IVANHOE: EL FRACASO DEL «MEJOR CONTRATO DE LA HISTORIA»

Una novedosa tecnología que nunca se llegó a aplicar en los campos del país.

Lo que debía ser un contrato revolucionario para la explotación petrolera ecuatoriana terminó en un fiasco, a pesar de los viajes de funcionarios del Estado invitados por la petrolera Ivanhoe a conocer una novedosa tecnología que nunca se llegó a aplicar en los campos del país.

IVANHOE: EL FRACASO DEL «MEJOR CONTRATO DE LA HISTORIA»

El día del guerrillero heroico -8 de octubre del 2008- Rafael Correa recibió de David Martin, representante de la petrolera canadiense Ivanhoe, un barrilito de petróleo, como símbolo de lo que sería el más importante contrato de la historia petrolera ecuatoriana, según palabras del Primer Mandatario. Correa aseguró en ese entonces que el Ecuador recibiría 40 mil millones de dólares en 30 años, y una inversión de 5 mil millones de dólares, en los próximos cinco años.

Lo que no se imaginaba el Presidente, es que, luego de seis años de vigencia del contrato, ese sería el único barril que recibiría el país de manos de Ivanhoe, luego de experimentar el fracaso de la tan promocionada tecnología única Heavy to Light (HTL), que demostró ser incapaz de transformar las arenas bituminosas (crudos extrapesados) de Pungarayaku, en petróleo más ligero.

Ese día de octubre en Carondelet, con la presencia de uno de los inspiradores del proyecto, el entonces ministro de Minas y Petróleos, Galo Chiriboga, y el mando de la Marina, liderado por el contralmirante Luis Jaramillo Arias, se firmó el contrato de servicios específicos para la exploración y explotación del bloque 20, que incluye al campo Pungarayaku.

El fin de la quimera deIvanhoe, lo anunció la Contraloría del Estado, en su segundo informe remitido a EP Petroamazonas, en enero de 2014, por Raúl Morales, director de Auditoría de Sectores Estratégicos, el cual dice: «Considerando que los resultados de la perforación de los pozos no dieron producción de hidrocarburos y que no se ejecutaron los presupuestos de inversión programados, analizará la posibilidad técnica, económica y legal de concluir con la relación contractual con la compañía Ivanhoe Energy Ecuador Inc., precautelando los intereses del Estado.

Siete meses después de conocer las conclusiones y recomendaciones del examen especial realizado por el órgano de control, recién el Gerente de EP Petroamazonas, Osvaldo Madrid, informa que la empresa a su cargo ha decidido concluir con el contrato del bloque 20.

Se debe recordar que la Contraloría ya emitió un primer informe en septiembre del 2012, en el cual se revelan violaciones a la Ley e incumplimientos contractuales de la transnacional, según el organismo de control.

La principal recomendación del citado informe de hace dos años fue pedir al gerente de la EP Petroecuador, Marco Calvopiña, que: «de ser el caso se proponga las reformas con los hechos comentados y/o se analice la viabilidad técnica y legal del contrato a fin de precuatelar los intereses del Estado y por ende de la Empresa Pública». Tanto EP Petroecuador, EP Petroamazonas como el ex ministro de Recursos Naturales, Wilson Pastor, guardaron silencio frente a las observaciones de la Contraloría.

Un fracaso anunciado

El fracaso del contrato fue anunciado el mismo año 2008 por éste periodista, y varios profesionales del sector, que alertamos al Gobierno de las inconsistencias del proceso. Primero, porque la supuesta tecnología única HTL, no era tal, pues existían más de 20 tecnologías en el mundo para procesar crudos extrapesados.

Sin embargo, el Gobierno modificó el reglamento de contrataciones de Petroecuador, para asegurar la entrega del campo Pungarayaku a Ivanhoe, sin licitación, bajo la condición de que la compañía tenía patentada una tecnología única. Este aspecto lo confirma la Contraloría en su primer informe del año 2012.

Otra de las observaciones realizadas el año 2008 por varios profesionales, cuyos cuestionamientos centrales constan en el libro El Gran Hermano, fue que Ivanhoe no contaba con respaldos económicos y financieros para emprender el gigantesco proyecto, que requería inversiones de 5 mil millones de dólares. Justamente este es un segundo aspecto destacado por la Contraloría, cuando pide el fin del contrato porque Ivanhoe no ha cumplido con las inversiones presupuestadas.

¿Mandato minero con dedicatoria?

Antes de la firma del contrato, se hizo un juego maestro: el Ministerio de Minas y Petróleos, aprovechando el Mandato Minero aprobado por la Asamblea Constituyente de Montecristi, revirtió el área de Pungarayaku al Estado, la cual se encontraba concesionada a la compañía Cotundo Minerales, al amparo de la Ley de Minas. Ahora se cambiaría a un contrato petrolero.

