDAS”. Este contrato fue entregado a Vivar, pese a que el año 2013 un contrato similar se adjudicó a la firma coreana SK, encarga de la repotenciación de la planta de Esmeraldas.

Petroecuador invitó a tres empresas sin experiencia a participar en trabajos de alta tecnología: Oil Services, Jorge Vivar y Maessa. La construcción de la planta de Sosa Gastada, fue adjudicado a Oil Services, empresa de la familia Baquerizo Escobar.

WORLEY PARSON TAMBIÉN JUEGA AL DOBLE ROL

En la visita de Focus a Esmeraldas, el Gerente de Refinación, Diego Tapia, confirmó que la construcción y montaje de las plantas Merox y Amina, fue realizada por la compañía Jorge Vivar; además puntualizó que, la ingeniería del proyecto la hizo Worley Parsons, la misma fiscalizadora de la refinería. En este contrato, Worley Parsons, se transformó de fiscalizadora a ejecutora del proyecto. En un informe de Contraloría del año 2014, el organismo cuestionó la realización de la ingeniería conceptual a cargo de la fiscalizadora, Worley Parsons.

TRES CONTRATOS PARA LAS MISMAS PLANTAS MEROX Y AMINA

A pocos meses de entregada la obra por parte de Jorge Vivar, Petroecuador celebró dos nuevos contratos -principal y ampliatorio, esta vez con la empresa BEITE B&T Cía. Ltda., para obras similares: “PROCURA Y MODIFICACIÓN DE EQUIPOS EN UNIDADES MEROX LGP Y MEROX GASOLINA”, por un monto de USD 14 millones. Según señalaron técnicos de la planta esta contratación se realizó debido a fallas u omisiones detectadas en el contrato ejecutado por Vivar.

OTRO CONTRATO MILLONARIO PARA VIVAR

El mismo año 2014, Petroecuador adjudicó a Jorge Vivar otra millonaria obra: la “RECUPERACIÓN DE CONDENSADOS DE LA REFINERÍA”, mediante contrato directo 2014071, por un monto de USD 27´115.944.38. Jorge Vivar, registra al menos 6 contratos en Refinería Esmeraldas, La Libertad y en otras áreas de Petroecuador. Se estima que el monto total de sus contratos durante la revolución ciudadana, supera los USD 100 millones.

LA ARGUCIA DEL GIRO ESPECÍFICO DEL NEGOCIO Y LA EMERGENCIA INJUSTIFICADA

¿Por qué se contrató con Jorge Vivar si casi la totalidad de equipos instalados en la Refinería Esmeraldas, fueron adquiridos en el extranjero? ¿Por qué no se realizó licitación internacional para adquirir directamente de los fabricantes? ¿Qué pasó con el contrato similar adjudicado a SK? ¿Por qué se creó un tejido de intermediación que encareció los costos y puso en riesgo la calidad y seguridad del proyecto?. Son interrogantes que planteó Focus a las autoridades de la Refinería Esmeraldas.

De haberse convocado a una licitación internacional con los fabricantes, la compañía Jorge Vivar, no tenía opción de ganar el concurso. Fue la aplicación de la contratación directa “Giro Específico del Negocio“, la emergencia no justificada, emitida desde el más alto nivel del poder, y los informes de los asesores de Petroecuador, lo que permitió tan discrecional mecanismo de adjudicación de contratos.

LA MANSIÓN DE CUMBAYÁ, EL NEXO ENTRE VIVAR Y LA CÓNYUGE DE REYES

Como se ha explicado, desde el año 2007, el abogado Marcelo Reyes López, ha ocupado altos cargos de responsabilidad en el sector petrolero. Sin su autorización no se firmaba ningún contrato de importancia en Petroecuador y en la Gerencia de Refinación; sin el aval jurídico de Reyes, no se podían suscribir los contratos con la compañía Jorge Vivar.

El 12 de marzo de 2014, Jorge Vivar Quintero, como gerente de su empresa, nombra a Esmeralda del Rocío Esparza Patiño, cónyuge de Reyes, como administradora y responsable de una mansión ubicada en las afueras de Quito, en los Valles 2 y 3, conjunto Avalon, en una zona exclusiva de Cumbayá, con plenos poderes para remodelarla, “hasta que la empresa decida el destino final del inmueble“, señala el poder firmado por la empresa petrolera.

Con ese poder, la señora Esparza Patiño, el 25 de abril de 2014, contrata al arquitecto Iván Moya, propietario de la empresa D´Yesos, la remodelación de la vivienda, por un monto de 295.065,64 dólares, de los cuales, 243.022,54 dólares fueron cancelados previamente y en efectivo, billete sobre billete.

El saldo debía ser pagado a la entrega de la obra, lo que no ocurrió, razón por la cual el arquitecto Moya presentó una demanda en uno de los juzgados de lo civil de la provincia de Pichincha, en la cual exige a los cónyuges Reyes-Esparza el pago de los 60 mil dólares, adeudados.

LOS NUEVOS RICOS Y SUS LUJOS

Luego de la remodelación se aprecia una mansión ostentosa, con acabados de primera, jardines, piscina, jacuzzi, gimnasio, áreas verdes y espacios interiores amplios y lujosos.