Cotundo Minerales denunció que el misterioso cambio y reversión del área fue parte de una estrategia para beneficiar a Ivanhoe. Incluso acusó al hermano del Presidente, Fabricio Correa, de haber hecho gestiones para favorecer a la compañía canadiense. Luego se retractó en este punto.

El mejor contrato de la historia

La empresa ofreció invertir 5.000 millones de dólares e incorporar la tecnología Heavy to Light (HTL) exclusiva de Ivanhoe para extraer crudo hasta un tope de 130.000 barriles diarios, empezando el segundo año con una producción de 30.000 barriles día.

En entrevista concedida para el canal Gamatv, el 5 de agosto del 2008, el entonces ministro de Minas y Petróleos, Galo Chiriboga, ponderó las ventajas de la tecnología de Ivanhoe, la cual, a decir de Chiriboga, era patentada por la firma canadiense, como la única en el mundo para transformar crudos extra pesados de 4 y 8 grados a 20 grados API.

Contrariamente a lo manifestado por Chiriboga, el ministro de Áreas Estratégicas de aquel entonces Derlis Palacios, advirtió que la compañía carecía de solvencia económica; mientras que José Luis Zirit, representante del Presidente de la República al Directorio de Petroecuador, señaló que la tecnología HTL de Ivanhoe, no era comercial y que la empresa no tenía ninguna experiencia en explotación de crudos pesados.

Posteriormente el pueblo Kichwa de Rukullakta ratificó su posición de defensa a sus derechos y en conjunto rechazaron las actividades petroleras en su territorio alegando que el Estado ecuatoriano había entregado la concesión a Ivanhoe sin consulta previa y sin consentimiento de su pueblo.

Pese a todas esas observaciones, el Presidente Correa señaló que el país nada tenía que perder sino todo lo contrario, mucho que ganar. Lo dijo rodeado de técnicos petroleros, en la reunión del Directorio de Petroecuador de mayo del 2008, en la cual exigió rapidez en la entrega del campo Pungarayaku.

El Acta registró las palabras del Presidente: “Pero si lo de Ivanhoe era una manera de hacer lo más rápido para evitar la licitación porque era tecnología única, pero después quedamos hasta en ridículo si el camino más rápido demoró 6 meses solo para recibir la oferta de la empresa. Todo esto fue para hacerlo lo más rápido, aquí no hay sentido del costo de la oportunidad y los millones que pierde el país por no hacer las cosas, y parece que es lo mismo hacer en seis meses que en seis años.

¿En 40 años que se ha hecho? ¿Qué tenemos para perder? Por favor hermanos, esto es la típica, José Luis (Zirit) yo sé que tú lo haces por honestidad y por lealtad pero equivocadamente, qué tenemos para perder si en 40 años no se ha hecho nada, se toma una decisión y vienen los cien mil peros, qué pierde el país si no se ha hecho nada, partamos de eso no tenemos nada que perder y podemos mucho ganar, vamos adelante con eso y bien hecho, sigamos”.

Los apologistas de Ivanhoe, insistían que la tecnología Heavy to Light (HTL), convertía el crudo pesado en un fluido más ligero, facilitando el transporte y el uso por parte de las refinerías. Se ratificaban que esa era una tecnología pionera, bajo patentes y secreto industrial, que no usa diluyentes para aligerar la calidad y viscosidad del crudo pesado.

Su funcionamiento depende de una planta que elimina el carbono del crudo mediante procesos de altas temperaturas y crea un petróleo sintético en el mismo campo de extracción. Pero, según las observaciones resultantes de la visita de varios técnicos a la planta de Ivanhoe en Bakersfield-California para determinar la calidad de la tecnología HTL, ésta técnica no había sido probada a nivel comercial y la dimensión física de la planta transformadora de crudo era muy pequeña. Esta información, consta en el informe especial de la Contraloría General del Estado, presentado el año 2012.

Rafael Correa aseguró que pondría su cargo “a disposición del pueblo” si se comprueba corrupción y tráfico de influencias en la firma del contrato del Estado con la petrolera canadienseIvanhoe. ¿Cómo interpretar las acciones del Primer Mandatario? Según expertos petroleros de varias tendencias ideológicas, el contrato de Ivanhoe es uno de los más nefastos en la historia petrolera ecuatoriana, y para su suscripción se actuó con dedicatoria por estas razones:

  • Se cambió de contrato minero a petrolero;
  • Se modificó el reglamento de contrataciones por tecnología única;
  • Se aplicó un modelo contractual inexistente para este tipo de actividades;
  • Se modificó el contrato el año 2009 para beneficiar a la compañía que no había cumplido la primera fase contractual (avaluación);
  • Se aplicó una tarifa de 37 dólares por barril, una de las más altas del mundo.

En un amplio análisis jurídico realizado al contrato del bloque 20, cuyas conclusiones se publican en el libro El discreto encanto de la revolución ciudadana, el jurista Luis Aráuz, advirtió que se trataba de otro avance de la ilegalidad, con base en la interpretación inadecuada de los Arts. 17 y 19 de la Ley de Hidrocarburos, así como la aplicación del último reglamento de contratación de Petroecuador, modificado precisamente, para facilitar estas adjudicaciones directas, sin licitación ni concursos de precios.

Otro de los cuestionamientos en los que coincide el doctor Aráuz con la Contraloría, es en el tiempo de vigencia del contrato, que lo ubica con la legislación más retrógrada del sector petrolero: la vigencia del contrato es de 30 años, con una prórroga de 10 años más, disposición que sobrepasa los límites del Art. 23 de la Ley de Hidrocarburos; así, la empresas contratistas llegaron a obtener la duración de 40 años que tenían con la Ley del Petróleo de 1937, destaca el analista.

Informe terminante

El informe de Contraloría determinó además que existió la aplicación indebida de la norma reglamentaria del procedimiento precontractual, la celebración del contrato y la ejecución del mismo.

Existe omisión de requisitos esenciales que exige el Reglamento de Contratación de Obras, Bienes y servicios Específicos de Petroecuador y sus empresas filiales, señala el ente de control. La autorización fue la contratación del campo Pungarayaku, sin embargo se extendió el contrato al Bloque 20, violando la Ley, señala el informe de la Contraloría.

Han transcurrido casi 6 años desde la firma del contrato y Ivanhoe ha invertido, según el informe de la Contralorìa, apenas 53 millones de dólares, una cifra alejada de la oferta inicial y del tiempo estimado. Según el Contrato, la compañìa estaba obligada a invertir en los dos primeros años 104 millones de dólares.

Pese a estar advertidas desde el año 2012, las autoridades petroleras esperaron dos años más, y que se haga público un segundo informe de la Contraloría, en el que dispone la terminación del contrato con la transnacional candiense, para recién proceder con el finiquito contractual, como lo anuncia el Gerente de Petroamazonas, Osvaldo Madrid.

El informe de Contraloría expone el incumplimiento de los presupuestos de inversión por parte de Ivanhoe, lo cual vulnera la cláusula Quinta, relativa a las  obligaciones y derechos de las partes. En la subcláusula 5.1.7, se dispone: cumplir con el programa de actividades y presupuestos de inversión anual aprobado de acuerdo a las disposiciones legales y reglamentarias vigentes’.

De acuerdo con la información investigada, Ivanhoe no ejecutó los presupuestos de inversión anual en un 55.39% el año 2010, 14,66% en el año 2011 y 33,31% en el 2012. Mientras que para el año 2013, fecha de corte del examen especial, la compañía apenas invirtió 4,6 millones de dólares, de 64 millones presupuestados para ese año.

Según el contrato y el cronograma de desembolsos aprobado, la empresa canadiense debió invertir hasta el segundo año (fase de evaluación), la cifra de 104 millones de dólares, sin embargo, en el informe de actividades remitido a la Contraloría, hasta el año 2013, apenas invirtió 53 millones de dólares.

Encandilados por Ivanhoe

El 4 de septiembre de 2007, los Miembros del Consejo de Administración de Petroecuador recibieron a los directores técnicos de Ivanhoe quienes presentaron las ventajas técnicas, económicas, financieras y sociales del uso de la tecnología Heavy to Light (HTL) que estaba lista para ser aplicada a los procesos de explotación del campo Pungarayacu, que contiene arenas bituminosas de 8°API (extra pesado).

Al finalizar el año 2007, varios funcionarios del gobierno viajaron a California (EE.UU.), a conocer la famosa tecnología HTL que Ivanhoe buscaba aplicar en Ecuador. Volvieron encandilados. Los viajes fueron costeados en su totalidad por la petrolera, según lo confirmó el representante de Ivanhoe, David Martin; y, además fueron autorizados oficialmente, según el Registro Oficial.

Entre los enviados en esa comitiva constan el vicepresidente de Petroecuador, actual Gerente, Marco Calvopiña; el vicepresidente de Petroproducción, Pedro Freile; y Jaime Pinos Manzano, asesor jurídico del ministro Galo Chiriboga.