Según se desprende de los documentos del juicio, la extensión aproximada de la propiedad sería de 3000 metros cuadrados, incluye 6 lotes: 47, 48, 49, 50, 51 y 52; y posee una área de construcción habitada por los Reyes-Esparza, de aproximadamente 800 metros cuadrados, distribuidos en tres plantas. Una parte contigua al bloque es de propiedad de otras familias.

Como parte de la remodelación, D´Yesos hizo movimientos de tierra, instalaciones sanitarias, eléctricas, adecuación de dormitorios, pisos, revestimientos, instalación de cascada, pileta, piscina, sistema inteligente de luces y alarmas, entre otras exquisiteces.

En las adecuaciones del área abierta, la de jardines y piscina se habrían invertido 104.567,17 dólares, sin contar el IVA. En los interiores, contando con el mobiliario, la cantidad de 63.773,02 dólares, más IVA.

MARCELO REYES LÓPEZ , SU MANSIÓN NO CUADRA CON SU SUELDO

Difícilmente un empleado público con una remuneración mensual de 3.500 dólares, y su cónyuge sin relación de dependencia, podrían destinar 300 mil dólares, el 80% en efectivo, para remodelar su vivienda y adquirir en enorme patrimonio acumulado por los Reyes-Esparza, en pocos años de servicio en Petroecuador y en el Ministerio de Hidrocarburos.

Moya afirma en su demanda que la remodelación se inició el 28 de abril de 2014, y que lo cancelado por Esparza fue en efectivo, nunca quiso que se facture a su nombre.

Según un correo electrónico incorporado al juicio, Marcelo Reyes, solicitó a Iván Moya, emitir una factura por un motivo distinto, “estudios“ y a nombre de la empresa Wekelcorp. S.A. -con la que Reyes tiene vinculación- petición que Moya no aceptó.

REYES SACÓ DEL PAÍS 750 MIL DÓLARES

A la fecha de contratación de la remodelación (Abril 2014), la mansión de Cumbayá estaba a nombre de la empresa Jorge Vivar, lo cual sugiere que los recursos cancelados por Esparza Patiño al arquitecto Moya, eran de propiedad de la compañía petrolera. ¿Por qué Jorge Vivar no solicitó factura a su nombre, si los recursos salieron de la empresa?

Focus verificó que Esmeralda Esparza no registra ninguna relación laboral con la empresa Jorge Vivar. Según el Servicio de Rentas Internas SRI, ella no declara impuesto a la renta en ningún año. Sin embargo, entre 2014 y 2015, el matrimonio Reyes-Esparza, pagó más de 37 mil dólares por salida de capitales (5%), es decir que sacó del país aproximadamente USD 750 mil.

REYES, SUS EMPRESAS EN LA FLORIDA Y NUEVAS PROPIEDADES EN QUITO

Igualmente, durante los años 2014 y 2015, la familia Reyes-Esparza constituyó al menos dos empresas en el Estado de la Florida, Estados Unidos: O&G International y Waveland Apartments, LLC. Pero, la familia del abogado petrolero registra además otras propiedades en sitios exclusivos de la capital.

El 2015 adquirió a la compañía Aveiro Development & Promotion Cia. Ltda, una amplia oficina en el proyecto Torre Aveiro (Casa y Terreno) ubicada en la avenida de los Shyris. El mismo año se hicieron de otra propiedad de 459 m2, ubicada en el centro de Quito, calle Asunción y Bombona, Santa Prisca. El 2013, los Reyes adquirieron otra casa de 493 m2 en la calle Palacio, Parroquia Benalcázar de Quito.

El patrimonio de los Resyes-Esparza no queda ahí, durante el período revolucionario, adquirieron el exclusivo restaurante La Terraza Gourmet, ubicado en la avenida Amazonas de Quito. También figura entre sus dominios, el negocio de comida criolla, Cariucho.

De los documentos incorporados al juicio se desprende que la empresa Jorge Vivar entregó el poder a la señora Esparza Patiño, para adelantar la remodelación de la mansión a su gusto y satisfacción, un costo que debió asumir la compañía, si la casa era de su propiedad. Todo ello como parte previa a la transferencia de la propiedad a nombre de la familia Reyes-Esparza, hecho que ocurrió meses después, como se confirma durante el proceso judicial.

En varios escritos presentados por los esposos Reyes-Esparza al Juzgado de lo Civil, donde se ventila la demanda, entre diciembre de 2015 y febrero de 2016, ellos reconocen que el inmueble actualmente es de su propiedad, y en él mantienen su residencia, lo cual se verificó también con el peritaje dispuesto en febrero de 2016 por parte del Juez de la causa.

Focus se contactó con la secretaria de Jorge Vivar Quintero, propietario de la empresa y de la referida casa, quien pidió se le envíe las inquietudes por correo electrónico. Hasta el cierre de esta edición, no recibimos ninguna respuesta.

Esta investigación fue realizada por Fernando Villavicencio Valencia;  publicada por Focus el 27 de marzo de 2016.

Compartir esto:
Cerrar
Periodismo De Investigación © Copyright 2018. Todos los derechos reservados.
Cerrar