A su salida del ministerio, Jaime Pinos se convirtió en apoderado de Ivanhoe, pero antes de abandonar el cargo, fue quien emitió el informe jurídico favorable para la firma del contrato de Servicios Específicos, un modelo contractual inaplicable para la exploración y explotación de hidrocarburos, según criterio del experto petrolero, Luis Aráuz.

El manejo técnico de Ivanhoe, estuvo a cargo de Santiago Pastor Morris, hermano del ex ministro de Recursos Naturales, Wilson Pastor Morris, uno de los impulsores del contrato del campo Pungarayaku, bajo la modalidad de servicios específicos.

El segundo viaje de autoridades petroleras a las plantas de Ivanhoe en EEUU, también se hizo con la autorización del Presidente Correa, según se lee en las actas. En esa ocasión la comitiva estuvo integrada por el ministro coordinador de política económica, Mauricio Dávalos; el presidente ejecutivo de Petroecuador, Carlos Pareja y Miller Quiñónez, representante de los trabajadores.

Como resultado de ese recorrido, Pareja nombró una comisión con los técnicos de Petroproducción: Georgio de la Torre, Álvaro Gallegos y Rodrigo Campaña, para que elaboren un informe sobre las bondades de la tecnología HTL. El presidente de Ivanhoe, David Martin, confirmó que su empresa pagó los tres viajes de los funcionarios.

Respecto al viaje de altos funcionarios públicos, cuyos costos, según Ivanhoe, fueron cubiertos por la compañía, la Contraloría realizó un examen especial. En el proceso de investigación, tanto los funcionarios involucrados, como Ivanhoe, explicaron a la Contraloría que la versión de que Ivanhoe costeó los viajes no era precisa, pese a que la compañía remitió al ente de Control un documento firmado en ese sentido.

El legislador Cléver Jiménez, hizo conocer a la entidad de control, documentos en los cuales se comprobaba que varios oficios enviados por Ivanhoe a la Contraloría, revocando oficios anteriores, habrían sido realizados por funcionarios del departamento legal del Ministerio de Minas y Petróleos, y remitidos a la abogada Jenny Peñaherrera de Ivanhoe. (Ver documentos).

En una investigación especial de La Fuente respecto a la viabilidad de la Refinería del Pacífico, se alertó que la compañía China CNPC, posible financista del mega proyecto de refinación, exigía como garantía para emprender en la construcción de la planta, la certificación y monetización de las reservas, no solo del ITT, sino también del campo Pungarayaku.

Una vez rescindido el contrato con Ivanhoe, las autoridades petroleras, plantean que una de las alternativas para continuar con el proyecto del bloque 20 (Pungarayaku) se estaría discutiendo con la firma asiática, en la cual también podría participar la misma Ivanhoe. Varios expertos consultados, piden poner atención a esa propuesta, ‘no vaya a ser’, dicen, que en el nuevo contrato con CNPC aparezca la compañía canadienseIvanhoe, y se pretendan ‘licuar las inversiones realizadas hasta el momento’.

El exvicepresidente de la República y exasambleísta Constituyente, León Roldós Aguilera, fue uno de los principales críticos del contrato con la firma canadiense. Roldós presentó a la Fiscalía General del Estado el año 2008, un pedido de investigación. Han pasado seis años y la acción de la Fiscalía, resultó igual o peor de que la tecnología HTL de Ivanhoe. El entonces ministro  Galo Chiriboga, ahora es el Fiscal General.

Punto de vista

Dr. Luis Calero, experto petrolero

«Si luego de más de cinco años de la ilegal adjudicación del contrato a la pequeña y desconocida Ivanhoe se han percatado que unos traviesos muchachos le robaron los huevos al águila, pues la experimental y mágica tecnología HTL no ha producido medio litro de crudo liviano de los hidrocarburos extrapesados de Pungarayacu, lo más lógico y sensato sería la terminación anticipada de ese contrato, por caducidad o por acuerdo mutuo, antes que pretender condicionar el diseño y la economía de la R. del P. a las contingencias de ese, hasta ahora, fallido proyecto de  producción petrolera. Resulta sorprendente y sospechoso que un fracaso privado, como el de Ivanhoe,  se pretenda encubrirlo y peor aún licuarlo con decisiones y proyectos estatales.

La dieta de la R. del P. debería necesariamente contar con la producción del ITT, considerando un pico de producción de 100.000 bb/d durante un periodo no inferior a 10 años. Ningún inversionista, chinos incluidos, arriesgará un dólar partido por la mitad, en proyectos con semejantes incertidumbres».

Esta investigación fue escrita por Fernando Villavicencio V. y publicada en Focus el 25 de agosto de 2014.

Compartir esto:
Cerrar
Periodismo De Investigación © Copyright 2018. Todos los derechos reservados.
Cerrar